09 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Patricia Alcaraz

Reflexiones de una cuarentena

España se asoma a sus balcones.
España se asoma a sus balcones.

 Aunque parezca mentira este virus viene a hacernos recapacitar y resetear muchas cosas. Nos pone los valores en su sitio. Estaba todo muy pasado de vuelta.

Ya no valorábamos ir un lunes a trabajar, no valorabamos un café con alguien, no valorábamos un sencillo paseo por la playa. Nada era suficiente.

Cada vez hacia falta más para ser felices. Sin valorar las pequeñas cosas, las cosas sencillas, lo que realmente vale. Es tremendo que tenga que pasar esto para volver a despertar ilusiones perdidas, para disfrutar de lo sencillo.

Es tremendo que tenga que ocurrir un “arresto domiciliario “ para tener tiempo para estar con tus hijos, para estar con los tuyos. Vivimos corriendo y no paramos a pensar que la vida corre y olvidamos atender lo fundamental.

Es buen momento para valorar lo que tenemos.

Estos días en los que tenemos algo tan preciado como el “tiempo”, nos acordamos de personas importantes de nuestra vida a las que tampoco atendemos habitualmente, es como si el virus hubiera pisado el freno fuerte y ha parado el mundo en seco.

Estas vivencias tan extremas y de intenso miedo dejarán en muchos un síndrome de estres postraumatico, en otros con peor suerte, un final o el final de un ser querido. Es por ello que los que con suerte queden ilesos y libres de enfermedad, deben de agarrarse al profundo sentido de la vida, deben volver al camino del que nunca debimos salir y enderezar el rumbo.

Es el momento de volver a empezar, de volver a mirar hacia dentro, de volver a sentir, y recordar lo que realmente vale, de ser más humanos, de valorar cada día que vivimos, porque vivir es un regalo, pero un regalo con tiempo de caducidad, aprovéchalo con lo que realmente vale.

 

 

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: