06 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO
Patio de columnas

Patio de columnas

Juan Pérez de Mungía

El conducator

Una alegoría del toro de Guernica.
Una alegoría del toro de Guernica.

No hay paz para los vivos ni tampoco para los muertos que desaparecen ninguneados como parientes enfermos almacenados en morgues, residencias, pistas de hielo y garajes. Las muertes por coronavirus que no se han detectado mientras agonizaban no existen, y la mordaza sobre los medios y el silencio de los forenses, de los médicos, y de los jueces presuntamente facilitan el ejercicio del totalitarismo de Pedro Sánchez, el caudillo sin escrúpulos cuenta los muertos como bajas necesarias a cargo de las autonomías. 

El gobierno se ha convertido en depredador. Fiel a su ideología busca en la desgracia que trata de ajena un plan para ejercer un poder absoluto manipulando la información, ocultando las cifras reales, mintiendo como bellaco en esa cultura canalla que catapulta la cosecha destructiva del 2019, con mas paro, menor crecimiento, mas deuda hasta límites insospechados ahora causando la muerte de miles y miles de ciudadanos, una muerte vedada a sus familiares y silenciada para sus verdugos.

 No será la historia quien le juzgue sino que harán justicia los que queden vivos. Y aún así espera que al grito de todos con el caudillo nos congregue en la explanada de los aplausos y quedemos todos obligados y agradecidos por sobrevivir a la ruina que está provocando.

Pues amarga la verdad quiero echarla de la boca. Un trago amargo. Los españoles fieles a su cultura de la muerte, de la autodestrucción, de la desidia, son también fieles a levantarse como un toro viejo entre las llamas y resucitar a sus muertos para clamar justicia. Ya no importan las cunetas del pasado, ahora las cunetas son el presente del socialismo que muestra su cara mas abyecta y real.

El Ministerio de Sanidad y a su cargo su empleado menos cualificado, manipula la información con toda la banda de farsantes que se sube al púlpito para impartir doctrina. Descripciones cuando debiera dar explicaciones, relatos cuando debiera hacer pronósticos verosímiles, recompensas morales para los sacrificados y aplauso para los inútiles. Si solo se examina Madrid el número de infectados, 32.155, las personas fallecidas 4175 y los pacientes que aguardan en la UCI, 1528, sólo en dicha provincia a fecha 2 de Abril, los datos no cuadran. Y un 14% de sanitarios contagiados, y cuerpos de funcionarios sin protección y sin recursos para defender su vida y la vida ajena. Y un juez de la misma ralea de otros mercenarios declarándoles traidores a la patria.

El comité técnico del coronavirus.

En Madrid existen 21 crematorios colapsados que pueden incinerar entre 6 y 8 fallecidos diarios disponiendo de 3 horas por fallecido según los estrictos protocolos por coronavirus. Las familias ante el deceso no esperado de un ser querido, que gozaba de buena salud deciden incinerar a sus parientes, primero por no poder velarlos, segundo por la diferencia de 3.500 euros con un entierro regular, y tercero por suponer un riesgo para la propia salud. Tal es el volumen dantesco de personas fallecidas que se exportan cadáveres a otras provincias para ser incinerados.

El registro civil se encuentra incapaz de resolver los 350 óbitos diarios frente a los 80 en épocas pasadas. Existen más de 2000 inscripciones sin certificar. Las cifras reales de fallecidos por coronavirus no concuerdan con las oficiales Sánchez copia la farsa china que distribuye mas urnas que cadáveres disponibles. Y los contagiados aún vivos, ¿están hospitalizados?, ¿han sido testados y aparecen en las estadísticas oficiales?. Si en la Comunidad de Madrid existen más de 22.000 camas entre plazas privadas y públicas y, las personas permanecen en los pasillos donde mueren antes de ser atendidos ¿cómo es que aún no se ha producido la saturación del sistema sanitario, no solo en Madrid, sino en todas las provincias?

Según el grupo investigador IMDEA Networks se calculan 2.361.650 para toda España frente a los 85.195 enfermos confirmados a fecha 30 de Marzo, lo que arrojaría solo para Madrid 690.00 contagiados reales. ¿A quién creemos, al Gobierno o a los investigadores? cuando una directriz de los ministerios de Sanidad y de Justicia, está anulando las autopsias e indicando que la muerte por coronavirus sin test hay que anotarlas como no confirmadas. Sumamos los muertos de las residencias de ancianos como hacen en Bélgica o ¿es que no tienen derecho?, contabilizamos los que mueren en casa como en Reino Unido o ¿resulta que la muerte por coronavirus es algo secreto?, ¿contamos todos los que han muerto sin test, las muertes de las que no se certifica su causa?

El informe diario del Instituto de Salud San Carlos III del Ministerio de Sanidad que recoge medias históricas de los últimos 11 años, estima que se van a producir casi 16.000 muertes en todo el país entre el 17 y el 30 de marzo, pero realmente se certificaron más de 21.200, es decir, 5.400, un 34% más en dos semanas. Solo el Covid-19 explica esta mayor mortalidad, ¿existirán 1420 óbitos más, solo en Madrid, que el Ministerio de Sanidad ha perdido?, ¿y cuantos fallecidos puede haber en España no contabilizados?, ¿otro 34%?.

Madrid es solo un ejemplo macabro de lo que está sucediendo en Álava, en Barcelona. en Tomelloso o en Igualada, en todas las ciudades que llaman al socorro a la administración y esta desoye prometiendo lo que después incumple. El gobierno lucha contra la pandemia con una estrategia de marketing electoral, no está interesado en preservar la salud de la población, sino amenazarla y ponerse a resguardo para perpetuarse en el poder amenazando la democracia o postulándose para unas elecciones que tendrán que celebrarse tan pronto como las condiciones lo permitan. 

Cuando las probabilidades matemáticas demuestran que el contagio, igualmente en Madrid, es 2,3 veces superior al actual y la escala letal es cada día superior por cada 100.000 habitantes ¿A que esperan los ciudadanos para poner en marcha una querella judicial por delitos cometidos contra la salud pública? ¿A que esperan los partidos para desatascar la información, ofrecer esa información fiable que se esconde en las cloacas del Estado y es retenida por el gobierno? ¿Somos conscientes de la situación de violencia social que se va a producir cuando las personas descubran que han perdido su trabajo y los medios de vida que aseguran su supervivencia? 

La economía de la subvención tiene los días contados. No pueden crear un problema para predicar que son los únicos que pueden resolverlo. La solución la vamos a pagar con creces, todos sucumbiremos a la estulticia de los gobernantes y en este periodo histórico el culpable no es otro que Pedro Sánchez y sus correligionarios, Pablo Iglesias y sus acólitos. Dos caudillos y un destino. No habrá paz para los sátrapas. No han existido mas ineptos sin escrúpulos que los que ahora sufrimos. No hay duda. Al fondo de las Iglesias se escucha un “conductus”, esa música coral que ayudaba a las ánimas en su tránsito de la vida a la muerte. Enterraron a un caudillo para heredar su ideología.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: