08 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Antonio Álvarez

Ciudadanos: Elementos para una autopsia Forense

Albert Rivera presentando su dimisión.
Albert Rivera presentando su dimisión.

Los catastróficos resultados de Ciudadanos en las elecciones del 10N se deben fundamentalmente a la vanidad e incompetencia política y organizativa de Albert Rivera y también a la colaboración y connivencia del grupo de acólitos del que se rodeó, una autentica corte de meros aduladores de limitadas habilidades, este equipo viene de muy atrás, no es algo que haya aparecido en los últimos 6 meses.

Muchas personas estarán un poco perplejas sobre lo que están sucediendo en Ciudadanos en estos días, tras la debacle electoral del del 10N cuando Ciudadanos pasa de 57 diputados a 10 en otras palabras pasa de ‘Kingmaker’ a paria de la política, en la UCI de donde no está claro si saldrá vivo.

Aportaré algunos de los elementos de la estructura y funcionamiento de Ciudadanos que en mi opinión representan las causas mediatas de la debacle, las inmediatas ya están siendo ampliamente analizadas por otros. En cierto sentido es un mero recordatorio, las personas que participamos en el grupo TranC’sparencia en 2016 y 2017 denunciamos las malas prácticas de funcionamiento de la Dirección de Ciudadanos que en mi opinión han conducido a la situación actual. Estas prácticas incluían unos procedimientos de selección adversa de personas --se elegían sistemáticamente a los mediocres pero lacayunos-- y a evitar la existencia de mecanismos de control y contrapeso de los que no quedó ninguno. Por mi parte intenté denunciar en el periodo del 4º Congreso de Ciudadanos la existencia de un extensa practica de corrupción política por parte de la Dirección de Ciudadanos que incluía el fraude en las elecciones internas, violación de Estatutos y Reglamentos y de la ley. Estas denuncias se hicieron en varios artículos que no tuvieron la suficiente tracción informativa, pero tuvieron la consecuencia de mi expulsión fulminante del Partido, que está en proceso de ser recurrida judicialmente.

Por otra parte, son sorprendentes y preocupantes las noticias que se han publicado anunciando que la corte de minions de Albert Rivera está dando pasos para continuar con el control del Partido sin él. ¿Pero es que no han visto la película de los Minions? Esto supondría que el espacio del Centro Político Español estaría obstruido por una organización en ruinas, okupada por los restos indigentes del Riverismo y entorpecería un corte limpio que permita la reconstrucción de un proyecto de Centro. Esta operación debería evitarse a por todos los medios posibles. La actual Dirección de Ciudadanos es un grupo amortizado política y éticamente, aunque ellos aún no parecen haberse dado por enterados.

Dimisión de Albert Rivera.

Un artículo de estas características no permite una discusión en detalle de todas las trapacerías que la Dirección de Ciudadanos ha cometido de forma concertada y coordinada y con un reparto de diversas tareas y funciones. Mencionaré solo algunas, otras se irán desarrollando posteriormente.

La democracia no es meramente elecciones y plebiscitos sin ningún tipo de control, la democracia liberal necesita muchos elementos, pero al final son esenciales los procesos y elecciones democráticas, altamente estructurados, reguladas y auditables. Nada de eso ocurría en Ciudadanos, todos los procesos electorales internos han carecido de cualquier elemento que permitiese considerarlos democráticos. El Sistema Telemático de Votaciones de Ciudadanos en un sistema fraudulento diseñado desde sus inicios para cometer fraude electoral; Este sistema permitía a la Dirección de Ciudadanos manipular el resultado del voto a voluntad para preservarse en el control absoluto del Partido. Es obvio que hubo votaciones que no necesitaron manipular, ya que podían ir viendo como la votación producía los resultados deseados, el aparato de un partido siempre dispone de una amplia ventaja para ganar las elecciones internas.

Es relevante el caso del Pucherazo de Ciudadanos en Castilla y León porque son unos hechos que condensan y resumen todos los elementos que han conducido al fracaso de Ciudadanos: malas prácticas, personal incompetente, fraude electoral, órganos de control corruptos, y absoluta falta de honestidad en la Dirección de Ciudadanos.

Este no es un caso de pucherazo a secas, es un caso de un pucherazo ejecutado incompetentemente, básicamente metieron los votos fraudulentos en la urna electrónica, pero se les olvidó sumarlos al total --¿que esperaban Vds. poniendo a Pablo Yáñez a cargo de la operación?, el responsable de poner de la bandera gallega al revés, en los autobuses— aún estamos esperando una explicación razonable de lo que pasó, la Comisión de Garantías y Valores de Ciudadanos –un término que representa una antífrasis por partida doble, ni garantías ni valores– ha emitido varios comunicados incoherentes e incomprensibles para cualquier persona con un mínimo de entendimiento del tema, en definitiva no han aclarado nada, la explicación más razonable es que están blanqueando el fraude y están intentando enterrar el asunto dejando pasar el tiempo, practica en la que los miembros de este órgano tienen amplia experiencia. Desgraciadamente en este pucherazo no hay buenos, ni la facción de la Dirección Rivera/Villegas/Girauta/Gutiérrez/Hervías que quería imponer a Silvia Clemente, ni la facción de Garicano/Igea/Roldan que querían poner al suyo; El Sr. Igea se fue con las pruebas del fraude hasta la puerta del juzgado, pero no la cruzó una vez que le dieron su parte del botín, ¿Dejó de haber fraude en ese momento, Sr. Igea? o simplemente ¿En todos los partidos cuecen habas, Sr Garicano? ¿Cómo llamaríamos a este sistema? ¿‘Democracia de Amiguetes’?

Francisco Igea, de Ciudadanos.

Por otra parte, lo que aún está por determinar son los posibles pucherazos, estos ya mejor ejecutados y solo ligeramente más difíciles de detectar y probar, que presuntamente ocurrieron en Madrid y Murcia ambos en procedimiento judicial y los que con los indicios disponibles probablemente han ocurrido en Cantabria --denunciado ante la Agencia Española de Protección de Datos-- y Baleares.

La lista de malas prácticas de funcionamiento del Partido, de violaciones de Reglamentos, Estatutos y de la legislación cometidos por la Dirección de Ciudadanos es larga, las más importantes se revisarán y acreditarán próximamente en sede judicial.

En estos momentos nos enfrentamos a la estrategia de esta facción de Riveristas para preservarse, por los mismos métodos, en el control del Partido. Sin embargo, se encuentran con algunas limitaciones. Cuando se aprobaron los Estatutos de Ciudadanos en el 4º Congreso en febrero de 2017 ya indicamos desde TranC’sparencia que eran unos Estatutos inaceptables, carecían completamente de controles democráticos y que todo el articulado iba encaminado a que Albert Rivera tuviese el poder absoluto, podían haberse denominado “Aquí mando yo AR!”, nada se podía mover si no lo decía AR –Albert Rivera— se elegía una Comité Ejecutiva por plebiscito de todos los afiliados pero al día siguiente AR podía cambiar a quien quisiese, ¡bonito sistema democrático!

Me imagino que todo el mundo está sorprendido de las noticias de que el Comité Ejecutivo de Ciudadanos ha quedado disuelto tras la dimisión de AR, pero eso no es exactamente cierto, existe, pero no se puede reunir legalmente ni tomar decisiones ya que solo se puede reunir estatutariamente cuando lo “convoque el Presidente” —AR-- (Art. 25.2) en otras palabras Ciudadanos carece de un Comité Ejecutivo funcional, era un mero apéndice de Rivera. Los Estatutos de Ciudadanos no contemplan ningún mecanismo para el reemplazo del Presidente del Partido entre congresos, incluso de forma interina, situación única entre los partidos políticos; Era claro en la letra y el espíritu de esos Estatutos que el Presidente seria siempre Albert Rivera.

Las razones por las que no se convoca un Congreso Extraordinario de forma acelerada son casi cómicas, los Estatutos prohíben sin excepciones la celebración de un Congreso 4 meses antes y 4 después de unas elecciones (Art.19.6) sin embargo, existe un artículo comodín que debería llamarse en puridad “Cambio las Reglas Cuando Me Da la Gana” pero que en los Estatutos se denomina Disposición Adicional Primera y que permite un cambio sin limitaciones de los Estatutos entre Congresos; esta disposición es ilegal para ciertos cambios estatutarios aunque se utilizó generosamente en los prolegómenos del anterior Congreso, pero esa es otra historia. Resulta que ese cambio de Estatutos solo se podría hacer “a propuesta del Comité Ejecutivo”, que ahora ya no se puede reunir porque AR se ha ido.

La explicación que ha dado el Sr. Villegas sobre el respeto a "los plazos los marcan los estatutos como una garantía democrática" y "hay que respetar los tiempos" es una nueva tomadura de pelo de mal gusto, al que los que hemos estado en Ciudadanos ya estamos acostumbrados.

Comisión gestora

Sin embargo, el anuncio más interesante es la creación de una Comisión Gestora presidida nada menos que por Manuel García Bofill otro fontanero de AR al que hemos sufrido y solo hemos podido sobrevivir con altas dosis de cafeína. Esta supuesta Comisión Gestora según las noticias publicadas “estará formado por entre 10 y 15 personas … José Manuel Villegas e Inés Arrimadas formarán parte de la misma“ … La cúpula le ha encomendado pilotar una ‘transición tranquila’, sin alharacas” esto traducido significa que todo siga igual y sigan mandando los mismos, con cambios cosméticos.

Manuel G. Bofill.

Sin embargo, a pesar de todas las declaraciones y golpes de pecho sobre el respeto estricto de Estatutos y plazos, resulta que no existe ninguna disposición Estatutaria que permita la creación de esa Comisión Gestora y ni tampoco la aprobación de un abusivo y opresivo Reglamento que usurpa y excede ilícitamente los poderes Estatutarios del Consejo General de Ciudadanos. La creación de este Órgano de Dirección, y la aprobación de su Reglamento, si llegase a ocurrir, es una violación de los Estatutos y Reglamentos del Partido, y más importante, una violación del Art.3.2.j y del Art. 7.3 de la Ley Orgánica 6/2002 de 27 de junio de Partidos Políticos (LOPP). Sería necesario impedir por todos los medios esta maniobra ilegal de los restos de la Dirección Riveristas para mantenerse en el control del Aparato.

Parafraseando a Winston Churchill espero que los remanentes del Riverismo encuentren saludable la dieta de comerse sus propios Estatutos.

Todo esto ha ocurrido porque el proceso de encumbramiento de Albert Rivera a través de las malas prácticas mencionadas, produjo unos órganos de mero asentimiento y unos Estatutos que dándole el control absoluto y sin cortapisas del Partido no funcionaban sin él y cuando, como el capitán del Trasatlántico ‘Costa Concordia’, por vanidad e incompetencia estrelló el barco en un arrecife donde no tenía que haber ido, y en una clara demostración de su verdadero carácter, fue el primero en abandonar el barco, con el agravante de que Albert Rivera se fue llevándose las llaves, dejando a la tripulación con pocas opciones para manejar el Partido.

Está claro que Albert Rivera siempre pensó en sí mismo y solo en sí mismo, y en cómo apoltronarse en la Moncloa, lo intento por la izquierda, por el centro y por la derecha y fracaso estrepitosamente, todo lo demás no es más que palabrería patriotera y sentimentaloide. Creo que estos hechos permitirán a la mayoría situar a Albert Rivera con precisión en esa escala que va desde el Hombre de Estado al Charlatán de Feria, algunos ya lo hicimos hace tiempo.

La recomendación a los remanentes de la secta Riveriana es: "Váyanse todos a su casa; ya han hecho bastante daño a la posibilidad de un proyecto serio, regenerador y sobre todo HONESTO en el Centro Político Español”

Sabemos que será difícil y se resistirán, porque la mayoría no tienen actividad o profesión a la que volver.

Antonio Alvarez fue expulsado de Ciudadanos por sus denuncias sobre el funcionamiento del Partido.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: