16 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Máximo González

Otro conejo de la chistera

Pedro Sánchez.
Pedro Sánchez.

Otra vez nos sorprende nuestro presidente con otra noticia que nos pone los pelos de punta a todos los españoles y no es que queramos rebatirle por rebatirle, no, es que no puede llegar a la TV como casi siempre con sus monólogos y decir que la economía española “va bien” y lo dice cuando el IPC acaba de subir al 4% y cuando todos los productos van subiendo sin parar; concretamente a mí, el café que tomo todos los días me lo han subido de 1,20 a 1,30 euros hoy.

Y no solamente está la subida del IPC que va a afectar a todos los contratos de alquiler y que por tanto va a afectar a todos los inquilinos a partir de ahora, sino que van a empezar a verse subidas generalizadas en todos los productos y servicios como la gasolina, el transporte, la comida, la bebida, el vestuario, etc. por poner algunos ejemplos y algo mucho más importante: a la idea del Gobierno de adaptar las pensiones al IPC que se prepare y eche cálculos de lo que va a costar al Estado esta subida y no es que yo sea partidario de congelarlas.

No le quiero recordar la subida permanente de la luz que está afectando no solo a los particulares sino también a autónomos y pequeñas empresas donde la base fundamental de la venta de sus productos está en la utilización de la energía eléctrica como por ejemplo las panaderías y pizzerías con sus hornos, la hostelería con sus cámaras frigoríficas y aire acondicionado, los centros comerciales, etc. Y no digo nada de cuando llegue el invierno y tengamos que calentarnos y que no nos vengan ahora con lo de poner las lavadoras por la noche. No, que dejen las cortinas esas de humo para otro momento.

Eso me recuerda cuando a algún lumbreras se le ocurrió bajar la velocidad de las autopistas y autovías a 110 kms/hora en la época de Zapatero con el fin de gastar menos combustible y cambiaron todos los carteles de los límites de velocidad del país a un coste que jamás hemos conocido, ¿lo recuerdan? ¿Qué se ganó con eso? Un mayor gasto y poca utilidad porque al poco tiempo volvieron a poner los mismos límites cambiando de nuevo todas las señales; ocurrencias simplemente, no gobernabilidad previsora ni austera.

Por otro lado, la subida del salario mínimo profesional en los 15 euritos que el Ministerio de Trabajo y los agentes sociales ha conseguido aprobar sin el correspondiente consenso con las asociaciones empresariales con el objetivo de “contentar” a su parroquia, lo único que va a suponer es incrementar las cifras del paro y si no lo creen, esperen a que la temporada de verano ya prácticamente acabada termine y veremos los datos del INE sobre esta materia y ¡ojalá me equivoque!

Pedro Sánchez. 

Si esa subida sin consensuar con la Patronal derivara en más despidos por no poderla afrontar los empresarios, ¿quién sería el responsable de esa arbitrariedad? ¿Y si es en este momento peor el remedio que la enfermedad, recurriendo a otro refrán español? Pues ya lo decía mi padre: “las moscas se cogen con miel y no con hiel” y hoy en día, el látigo, la mano dura y el autoritarismo de poco sirven cuando se busca el bien común.

Y tampoco es que yo no sea partidario de subirlo, no, pero veo mucho más importante la creación y mantenimiento del empleo, la producción y sobre todo y lo que en nada se ve: la reducción de gastos del Estado; eso sí que es un foco “infeccioso”; ahí no llega ni la reducción de asesores, ni la reducción de sueldos, ni la reducción de puestos innecesarios en la administración, ni la reducción de ventajas por el mero hecho de ser político, etc., no, pero “España va bien” según nuestro presidente, pues no Sr. Sánchez y discúlpeme: España va bien para algunos solamente y si no se lo cree, deje el Falcon unos días y dedíquese a andar por la calle como cualquier ciudadano, visite barrios y tiendas o simplemente coja el metro en Madrid; le sería muy gratificante y clarificador ver “la otra España que usted desconoce” o ha dejado en poco tiempo de conocer.

No se puede presumir de ser un gran demócrata cuando se quiere tener todo a su favor, no dar ejemplo ni explicaciones de nada, decir cosas inciertas y distintas cada vez que se quiera o interese y quiera que a la vez se le crea y se le respete: el respeto y la credibilidad se gana día a día como los hijos a su padre o los alumnos a su maestro.

Si nos habla de ver los famosos "brotes verdes" de Zapatero nos podría valer como positiva intención por su parte, pero entonces visto lo visto y como dice el refrán: “apaga y vámonos” y si no, echemos mano de la hemeroteca y veamos el vídeo del debate entre Pizarro y el ex ministro socialista Solbes (que por cierto ya fuera del ministerio reconoció que mintió sobre los datos que dio sobre la economía española) y entenderemos muchas cosas.

Esto me recuerda a cuando el primer ministro griego Alexis Tsipras, líder izquierdista, envió unas cuentas supuestamente falseadas a la Unión Europea por no querer hacer reformas sobre todo en el mercado laboral con el fin de intentar evitar el rescate de su país por el desastroso camino que éste estaba llevando a cabo.

Alexis Tsipras. 

Muchos expertos “criticaron entonces que Tsipras y su equipo estaban mal preparados, no eran realistas y no eran conscientes de los peligros que deberían afrontar rehusando el acuerdo del crédito de 240.000 millones de euros y exigir términos menos severos por el rescate” según El Mundo del 17.02.2015.

“Posteriormente, el 1 de julio de 2015, Alexis Tsipras envió una carta a los responsables de las instituciones europeas dando su conformidad al grueso de la propuesta que le habían planteado a finales de junio”, según elEconomista.es.

Y en España no debemos dejar de recordar lo que los famosos “brotes verdes” de Zapatero nos trajeron: casi un rescate europeo que hubiera supuesto el endeudamiento de nuestro país a las generaciones posteriores, labor que el PP de Rajoy y así ha de ser reconocido, evitó con su equipo económico y sus reformas, aunque estas y a la postre supusieron una parte de su derrota electoral.

En el momento actual, España se haya en el puesto número 14 por volumen de PIB y su deuda pública en 2020 era de 1.345.784 millones de euros y una deuda del 120% del PIB, estando además entre los países con más deuda respecto al PIB del mundo y con una deuda per cápita de 28.396 euros por habitante, todo esto según el diario Expansión, destacando también que España se encuentra entre los países con mayor tasa de desempleo del mundo.

Si a todo esto unimos que no solo no debemos presumir de que España va bien, sino que está empezando a despegar del letargo provocado en parte por la pandemia y de que somos el país que tiene la mayor tasa de paro juvenil de la Unión Europea, nos debería llevar a ser realistas y serios y a no jugar a ser prestidigitadores; dejemos eso en poder de los magos pues ellos sí son capaces de ilusionarnos con los verdaderos números que hacen en su verdadera profesión.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: