21 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Pilar Redondo

Cegadora luz

/ Pilar Redondo, Ana García y Manuel Salinas el día de la presentación.

Fue una sabia, filósofa, pensadora, una mente rebosante de clarividencia, a la altura de los más grandes, de hecho, Platón alude a ella en su obra: "El banquete" (fechada en el 385 a.C.). Fue una mujer: Diotima de Mantinea.

El 8 de marzo se celebró el Día Internacional de la Mujer, y esta edición bajo el epígrafe: Financiar los derechos de las mujeres: acelerar la igualdad. Este artículo es mi modesto homenaje a todas ellas en general y a una en particular: Ana García Briones.

"Gozos del Rumblar" es el título del último poemario de Ana. En Córdoba se presentó hace varios meses, en la Biblioteca Viva de al-Andalus, tuve el honor de presentarla junto al catedrático, poeta y director de la colección de poesía Puerta del Mar, Manuel Salinas. Este es un libro con mucha esencia de mujer, muy apropiado como obsequio para un día como este. Lo he acunado entre mis manos y he sentido como fluía la entidad de Diotima, la he visualizado en el cuadro de Józef Simmler, donde ella trasmite sus conocimientos a sus discípulas. Y es que Ana también es maestra para sus contemporáneas.

"Es mágico el mundo,/ llevo en la mano/ tu nombre,/ divina insignificancia." (Del poema: 'Como un ramo').

En sus poemas ella está presente en cuerpo y alma, son hierros candentes, universos fecundos, reflexiones hacia el interior. Ana convierte los versos en latidos que poseen su propio núcleo rítmico, crea un mapa sonoro. Adquieren doble dimensión, son un viaje vital y literario. Indaga en el revés de las palabras y nos muestra el corazón vestido de magnetismo, de eterno instante y de cegadora luz.
Patente queda la elegancia y madurez poética.

"En qué sinfonía, en qué sueño,/ en qué aurora me has dejado./ Dime, si todo el aire tuyo/ es generosa música, última luz,/ y por las ramas, la primavera,/ ya sabes, desnuda llega./ Por las ventanas, sí,/ por las amplias ventanas, gorjea./ Dime, sobre que sinrazón mi alma,/ en qué jaula de papel mis palabras se hielan./ Alma, zurcir estas sombras de mi falda quisiera./ Fuiste por amor guiada, hermosa, mi bella alma,/ y así en mis entrañas pintada./ Tú, mi aposento, mi casa, mi morada./ Mi vida entera." (Poema: 'Mi alma, casa y morada').

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: