20 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Pilar Redondo

El gallo de Sócrates...

Pilar Redodo, en Madrid, en Radio Nacional, participando en un acto sobre Clarín
Pilar Redodo, en Madrid, en Radio Nacional, participando en un acto sobre Clarín

Creo que puedo afirmar sin temor a equivocarme que junto a Pérez Galdós son los dos escritores más notorios de la segunda mitad del siglo XIX.

"La heroica ciudad dormía la siesta. El viento Sur, caliente y perezoso, empujaba las nubes blanquecinas que se rasgaban al correr hacia el Norte. En las calles no había más ruido que el rumor estridente de los remolinos de polvo, trapos, pajas y papeles que iban de arroyo en arroyo, de acera en acera, de esquina en esquina revolando y persiguiéndose, como mariposas que se buscan y huyen y que el aire envuelve en sus pliegues invisibles...".

Este es un fragmento (el comienzo) de su primera novela, su obra cumbre: "La Regenta". Cuyo prólogo es de Benito Pérez Galdós. Y que magistralmente interpretó en la adaptación cinematográfica Aitana Sánchez Gijón.
Se llamaba Leopoldo Enrique García-Alas y Ureña, conocido como: Clarín. Y del que el día 13 de junio se cumplen 120 años de su fallecimiento (de tuberculosis).

Él sabía escuchar al silencio, tomar el pulso a la palabra convirtiéndola en liturgia, reinventar la irreverencia, dar voz al dolor, anillar la indiferencia, cuantificar la resistencia.

Clarín le contestaba a su propio monólogo interior.
A sus páginas se asoman la ironía y la sátira.
Fue uno de los críticos literarios más rigurosos de su época.

Su vida se desarrolló en diferentes ciudades, Zamora, León Zaragoza, Salamanca... pero la que queda unida indefectiblemente a su vida es Oviedo, tanto que la convirtió en la escena donde se desarrolla su ópera prima, aunque enmascarada bajo el nombre de Vetusta.
El primer tomo de La Regenta se publicó en 1884 y el segundo en 1885.
En Oviedo se encuentra una elegante escultura dedicada a la obra. Está ubicada frente a la catedral de San Salvador, (la única catedral gótica de España con una sola torre), en la plaza de Alfonso II, el Casto. Autoría de Mauro Álvarez Fernández, elaborada en bronce, fechada en 1997. Representa a Ana Ozores, protagonista de la novela.

El eje principal de la misma es el adulterio, al igual que en otras reconocidas obras:
- "La conquete de Plassans" (Emile Zola).
- "Madame Bovary" (Gustave Flaubert).
- "Ana Karerina" (León Tolstoy)
En la que se encuentran más similitudes con La Regenta, es la de Zola.

Terminó sus estudios de Derecho civil y canónico en 1878, la tesis se la dirigió Giner de los ríos, persona que ocupó un lugar destacado en su vida. 
Iba por el mundo armado con pluma y papel. Tocó todos los palos literarios: cuento, novela, poesía, crítica literaria, relato breve, crónica, periodismo literario (este le acarreó algunos problemas).
También tradujo la novela: "Trabajo", de Émile Zola.
Lo intentó con el teatro en 1895, con el estreno de "Teresa", sin cosechar ninguna repercusión. 
En la biblioteca de su familia encontró a los que ya siempre consideró sus maestros: Cervantes y Fray Luis de León.

Pertenecía a la vertiente realista y naturalista. Hombre de carácter desafectivo y distante. Con Emilia Pardo Bazán tuvo algunos desencuentros, como consecuencia de las contundentes como injustas críticas que vertió sobre ella, a cerca de su escritura, además de oponerse a su entrada en la Real Academia.

Su seudónimo: "Clarín", nace de la etapa en la que trabajó en el periódico: "El solfeo", fundado en Madrid en marzo de 1875 por Antonio Sánchez Pérez. Tenía una columna llamada: Azotacalles de Madrid, se caracterizaba por la vehemencia del tono crítico y moralista que le aplicaba.(Posiblemente arraigado en el escritor desde su infancia, adquirido de su etapa de estudiante en el colegio de los jesuitas en León, del que llegó a ser alumno ejemplar, educado en una férrea disciplina moral y religiosa).
El director de este medio de comunicación le pidió a todos sus empleados que eligieran el nombre de un instrumento musical para firmar sus artículos, y Leopoldo eligió ese. La primera vez que firmó con ese alias fue el 2 de octubre de 1875.

Se comentaba que su letra era ininteligible, por lo que fue objeto de burla y crítica:
- "Ya tenía ganas de ver sus deliciosos garabatitos". (Emilia Pardo Bazán).
- " ¡Cuán más hermoso recibir un papel lleno de garabatos y prepararse a los goces  puros de la adivinación! Ir conquistando sílaba a sílaba el reino misterioso de su escritura caldea". (Extracto de una epístola remitida por Benito Pérez Galdós, dirigida a Clarín).  

Ocasionalmente enviaba artículos a otros periódicos como: "Madrid Cómico" y "El Imparcial", a estos enviaba sus (Paliques), escritos de una aguda mordacidad.
También a: "La Ilustración" y "El Globo". 

Otros libros suyos:
* Solos de Clarín. 
Publicado en 1881, aúna los artículos de crítica literaria. El prólogo se lo escribió Echegaray. 
* Su único hijo. (1891).
* Cuentos morales.
* El gallo de Sócrates.
* Adiós cordera.
* El señor y lo demás, son cuentos.

 - "El señor y lo demás son cuentos": está compuesto por: La rosa de oro; ¡Adiós Cordera!; Un jornalero; Cambio de luz; Un viejo verde; La Ronca; Rivales; Cuento futuro; Protesto; Benedictino; El centauro.  

- "El gallo de Sócrates": Es un magnífico texto, en el que se pone de manifesto el don de la palabra y la importancia del diálogo, y como hilo conductor un gallo que sabe hablar y razona.
" Critón, después de cerrar la boca y los ojos al maestro, dejó a los demás discípulos en torno del cadáver, y salió de la cárcel, dispuesto a cumplir lo más pronto posible el último encargo que Sócrates le había hecho, tal vez burla burlando, pero que él tomaba al pie de la letra en la duda de si era serio o no era serio. Sócrates, al espirar, descubriéndose, pues ya estaba cubierto para esconder a sus discípulos el espectáculo vulgar y triste de la agonía, había dicho, y fueron sus últimas palabras:
-Critón, debemos un gallo a Esculapio, no te olvides de pagar esta deuda. -Y no habló más." (Comienzo de: El gallo de Sócrates).

Firma: Pilar Redondo. Escritora. Córdoba.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: