24 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Juan Pérez de Mungía

La berrea podemita

Pablo Iglesias.
Pablo Iglesias.

No pienses en un elefante. Este único mantra de George Lakoff, autor de "Mujeres, fuego y cosas peligrosas", le hizo comprender a Bambi ZP, y a cualquiera que solo lee la televisión, que no pensar en elefantes provoca, justamente, pensar en elefantes. La semiótica de Lakoff consagra el nominalismo que tan de cabeza trae a tertulianos, coristas y juristas en el doctrinarismo yanqui, y ahora sociopodemita.

Al igual que en la biblia hebrea, denominar las cosas hacía del hombre el rey de la creación, las cosas empiezan a existir por los nombres que les aplican los analfabetos. Este mantra no solo sirve para cortinas de humo al uso podemita, sino también para convencer a propios y extraños que las palabras crean las cosas, de que nadie debe tomar las palabras por lo que significan sino por la cosa misma. Lo contrario de lo que decía Aristóteles. Todas las revoluciones son del lenguaje, pura filología, decía Nietzsche. Sustancia y razón o realidad mostrenca, ninguna.

Que Garzón expulse al Partido Feminista de Lidia Falcón apunta al interior --y al exterior de Izquierda Unida-- que no es la liberación de la mujer el propósito de su feminismo, su propósito es sustituir a la mujer por su estereotipada apariencia. El ecofeminismo podemita es una operación de burda mercadotecnia. No te ven si no te publicitas, se busca substituir la naturaleza por su sucedáneo. El radicalismo feminista silencia la reflexión y la crítica y reduce la mujer a cosa y a género. El género es el epítome del radicalismo feminista. Y las mujeres feministas nunca aceptarán el reconocimiento jurídico de la identidad de género, nunca aceptarán el generismo marica. Ni ser mujer es una mera construcción cultural, ni un hecho subjetivo. Ni ser hombre es una mera construcción cultural, ni un hecho subjetivo. Lidia Falcón se ha quedado antigua. ¿A las alturas relee sus convicciones con Alicia Miyares?.

Mujeres de Podemos el 8 de marzo.

 El radicalismo feminista podemita no trata de que se reconozca a las mujeres por sí mismas, sino por su género, como ocurre con el culo de las divas de augusta mercancía, con el comercio de las ninfas sean de burdel o tuteladas, como ocurre con los postizos fetichistas del feminismo con máscaras identitarias hiperfeministas, el contorneo de la carne hecha objeto de comercio. Es el eterno femenino redivivo que trata a las mujeres como acémilas, como vientres de alquiler, putas, asistentes sexuales de minusválidos psíquicos y físicos, no de machos tímidos o socialmente aislados. El programa político del socialcomunismo.

Ya se sabe que el feminismo militante solo mercadea con los machos débiles y las mujeres débiles, necesitadas de tutela permanente, en esa equívoca condición de fuerza y debilidad. La violación se reserva a machos débiles, los machos alfa siguen comprándose mujeres en el mercado de alquiler de los cuerpos, concertando el intercambio en un contrato de uso mutuo, bajo la forma de cuerpo y bajo la forma de cargo. Ninguna mujer exitosa se somete a las estereotipias de género, si envejece es por sí misma, si ama, conoce, crea y decide desde la mas absoluta libertad. No acepta suplantación ni enmascara las arrugas de la vida, no se prostituye a los mercaderes de carne podemita.

 ¿No observáis con perplejidad que los golpes de pecho del radicalismo feminista no enarbolan su bandera contra la ablación y la humillación del velo, no observáis con perplejidad a que suerte de destino nos conduce la francachela sociopodemita, la francachela de Chavez y Ahmadineyad, de Castro y Jamenei, de Maduro y Putin, "hienas voraces de nuestra historia, roedores, de las banderas conquistadas con tanta sangre y tanto fuego, ... depredadores infernales... máquinas hambrientas..., prostituidos mercaderes del pan... prostibularios caciques" vendidos a la soberbia, al narcisismo y al oro?. La dictadura podemita importa náufragos, y fomenta la ociosidad subvencionada. Bienaventurados los pobres porque ellos poseerán la tierra. Los redentores y los mesías están gobernando.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: