18 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Pilar Redondo

Ella... objeto de deseo...

Victoria Vera y Pilar Redondo en un acto cultural.
Victoria Vera y Pilar Redondo en un acto cultural.

En este mes de febrero cumplirá 68 floridas primaveras, y sigue siendo una mujer muy atractiva. Es una rebelde con causa, inconformista, independiente, libre, continua siendo ella misma. Disfruta de la vida y de las cosas cotidianas. Le encanta viajar.

Una de las más destacadas reinas del destape español, su mirada sigue siendo igual de seductora que entonces, se rebeló con contundencia contra la censura.

Se llama Victoria Pérez díaz, conocida en el mundo artístico como: Victoria Vera.
El apellido Vera, lo toma de: Vera de Bidasoa, localidad navarra donde pasaba los veranos de niña.

Es directa, no acepta "las medias tintas", lo que le granjea algunos encontronazos.
Afirma con rotundidad que no ha conocido un periodo igual de nefasto que el que vivimos actualmente, entre la pandemia y el momento político, con esto último está muy disgustada porque piensa que no hacen todo lo que podrían. No se identifica ni con unos ni con otros...

En el tema político tiene las cosas muy claras.

Manifiesta que de esta sólo saldremos victoriosos con unión, mucho trabajo, y grandes dosis de coherencia. Y que vivimos el momento más reaccionario que jamás ha sufrido España. La enoja mucho la corrupción.

Al preguntarle por su innata belleza, le achaca gran parte de culpa a la genética, y el resto es cosa suya, hace deporte, alimentación sana, se cuida mucho.
Su madre era una mujer muy guapa, pintora de profesión,
murió con 104 años. 

Durante mucho tiempo ella fue objeto de deseo de los varones españoles. Seguro que si se le pregunta a muchos de ellos, recordarán lo que ocurrió en 1974 cuando Victoria representaba: ¿Por qué corres Ulises?, (de Antonio Gala). Compañeros de reparto era Mary Carrillo y Alberto Closas.

Aseguran que protagonizó un desnudo integral, ella afirma que no fue así.

Está soltera, feliz y tranquila. Aunque estuvo tres veces a punto de casarse.

De pequeña quería ser bailarina, el ballet le hizo sufrir mucho. Estuvo inscrita en varias escuelas de gran prestigio, una de ellas dirigida por Karen Taft. Allí también estaban María del mar y María del Carmen, dos de las nietas de Franco.

En lo profesional piensa que una actriz no se jubila nunca, es emprendedora, trabajadora, profesional, inteligente, dialogante. Ahora está inmersa en un proyecto en el que ella es la directora.
Empezó a estudiar en el Teatro  Estudio de Madrid con 12 años, luego en el T.E.I, tuvo reconocidos profesores: Miguel Narros, William Leyton.
Su primer trabajo, con 14 años, fue: El Diario de Ana Frank.

Ha pisado las tablas de la mayoría de los teatros españoles, entre ellos el Teatro Romano de Mérida, y se ha metido en la piel de Lisístrata, Antígona, Fedra.

Ha creado compañías teatrales para poner en escena las obras de otros autores.

Ha trabajado con grandes actores internacionales como: Alice Cooper, Omar Sharif, Anthony Quinn.

Fue protagonista de uno de los primeros desnudos de televisión (Cañas y Barro).
Formó parte del reparto de una de las películas más renombradas del momento: Asignatura pendiente. Junto a Teresa Gimpera y Jesús Puente, estaba dirigida por José Luis Garci, en 1988 estuvo nominada al Óscar a la mejor película extranjera.

Otras fueron: Pasión de hombre. La Diputada.
También en series como: Las pícaras, (La hija de Celestina).

Cree en Eros y su poder.

Sigue siendo una mujer muy femenina, lleva la sensualidad a flor de piel. Conserva la esencia de la picardía al mirar, al hablar, al caminar...

Se desvistió para la Revista Interviú en varias ocasiones, la última, cuando tenía 55 años.

"Nunca digo nunca, nunca digo siempre". (Grace Kelly).

Pilar Redondo. Escritora. Córdoba.      

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: