25 de septiembre de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Felicísimo Valbuena

Ay Bolaños, no te rajes

Félix Bolaños.
Félix Bolaños. / Ministro de la Presidencia del Gobierno.

Félix Bolaños ha decidido participar en las elecciones de Madrid. ¡Qué suerte tienen los madrileños! En una columna que escribí hace tiempo, deseaba que Bolaños durase hasta las elecciones. Parece que el deseo se está cumpliendo.

Volvamos a las premisas que establecí, partiendo de la expresión que Bolaños transmite cuando habla o cuando calla:

1) Bolaños se comía todo lo que le ponía su mamá; sobre todo, en la merienda

2) Cuando alguien 'le zurraba' en el colegio, se quejaba para que viniesen en su ayuda.

¿Parece poco serio lo que digo? Pues que por seriedad no quede. Bolaños tiene la expresión que el pintor Hans Holbein inmortalizó en algunos de sus cuadros: un personaje muy obsequioso con los de arriba y cruel con los de abajo. 

El gran problema de Bolaños

Por otra parte, Bolaños ganó una oposición al Banco de España y parece como si, desde entonces, se le hubiera ido todo su cacumen. El gran problema bolañesco es que no le sale un pensamiento propio ni aun estando al frente del Ministerio que bate a todos los demás en personajes nombrados a dedo. En Agosto de 2022, tenía 521 personas nombradas a dedo. Esos son los que suplen la falta de cacumen de Bolaños.

¿Y qué han producido últimamente? “¡Para mí, ya es demasiado que en San Fernando de Henares haya un votante a favor del PP!”.

Así se habla, sí señor. A la mínima ocasión que le ofrecen, Bolaños saca al déspota, al dictador que, como decían las folklóricas, él lleva dentro. ¡Cómo desprecia a quienes no están de acuerdo con él!  Es su forma de vengarse de quienes le zurraban en clase o en la calle.

Por supuesto, a él no se le ocurre hablar de los 13.500 puestos de trabajo que Windows va a crear en tres lugares de la autonomía de Madrid. Ni de la dejadez del Gobierno en el cuidado de los trenes de cercanías.

 ¿Qué le pueden preparar los 521 a Bolaños?

Él está siempre metido en muchos asuntos. Y los 521 tendrán que proponerle algo. Bolaños lleva muy dentro que él es quien más se ha humillado y se humilla ante el Gobierno catalán. Entonces, ¿es ridículo pensar en que le pongan sobre la mesa un acto del candidato del PSOE a la Comunidad en el que aparezcan catalanes para quienes lo que más les gusta es mandar sobre los votantes de Madrid?

Pues no es ridículo. Puede llegar a ser muy probable. Jorge Javier Vázquez, Jordi Évole, Ángels Barceló, Dani Mateo y el “ministro” de Universidades, Joan Subirats pueden convertirse en teloneros de Bolaños y del candidato del PSOE  a la Comunidad de Madrid. Entre otros. Es lo que más les excita: Dar a entender que ellos influyen en Madrid.

Quién esté al frente es lo que menos importa. Son personas que carecen de sentido del humor. Dani Mateo, con su ingenio moribundo, ¿cómo se puede comparar con Thais Villas, probablemente la profesional más en forma humorística de toda la televisión española?

¿O cómo no resaltar la gran distancia que lleva Gloria Serra, de Equipo de Investigación, a Jordi Évole? Sobre todo, sin tener esa agenda oculta permanente de este “investigador”. Si Évole fuera un personaje de Moliére, otro personaje le diría: “Muéstrame tus manos”. Y cuando Évole se las mostrase, el personaje insistiría: “Muéstrame las otras”.

¿A que a Alfonso Arús no se le ocurre sacar pecho ante “Madrid”? No, porque, a diferencia de los ya citados antes, conoce muy bien a los políticos. ¿Te imaginas, lector/a a Alfonso Arús yendo a coger de la mano a Iglesias? ¿A que no? Para eso está Ángels Barceló. ¡Cuánto veces se va a arrepentir ella de esa escena! Ha quedado grabada para que los estudiantes la observen año tras años en las clases: el sometimiento del periodismo a la política.

El Premio al Tonto Contemporáneo

Volvamos a Bolaños. Como diría Chesterton, la “tremenda insignificancia” de este hombre es que sale mal todo aquello en que él interviene. Eso tiene un arreglo muy difícil. Y según avanza el tiempo, Bolaños va poniendo peor las cosas. Lo antepenúltimo ha sido que él iba a ser tan persuasivo que iba a arreglar los conflictos entre PSOE y Podemos en los cambios de la Ley del “sí es sí”. Pues bien, Bolaños ha demostrado, una vez más, que no está abonado al éxito.

Aun con sus 521 trabajando para él, ya están surgiendo propuestas para convencer al Padre Luis de Lezama que vuelva a poner en marcha el Premio al Tonto Contemporáneo.

Los malpensados se preguntan en quién estarán pensando para el Primer Premio.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: