03 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

María Montero

Marlaska mantiene ‘chiringuitos’ de guardias civiles en Canarias

Fernando Grande Marlaska.
Fernando Grande Marlaska.

En honor a la verdad, es prioritario, atestiguar que, sin la presencia, más que valorada y reconocida de la Guardia Civil en Canarias, por parte de lo residentes canarios, las islas correrían un serio peligro en materia de seguridad, por varias cuestiones fundamentales: Inmigración ilegal hacia el archipiélago orquestada de manera indiscriminada por Marruecos, vía por la que se han ‘colado’ yihadistas, perfiles militares y ex presidiarios en las islas, además de abandonar a su suerte a sus propios súbditos alauitas en pateras para cruzar el Océano Atlántico; pero también, la progresiva modernización y acopio de las Fuerzas militares marroquíes, en base a la construcción del puerto naval militar en Dakhla, bajo el deseo de controlar el Norte de África en detrimento de Canarias.

Redes de narcotráfico de hachís y cocaína, presencia de mafias procedentes de Europa del Este, corrupción política, crímenes de diversa índole, o refugios usados por peligrosos criminales huidos de otros países. Incluso, en otro sentido, ‘personajes cercanos’ a los presidentes, Hugo Chávez, Nicolás Maduro y Fidel Castro, al parecer, se encuentran ‘afincados en mansiones canarias’, sin que trascienda a la sociedad. Son episodios que ‘sacuden’ al archipiélago canario. Pero la Guardia Civil, siempre trabaja sin descanso, contra la corrupción. Siempre lucha contra la corrupción.

Necesitamos a la Guardia Civil en Canarias

Soy la cuarta generación de mi familia que apoya a la Guardia Civil, desde el asesinato de mi bisabuelo por respaldar a este Cuerpo durante la Guerra Civil. En mi generación, siempre lo he dicho. Sin la presencia de la Guardia Civil, Canarias estaría perdida en muchos sentidos. Rescates heróicos en montaña, participación en el control de incendios forestales, despliegue ejemplar en la erupción volcánica en La Palma. También su presencia social es fundamental en las islas, para inspirar tranquilidad, seguridad, y confianza en la democracia.

Es fundamental que, el pueblo español despierte al papel de las Islas Canarias en estos tiempos, debido a su posición geoestratégica, geopolítica, así como a la ‘codiciada’ presencia de telurio y las denominadas, ‘tierras raras’ en el archipiélago.

Bajo esta labor de la Benemérita, en honor a la verdad, siempre voy a reconocer la fundamental y encomiable dirección en las islas, del general jefe de la Guardia Civil en Canarias, Juan Miguel Arribas, así como de su equipo de la Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil en Las Palmas, en el caso de la muerte del menor de origen saharaui, Barrag. E.H.

Este equipo judicial, comisionado por la fiscal, Beatriz Sánchez, investiga a la Fundación Respuesta Social Siglo XXI, en relación a presuntas irregularidades en la gestión del centro de menores extranjeros no acompañados (menas) de Puerto Bello, al sur de Gran Canaria, en el que se alojó este menor fallecido. Una muerte aún sin esclarecer, que investiga la Brigada de Homicidios de la Policía Nacional de Las Palmas.

El caso de Barrag, y de otros menas abandonados por esta fundación, lo destapamos en El Cierre Digital.

Duelo y fracaso institucional 

Bajo mi compromiso con el periodismo de investigación, vengo a decir, que, tras acompañar a estos menores durante el verano de 2021, -acogidos en el centro de Puerto Bello tras llegar en patera a Canarias en 2020-, por el periplo burocrático pidiendo ayuda a las instituciones para solicitar ser testigos protegidos, por atreverse a denunciar irregularidades que vivieron de manera directa, respecto a la gestión de la Fundación Respuesta Social Siglo XXI, he de alertar, del fracaso institucional de las instituciones canarias en materia migratoria.

Nadie me lo ha contado. Lo he vivido en primera persona a través del sufrimiento de los menas, desamparados, viviendo en las calles de Las Palmas de Gran Canaria, en situación de abandono institucional. Las ONGs cobran grandes subvenciones para ‘echar’ a la calle a los menas al cumplir la mayoría de edad. Toda una mala praxis social. Solo que, en el caso de Barrag, a modo de ejemplo verificado, aún era menor. Acabó en la calle, siendo menor. Toda una desgracia, su trágico final con resultado lesivo para su propia vida.

Imaginen el dolor, el duelo, el desgarro de la madre de Barrag, con la que estoy en contacto directo. Escucho su lamento, por la muerte de su hijo. Se me rompe el corazón. Intenté ayudar a su hijo con sus denuncias por corrupción. Dimos voz a Barrag en El Cierre Digital. Pero al poco tiempo, después de denunciar esta corrupción sistémica, perdió la vida en ‘extrañas circusntancias’, según su entorno.

 'Chiringuitos' de Marlaska en Canarias  

Por todo este duelo descrito, había que actuar en consecuencia: De las denuncias de Barrag, así como de otros menas, ex usuarios del centro de Puerto Bello, se puso en conocimiento de estos hechos, tras la muerte de Barrag, ante la Fiscalía General de Estado, Defensor del Pueblo, Diputado del Común de Canarias, Dirección General de la Guardia Civil, Dirección General de la Policía Nacional, Subdelegación del Gobierno de Las Palmas de Gran Canaria, Brigada de Homicidios de la Policía Nacional de Las Palmas de Gran Canaria y Guardia Civil de Canarias.

La respuesta de estas instituciones, evidentemente, fue favorable hacia esta investigación. Pero también, era de todo punto necesario, en el ‘caso de los menas de Puerto Bello’, poner en valor ante estas mismas instituciones quizá una ‘mala praxis’ realizada por alguno de sus estamentos.

 

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: