27 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Pilar Redondo

La fotografía es una forma de mirar...

Pilar Redondo, relizando una sesión de fotos a la poeta: Rosario Guardeño
Pilar Redondo, relizando una sesión de fotos a la poeta: Rosario Guardeño

Una fotografía es dejar un instante anclado en un tiempo que ya no volverá. Penetrar en el interior de un espacio aislado, deambular envuelto en sí mismo por la creación. Es una expresión visual con lenguaje propio. Es un lugar común donde se aúnan la imagen, el movimiento, el color y confluyen los vínculos afectivos.

El día 19 de agosto se celebra el Día Mundial de la Fotografía, es así desde el año 1839 en que Louis Daguerre presentó el daguerrotipo, en la Academia de Ciencias de Francia. Esto produjo un cambio importante en la fotografía. El Gobierno francés compró la patente.
La iniciativa es del fotógrafo australiano Korske Ara.

 Louis Jacques Mandé Daguerre, ejerció también como decorador teatral y pintor, como tal, es autor de un cuadro muy reconocido por el realismo de su perspectiva, titulado: Misa del gallo en Saint-Etienne-du Mont.

El día 19 de agosto también es el Día de la Asistencia Humanitaria.
El día 23 de agosto se conmemora el Día Internacional para el recuerdo del comercio de esclavos y su abolición.
Ambos, días importantes.

El arte de la fotografía es uno de los ejes alrededor del que gira la cultura basada en la imagen. Es vehículo de transmisión de informaciones, emociones e ideas. Muestran el reflejo de una época, una forma de entender la vida y por supuesto su correspondiente carga social y humanista.

El fotógrafo lleva marcada férreamente la intención con el sello de su espíritu, ha educado su vista y su mano para descubrir el íntimo secreto de colores, formas y las posibles combinaciones.

Hay instantáneas que no pueden entenderse desubicadas del lugar y ambiente en que se realizan. Muy pocas brillan como luz de Estrella sobre el majestuoso fondo de la Historia. Algunas son extremadamente silenciosas, y la sensibilidad es tangible, irrepetibles, características de la verdadera obra de arte.

Otras sobreviven a tendencias, y algunas les hablan a nuestras retinas.

Una fotografía lejos de buscar renombre, (eso queda para el fotógrafo-a) está entregada al profundo goce de la creación de una obra.

Cuando creamos una obra de arte y la fotografía lo es, en ocasiones intentamos transferirle algo de nuestra imaginación, personalidad, a veces, son casi una prolongación de nosotros mismos.

Cada una es algo único, personal, con alma propia.

El arte de fotografíar hay que sentirlo y conocerlo desde dentro, y anhelarlo como se ansia las cosas en la lejanía.

Hay imágenes que son ejemplo que conjungan la perfección, proporciones exactas de de armonía y expresividad. Las hay que parecen que se encuentran en el perfecto equilibrio entre la sonoridad y el ritmo de la música, eternas...

Algunas imponen contundentemente sentencia, tienen identidad propia, transitan armónicamente entre la poesía y la pintura. Suscitan vibraciones, sensaciones.
En ellas queda plasmada la belleza casi primitiva.

También las encontramos que guardan silencio para dejarnos escuchar su banda sonora. Que aspiran a divinizar el enclave que las enmarcan. Que guardan secretos oscuros. Que abdican en las huellas de la pasión. Que eternizan soledades viscerales. Que en su trayectoria y en su equipaje espiritual encierran intactos, sin mancillar, los profundos aromas y la esencia misma de la existencia.

La fotografía es la hija legítima de la luz. Lírico manantial de vida cromática, en la que en ocasiones se reflejan nuestros sueños.
Cada una cuenta una historia.

La genialidad de la fotografía reside en el dominio de la técnica y en la sentida y profunda ispiración.

Importantes son las claves lumínicas del color, que captan la sinfonía irisada.

Por medio de la combinación colorista trasmiten latidos donde palpitan cromatismos.

Algunas fotografías viven dentro de sí mismas, fundamentalmente interiores, reunen un binomio, la melodía pura del cielo y la dimensión temporal.
En contadas ocasiones son, al igual que la vida un acto de amor, con su proceso de gestación.
También existen con dnominación de origen.

La sangre con pulso de cirujano zanja con minuciosidad el interior del color.

Hay establecido un ranking de las fotografías más sorprendentes e icónicas de la historia de la fotografía. Algunas de ellas:
En el puesto número 7, La niña quemada por napalm, (autor: Nitck Ut). Representa la masacre de la de Vietnam (1955-1975) en estado puro, sin paliativos. La protagonista tuvo que someterse a 17 trasplantes de piel.

8)La joven Omaira Sánchez del Nevado del Ruíz, (Frank Fournier). La vida atrapada entre la muerte.

9)Militantes de Manaus, (Luis Vascocelos),Represión y resistencia.

10) La ejecución de Saigón, (Eddie Adams). Ejecución en directo.

11) La muerte de Aylan, (Nilufer Demir), septiembre de 2015. No tengo palabras para describir semejante escena de dolor.

13) El hombre que cae, (Richard Drew), 11 de septiembre de 2001, El atentado de La Torres Gemelas. Increible, parece irreal, ¡Cuánta locura!

15) La inmolación de Thich Quang Duc, (Malcon Browne), inmolando conciencias...

16) Almuerzo sobre un rasccielos,(probablemente el autor sea: Charles C. Ebbets). 11 almuerzos de altura...
Realizada el día 20 de septiembre de 1932 en el Edificio R C A. Apareció por primera vez en el número 447 del suplemento dominical del New Yor Herald Tribune, el 2 de octubre de 1932. El negativo en placa de cristal es actualmente propiedad de la Agencia Corbis.

17) La caída del muro de Berlín. Evolucionando en el tiempo, 28 años divididos.

24) Muerte de un miliciano (Robert Capa), la tomó en Espejo (Córdoba) el 5 de septiembre de 1936. La revista Vu la publicó en un reportaje titulado: Comment sont-ils tombés (Cómo cayeron).

Algún día en esta lista apareceran las instantáneas de la fotógrafa: María Romera Durán, porque con su objetivo logra tomarle el pulso a la vida, y recoge el alma de la verdad que logra asomarse a la vida...

Y si hay unos fotografías únicas y verdaderamente inclasificables son: las conocidas como 11 magnificas, (aunque sólo son 10). Pertenecen a Endre Friedmann, nombre propio de: (Robert Capa), son las únicas que se conservan de un acontecimiento tan crucial para la Historia como es: El Desembarco de Normandía.

"Las mejores imágenes son aquellas que retienen su fuerza e impacto a través de los años, a pesar del número de veces que son vistas". (Anne Geddes).

Pilar Redondo. Escritora. Córdoba.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: