23 de febrero de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Eduardo Gavín

Navidad en Technicolor

Los Reyes Magos camino de Belén.
Los Reyes Magos camino de Belén.

Va pasando la Navidad, la más laica de la historia. Como si se tratase de los Juegos Olímpicos, que siempre son los últimos los mejores. Este año, decía un centro comercial, todo son elfos. Agotado el saludo navideño del hortera de la década pasada, el “feliz solsticio de invierno”, hemos pasado a una suerte de Navidad de Santa Claus de refresco mezclada con una versión desmejorada del folklore nibelungo alemán o quizá un reflejo industrial del mundo tolkeniano, donde los elfos, en vez de actuar de demiurgos de los dioses, se dedican a envolver nenucos.

No me preocupa demasiado el asunto religioso, pero sí soy muy de rutinas, así que no me parecía mal que un feriado religioso, el del nacimiento del Cristo, fuese motivo de reunión familiar y celebración. Tampoco, como ateo, me preocupa la vuelta al paganismo que tantas alegrías dicen que nos daba. Me preocupa y me hastía el tufo cutre y comercial. Más lo primero que lo segundo.

Me resulta enojoso que la ocultación intencional de lo cristiano en estas fechas sea con los anuncios de TVE con muñecos que recuerdan la lotería nacional, la amistad, la fiesta, las luces, la nieve (a 20 grados estamos) y otros aderezos que antes no eran sino el acompañamiento del plato principal.

La 'misa del gallo' cambia de hora


La Misa del Gallo vaticana anda cambiada de hora, no sabemos si por facilitar la retransmisión a otras latitudes, como pasa con la liga o si es algo más loyoliano, más de Argentina. Ay, por dónde andará ese zapato rojo.

El día de los Santos Inocentes ha sido desactivado también por los políticos. Es muy difícil superar sus bromas en calidad y pesadez.

Solo queda, pues, el discurso del rey de España, que viene a ser un mensaje grabado en días cambiantes y la nochevieja, la que antiguamente era el respiro laico entre el cristianismo.

La epifanía va a ser este año exclusiva de Pedro Sánchez, que ha visto que no sólo es capaz de dormir pensando en Podemos sino que le ha sido revelado por el arcángel Iceta que en España hay 30 naciones nunca antes conocidas por el Orbe.

¿Los Reyes Magos? Pues los pobres señores zoroastrianos de Persia o de Omán, o de donde viniesen, han quedado para la mirra. El oro y el incienso, los juguetes “gordos” los trae el obeso exSan Nicolás, ahora Santa. Pero incluso así, como en los juegos olímpicos, hay siempre espacio para la mejora.

Quién sabe si en esta fantasía laica y funcionarial, con sus industriosos elfos, sus loteros estatales, modernos y plurales, sus carteles de Felices Fiestas (ecológicamente reciclables para las fiestas del patrón) y su pascua militar más civil que nunca, no nos traerá en años futuros una adoración de los Reyes Magos no a un rollizo niño sospechosamente rubicundo, sino a un funcionario de correos o mejor aún, a un inspector de Hacienda.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: