20 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Elsa Martínez

¿Quo vadis?

Este lunes iniciamos una nueva fase de las famosas RESTRICCIONES en toda España y supuestamente tratamos de enderezar la denominada Tercera Ola de esta puñetera y cruel pandemia que ha arrasado, casi, los cimientos de nuestra civilización y nuestra forma de vivir, sentir, ser o existir. Y aquí seguimos, en una oleada de cambios constantes, en una espiral de sorpresas de las que casi ninguna es positiva; un laberinto digno de un escape room con mas llaves que un Cluedo o preguntas que el Trivial.

Desde el inicio, la Era Covid nos ha llevado por caminos de montaña rusa, hacia un precipicio con el que hemos coexistido toda la población seguros de que estábamos en la solución ideal para esta guerra, porque es una verdadera guerra. El virus ha ido mutando, se ha saltado fronteras, ha cambiado síntomas, ha arrasado países y se ha llevado la misma esencia del ser humano y casi casi su alma. Ha propiciado venganzas, miserias, cotilleos de aquelarre, depresiones, hundimientos, crack económico, desgracia general y tambalear los cimientos de nuestras propias creencias… también ha hecho cosas buenas, como todo, incluso lo peor lo hace, y se han obrado milagros que nunca olvidaremos. Vidas que se han vuelto a cruzar, personas que han salvado sus almas , empresas que han nacido en plena pandemia siendo la solución a muchos empleos o ejemplos de solidaridad inimaginables.

Pero si algo esta consiguiendo el año de la Rata, es demostrar porque es un año dedicado a este poco agraciado animal roedor habitante de cloacas y lúgubres lugares de la sociedad. Este año ha sido también el año del caos, de las decisiones precipitadas como decía, de las poco empáticas y ortodoxas soluciones de una oligarquía política que se ha convertido en un problema mas que en una solución. Los últimos casos de las vacunas demuestran que no sabemos ni donde vamos, o que, mejor, donde vamos es para pensárselo mucho. ¿Qué ha pasado con nuestra clase política? ¿Dónde están esos hombres y mujeres de honor que fundaron esta joven democracia española? Porque en estos momentos empezamos todos a dudar que sigan habitando entre nosotros.

Tal es la desazón con estos gobernantes, de todos los partidos, ¡ojo!, que un domingo cualquiera te desayunas un cierre de tu negocio sin previsión ni para responder, o sin ir más lejos, te piden que te autofinancies con un préstamo para seguir pagando sus sueldos con la multitud creciente de impuestos inhumanos. Otro lunes te sorprenden las noticias con las vacunaciones de unos cuantos colegas supuestamente “imprescindibles” y el siguiente domingo se vuela un hospital y tan contentos. La OMS varia sus conceptos según le va la fiesta a los que tienen intereses, y un mes te dice que las Mascarillas de Tela son una unidad de contaminación vírica grave sin filtro, y otro de dice que si, que esa telita te protege para no darle la razón a Alemania, Francia o Austria. El máximo de contagios se produce en el entorno familiar, y entonces deciden poco mas o menos que disolver cualquier relacion de parientes y casa, eso sí, sin abrir los restaurantes que son espacios seguros.

Se supone que el frio es malísimo, que existen los constipados, las gripes comunes y hasta las neumonías normales (mortales también ¿eh?) pero a tres grados bajo cero los niños a clase con ventanas abiertas como si no hubiese un mañana… a algún idiota se le ocurre que el parque no le viene bien y también te lo cierra. Otro te permite gimnasios pero cierra duchas, los más listos van probando con rotaciones y les falta solo organizarnos las salidas por número de portería y turnos de descanso... y de paso con brazalete numerado… te piden que teletrabajes pero penalizan la empresa que lo haga… apoyan la cultura, pero como no vayas al teatro a las 6 mientras trabajas no hay tu tía... y así todo. Porque lo que ocurre es muy sencillo: NO se puede tener una clase dirigente de inexpertos, de personas sin capacidad operativa, sin edad para templar sus caracteres y con cero experiencias en la vida real.

Si Octavio Augusto levantase la cabeza, se desmayaría de ver quienes gobiernan las instituciones dos milenios después en España. Porque señores y señoras, el problema se resume en dos sectores: la función publica y la política. La primera porque toma decisiones “técnicas” sin haberse jugado jamás en la vida un solo euro “técnico” en el mundo privado y la segunda porque en su mayoría son chicos y chicas “de partido”. Esta generación de cachorros del 2000 que además de pegar sellos en la sede y repartir mailing de la época, no han hecho otra cosa que vivir del, por, para y con el PARTIDO son los que deciden hoy y por no saber, no saben ni dimitir (encontrar trabajo en otro sitio ya saben que sería imposible y encima trabajando…).  Pero lo que viene a continuación lo vivirán por desgracia esta tribu de imberbes para desastre general de todos; Su aprendizaje nos va a salir carísimo y  la Turba cualquier día se hartará…  y cual lengua de glacial puede que arrase con tanta estupidez, y es ahí donde nuestra joven democracia tendrá que probar su valor. Mientras solo ruego al cielo de los Galos que espere un poco a caerse, que me quiero poner a resguardo.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: