19 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Paco de Domingo

¡Tanto fue Alcántara a la fuente!

Vengo oxigenando desde hace ocho años ocurrencias más o menos sólidas dentro de las limitaciones que comprimen mi incipiente ingenio, y a estas alturas de la literatura no pondré al descubierto, entre otras razones por la lluvia de Abril, la categoría de don Manuel a los entintados mandos del espacio y tecla.

¡Tanto fue Alcántara a la fuente de poética y prosaica creatividad! que terminó por romper su vital alfarería en noventa y un pedazos de envidiable –sana- carrera literaria que para nos quisiéramos los peones ´apañaletras´ que perseguimos sublimar nuestro idioma. Instructor de la palabra del que soy atento pupilo no presencial, desde la distancia, y espejo de cercana imagen que despertó en mí la afición por la escritura.

Este año la Semana Santa viene marcada por el miércoles de Pasión para apasionados, como el que suscribe, por su identificable estilo literario: contagioso, desvergonzado, aguzado… sin límites para las salpicaduras del fino trazo en sus contenidos. No sabemos si, con permiso de su nieta Marina, los guionistas de la serie coprotagonizada por Imanol Arias y Ana Duato enlutarán en alguno de sus ´ficcionados´ capítulos por la afinidad de tan noble apellido.

Maestro hornero de bregada masa madre de letras a diario que nos supeditaba a la irrenunciable dependencia de la enmudecida cotidiana viñeta vertical carente de imagen a la que nos asomábamos apostados en el balcón de la tradicional prensa escrita de cada día.

Soplan vientos de retirada para el malacitano universal que abanderó a los cuatro vientos la columna periodística durante años, hasta verse envuelto en el consistorial Salón de los Espejos (“asta” la bandera) por la de su ciudad natal para mitigar el frío de la yerma parca que la vida aparca, pero que nunca podrá apagar la llama de su literaria y personal impronta.

A los Santos Oficios se les acumuló la tarea con un competidor en vísperas de la desaparición del redentor; doble empeño para los cofrades del cristianismo de santa hemeroteca, quienes tendrán que compartir su dolor y restañar la amargura en calidad de esclavos de la orfandad para los restos. A diferencia de la del hijo que está sentado a la vera del Padre la resurrección del insigne ´contraportadista´ no será anual sino cotidiana por los años de los años amén.

El holograma de su presencia se recreará cada vez que tengamos a bien visitar su obra, quedando a nuestra cristiana o atea voluntad frecuentar su vasto legado. Para no vivir en yacija de finados, residirá, a través de la incineración, en el polvoriento hogar de las cenizas, donde queda terminantemente prohibido soplar. Ni tan siquiera los espirituosos gintonics de toda la vida en la que estamos ´de vaso´: incombustibles inspiradores de pro en su dilatada carrera de fondo.

Pudiendo ´perecer´ lo contrario, a partir de mañana, junto a Alberto Cortez, permanecerá más vivo que nunca dando tiza su imborrable imagen a la pizarra del recuerdo.

¡Tranquilo ´Manué´, brille sobre ti la luz eterna!

Paco de Domingo

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: