26 de mayo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Gabriel Araceli

El plebiscito del 28-A (y 3)

Desde que el presidente Sánchez Castejón convocó las elecciones generales para el 28 de abril vengo diciendo (y publicando donde me dejan) que ese día se juega mucho más de lo que se podría jugar en unas elecciones normales. Porque lo que ahora está en juego es la propia existencia de España como nación, ya que claramente hay, no cuatro, cinco o cuarenta partidos, que vayan a combatir en las urnas, sino dos "Frentes" (o dos "Bandos"): el "constitucionalista" (en el que figuran el PP, el C's y VOX) y el "anticonstitucionalista" o "independentista" (que integran el PSOE, Podemos y los independentistas catalanes, vascos y gallegos y valencianos).

Y eso es lo que se ha comprobado en los dos Debates que se han celebrado en TVE y Antena 3 los pasados días 22 y 23, pues como pudo verse los programas y las posturas de los cuatro candidatos presentes ante las cámaras eran bien diferentes. A un lado el socialista Sánchez y el comunista Iglesias y al otro el popular Casado y el liberal Ribera. ( Inexplicablemente, a pesar de la JCE, faltó y fue el "Gran Ausente" el señor Abascal, el Presidente de "VOX"). Era, fueron, la noche y el día, y no digo que unos fueran mejores que los otros, lo que digo, lo que ví, es que la España que defienden unos y otros es totalmente distinta. Porque lo que claramente se vio (al margen de los programas y las promesas que con más o menos acierto o pasión se expusieron) es que mientras para unos sólo hay una nación llamada España, para otros hay un "Estado plurinacional" (o sea, varias naciones). ¿Y cómo puede unificarse el Día y la Noche en un solo "ente"? ¿Y qué Democracia puede ser la de una España donde unos están dispuestos a todo por conseguir la Independencia y sustituir la Monarquía por una República y otros no están dispuestos a renunciar a la España que tras tantos siglos de luchas, de guerras y de enfrentamientos ha llegado a ser?, me pregunto.

Señores, esto es lo que se va a dilucidar el 28 de abril: si España quiere seguir siendo España o  si a los españoles de hoy les importa un bledo la propia existencia de España.

Porque todo lo demás, la subida o bajada de impuestos, la Ley de Memoria Histórica, la Ley de Violencia de Género, la inmigración, el salario mínimo, las pensiones y tantas cosas más... ¡Todo eso vendría después y por añadidura!, ya que queda patente que todo eso será bien distinto si lo que sale de las urnas es la España que conocemos o gana el incierto "Estado Plurinacional". Desgraciadamente, hemos llegado a una encrucijada que nos retrotrae a otras encrucijadas vitales de nuestra Historia: por citar sólo algunas recordemos aquella del "Desastre del 98", cuando se perdió lo que quedaba de imperio y en la que el pobre Ganivet y Unamuno se preguntaban: ¿Y ahora que va a ser de España? ¿Hacia dónde va España?... o aquella del "Desastre de Annual" y la Dictadura de Primo de Rivera, cuando España se hundía arrastrada por una clase política desprestigiada y corrupta... o la del 14 de abril de 1931 cuando, de nuevo, hicieron acto de presencia las dos Españas y llegó la República, que para desgracia de todos y por la irrupción del comunismo desembocó en una espantosa Guerra Civil... o la de 1975, cuando tras la muerte de Franco las dos Españas visibles ( la de la "reforma" o la de la "ruptura") se dieron cuenta que si no querían volver otra vez a las trincheras no tenían otro remedio que olvidar el pasado y llegar a un acuerdo de paz y de convivencia, aunque como dijera en otras circunstancias Ortega, tuvieran que "conllevarse" los unos con los otros.

De ahí la importancia de las elecciones del día 28, que como he dicho en mis dos anteriores artículos, no serán unas elecciones normales, sino un Plebiscito encubierto (1). Aunque como se ha puesto de manifiesto en los Debates parece ser que no hay cabida para todos. Porque faltó en ambos el partido que puede ser decisivo el día 28 de abril, la VOX de Santiago Abascal, el "Gran Ausente", como ya he dicho, esas dos noches televisivas. (Curiosamente también en la España de 1936 hubo un "Gran Ausente",José Antonio Primo de Rivera, que pudo ser árbitro del ya inevitable enfrentamiento y que acabaría siendo fusilado por la "otra" España)

...Y yo me digo a mí mismo, y cuando ya sé que estoy en la última curva del camino, parafraseando a aquel Calvo Sotelo (sí, aquel Don José Calvo Sotelo que fue asesinado con un tiro en la nuca) que dijo: "Prefiero una España roja a una España rota"... pues, "Yo prefiero una España unida a una España roja".

Y ahora que cada español vote, como diría Ganivet: ¡ lo que le dé la gana !... aunque sin olvidar que lo que vamos a votar en esta ocasión es la existencia de España como Nación. O sea, ESPAÑA SÍ o ESPAÑA NO.


1)    PLEBISCITO, según la RAE: "Procedimiento por el que se somete a votación popular un asunto de especial importancia para el Estado". "Resolución tomada por un pueblo a partir de la pluralidad de votos en una consulta realizada por los Poderes Públicos del Estado" .      


Gabriel Araceli

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: