22 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Lucio Séneca

Las dos caras del comunismo de Pablo Iglesias

Algunos amigos me tachan de pesimista y seguramente, en estos momentos que vivimos en España,  lo soy, o lo estoy... Y no porque yo haya perdido mi fe y mi eterna esperanza de futuro, sino porque veo que la Izquierda (y al decir la izquierda me estoy refiriendo a la izquierda comunista y al marxismo declarado del tal Pablo Iglesias) sigue, y cada día con más ahínco, la idea de Maquiavelo, de que "el fin justifica los medios"

Y, señores, mientras uno de los dos bandos que ya, de nuevo, están sobre el tablero, tenga como "arma de guerra" que el fin justifica los medios y el otro no, desgraciadamente, ya tiene la partida ganada.

Porque mientras que el "jugador" que por conseguir el Poder (en este caso la Moncloa) esté dispuesto a utilizar cualquier tipo de trampa, a mentir, a robar, a asesinar (por aquello de que "a cualquier precio el poder jamás es caro")  y el de enfrente se detenga bien por sus creencias religiosas, bien por su moral, su ética y su conciencia, ante el mal, ya se sabe de parte de quién estará la victoria

Y eso es lo que está pasando en la España de hoy. Aquí, y los hechos lo demuestran, ya hay quien por alcanzar el fin que se proponía, el Gobierno, ha sido capaz  de vender su alma al diablo ("ERC", "BILDU", "CUP· y demás ralea) y sus principios, sus amigos, sus hijos, su patria, su religión, y hasta su familia... Y ese es mi pesimismo, y por eso creo que Cataluña será independiente, y el País Vasco, y Galicia... y que vamos a tener socialismo-comunismo para rato (seguro que muy pronto habrá "Reunificación", como  aquellas "Juventudes Socialistas Unificadas" de Carrillo (JSU). o el "PSUC" del 36).

Y sabiendo que el comunismo del podemita Iglesias es el de siempre, el de Lenin, el de Stalin, el de las dos caras:

"La que presenta al exterior con la definición del gobierno del pueblo para el pueblo, la de la justicia social, la de la igualdad de oportunidades, la del pacifismo y lucha contra la guerra, la de la defensa de los descamisados y las religiones minoritarias, los militares de baja graduación, y adelanto científico logrados, la de la empresa pública y la negación de clases, la autodeterminación de los pueblos, la del feminismo, la de los LGTBYZ... pero oculta la otra, la real, la del comunismo por dentro, y que explica los muros de la vergüenza, los telones de acero y el alambre de espino circundando las fronteras, los "goulag", las Siberias del imperialismo insaciable, la del terrorismo policiaco, la de la esclavitud y anulación de toda clase de libertades, la de las persecuciones religiosas, el cierre de periódicos, las expropiaciones, el secuestro de los hijos, la negación de la justicia, la omnipotencia del Estado, la negación de todos los derechos y la desaparición total de la dignidad humana. Enseña la cara que cautiva y oculta la que repele;                                                                                      

Claro que ellos, los "unificados" saben muy bien lo que tienen en frente y juegan con ventaja, ese capitalismo radical escondido en un sistema idílico de libertades,  que vive pendiente del dividendo y hace a los ricos más ricos, y a los pobres más pobres, que amparándose en el engaño de las urnas gana  todas las batallas, porque antes se apodera de los Medios de Comunicación de masas para "engatusar" a los pueblos...le pagan con sus propias armas, primero asociándose a ellos para desde dentro dividir y mostrar los defectos, las aberraciones y las injusticias del Sistema.
Y luego, en silencio, bajo cuerda, tratando de ganarse a los "tontos útiles" con una crítica de derribo contra la "casta" política  y predicando la "despolitización" ("hay que despolitizar" y sembrar eso de "yo no soy de ningún partido") porque eso es lo que ellos quieren, mentes vacías, mentes huecas, para poder llenarlas de sus ideas.

Ojo, con los comunistas--- les decía José Antonio a sus jóvenes y escasos afiliados de Falange en 1934--- porque ellos como maestros en la materia que son, saben   que el  hombre es   eminentemente social y político, que si no se le llena el hueco que lleva en su conciencia con un ideal, con una doctrina sana y constructiva es seguro que otros lo llenarán con otras demoledoras.

El comunismo es una situación de geurra contra la sociedad y contra todas las confesiones. Conoce igualmente que las realizaciones en el orden social y la meora económica constituye un antídoto contra sus propagandas, y cuando en su camino enciçuentran una sociedad más justa y feliz, la ataca sin descanso. Este es el caso de España, cuya paz y progreso intentan perturbar por todos los medios.

Son tan listos, lo fueron ya desde Lenin, que a la DERECHA LE HAN ASIGNADO EL CAPITALISMO, LOS GRUPOS DE PRESIÓN, EL CONSERVADURISMO, LOS EMPRESARIOS, LOS RICOS, LOS CATÓLICOS, LOS PATRIOTAS Y LOS QUE TIENEN ALGO QUE PERDER...mientras al la izquierda le asignan la bandera social, las libretades, la igualdad de sueldos justos, la vivienda garatuita, las sanidad y la enseñanza públicas, el feminismo y todo lo que sea atractivo para las clases necesitadas.

La batalla que el comunismo nos tiene planteada es, en el fondo una gran batalla política. Por ello las armas necesitan ser eminentemente políticas. Hay que combatir con ideales, con doctrinan que atraigan y cautiven, que, encerrando eficacia, encaucen los anhelos de las masas populares conquistando a los pueblos. Las armas podrán, en último extremo, respaldar a la razón, pero no crearla.

¿Y con la Derecha que tenemos quieren ustedes que yo no sea pesimista?...¿Dónde se puede ir, qué se puede hacer, con unas gentes que viven conformes y sentados frente al televisor o de puentes y vacaciones, o de fin de semana en el chalet o viendo cómo van sus acciones en la Bolsa?.

Señores, el Domingo 14 sabremos lo que es la Derecha española, aunque sólo voten los catalanes... y no se olviden del ya próximo 14 de abril... porque sabiendo lo que hizo y lo que votó aquel 14 de abril de 1931 la cosa no es para derrochar optimismo. Al tiempo.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: