15 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Paco de Domingo

La esencia fina viene en frasca chica

Uno de los avances en materia educativa que más ha reforzado la cultura e imbricado el llamado fenómeno de la globalización está siendo el aprendizaje de idiomas, imprescindible vehículo con el manejarse si se quiere sobrevivir al tsunami de relaciones empresariales entre los diferentes países, ya sean potencias económicas consolidadas o emergentes.

Hace más de un siglo se creó, con vocación de consolidación, la primera Escuela Central de Idiomas instalándose en la borbónica capital de la España, y desde entonces se bailan los fandangos de las bárbaras lenguas, nutriéndonos del saber idiomático de países vecinos y del lejano oriente, al que antaño llegábamos gracias a las brújulas y sextantes ya arrinconados por el progreso en forma de GPS.

No obstante podemos disfrutar de una alternativa a la matriculación en los diversos centros oficiales repartidos por la multilingüe piel de toro. Durante estas navideñas fiestas podemos asistir a través de los diversos terminales de imagen y sonido al incruento bombardeo publicitario con el que somos asaltados con el brazo armado de los contenidos a través de los medios.

Resulta difícil evitar los mensajes cargados de estimulante pólvora vendedora que se nos ofrece, en especial los vinculados con el mundo de la perfumería, no importa si de rúa o Avenida, y derivados. Es buen momento para aproximarse, fundamentalmente, al italiano, francés o inglés como animales idiomáticos de compañía.

Una buena porción de anuncios aroman nuestros sentidos; en especial el de la vista toda vez que la tecnología, por muy ´polidimensional´ que sea, no ha conseguido aún convertirnos en oliscas frente a los diversos formatos y tamaños de pantalla.

Robustos varones esculpidos para la ocasión y venusianas féminas, escasos de indumentaria, articulan sensuales movimientos de tracción animal para incitar al personal al consumo de fragancias, perfumes y colonias varias. Mensajes vestidos de seductores contenidos orales en off en idioma foráneo que parecen multiplicar los gratos efectos que se espera que se multipliquen en contacto con nuestra epidermis.

¿Acaso no se pueden reproducir las prometidas bondades y bendiciones quasi milagrosas del producto en castellano o el abanico de opciones lexicales que nos brinda el español resulta menos envolvente y rico que la embriaguez de otras alternativas lingüísticas con colores, tamaños y presencias varios?

En un mundo donde cada vez más se nos compele a vigilar la asepsia en el relato para no herir la sensibilidad de los puristas del sexismo, la propuesta del refranero parece vulnerar claramente dicha propuesta: “la esencia fina viene en frasco chico”. Claro que su pagano equivalente en femenino podría poner de uñas y crear sarpullido en los fundamentalistas: “la esencia fina viene en frasca chica”, en sospechosa alusión a que el líquido elemento pudiera ser vino, con el componente peyorativo que podría conllevar.

El comercio on line continúa teniendo un insalvable competidor: Sus Majestades de Oriente vendrán cargados de entregas para aromatizar el final de los festejos, si bien a los imberbes les empieza a oler a chamusquina.

Paco de Domingo

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: