01 de diciembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Un estudio advierte del alto número de personas que salen a carretera con sus vehículos teniendo problemas de agudeza visual

Seguridad vial: Un 29,5 por ciento de los conductores ve mal las señales de tráfico en España

La mala visión de algunos conductores puede provocar accidentes de tráfico.
La mala visión de algunos conductores puede provocar accidentes de tráfico.
El 29,5% de los conductores españoles presentan deficiencias en la visión, lo que ocasiona que estos usuarios no visualicen de forma adecuada las señales, marcas viales o peatones. Un estudio de la vista en relación con la seguridad vial, practicado a 3.249 personas, advierte de este y otros hechos que pueden ser responsables de cientos de choques al año. En 2020 las muertes por los accidentes de tráfico disminuyeron un 21% gracias a la incidencia de las restricciones de movilidad.

Los accidentes de tráfico continúan siendo una de las principales causas de mortalidad en España. Pese a que en 2020 las muertes por esta razón disminuyeron de forma significativa por las restricciones de movilidad, reduciéndose un 21% respecto a 2019 (bajaron de 1.101 a 832), en circunstancias normales los fallecimientos por la siniestralidad en la carretera superan los 1.000 casos cada año.

Un estudio elaborado por la Fundación para la Seguridad Vial (Fesvial), la Universidad de Valencia y la empresa especializada en soluciones de visión Essilor, ha profundizado en algunos de los motivos potenciales para originar accidentes. La investigación, llamada Estudio Visión y Conducción, arroja que el 29,5% de conductores españoles posee una mala visión, lo que conlleva  “dificultades para ver con nitidez señales, marcas viales, obstáculos, peatones, otros vehículos, etc”.

Los investigadores han detectado este hecho tras practicar una prueba de ametropía a una muestra de 3.249 personas conductoras seleccionadas al azar. Se trata del mayor estudio en España con pruebas de diagnóstico en carretera que se ha realizado hasta la fecha. También se les ha hecho a los participantes entrevistas personales.

La prueba de ametropía, según describe la investigación, “mide un posible defecto refractivo que dificulta que las imágenes se enfoquen correctamente sobre la retina”. En virtud de los resultados, ese 29,5% de españoles con problemas de visión presenta “deficiencias de ametropía”, tales como miopía o hipermetropía.

Aparte de las dificultades para ver las señales, esta deficiencia también provoca otra serie de problemas que pueden afectar a la seguridad vial: “Interpretación incorrecta de las indicaciones o señales realizadas por otros usuarios de la vía (conductores, peatones, agentes de tráfico, etc); Estimación errónea de las distancias de seguridad, de la velocidad de otros vehículos, y, en consecuencia, de los tiempos de reacción; y mayor esfuerzo en la interpretación de las situaciones viales, que trae como consecuencia un fuerte incremento de la tensión física y mental y un aumento de la fatiga y el estrés en la conducción”.

Vehículos circulando.

Por esta razón, el estudio establece una “posible relación” de este hecho con algunos datos como que el 19,7% de los accidentes se producen por alcance, el 6,4% por choques contra obstáculos y el 3,2% por colisiones frontales. Asimismo, recomienda prestar especial atención a los conductores ancianos; la conducción con mucho tráfico y en autovías o autopistas; las maniobras de adelantamiento, la gestión de curvas, entrada a rotondas y tramos sinuosos; y las carreteras secundarias con un bajo mantenimiento de sus señales.

Otros problemas relacionados con la vista

Por otra parte, los investigadores también han evaluado otros parámetros en los conductores, como la agudeza visual. “La agudeza visual fotópica indicaría cuál es la calidad visual del usuario en condiciones de luz diurna y la agudeza visual mesópica reflejaría la calidad de visión en condiciones de baja iluminación, como, por ejemplo, durante la noche o cuando hay niebla o lluvia”, indican.

Este apartado concluye con dos datos que también son inquietantes para la seguridad vial: El 14,1% de los conductores experimenta dificultades de visión incluso en condiciones óptimas de iluminación, mientras que un 37,8% sufre estos problemas en situaciones de baja iluminación.

Por otra parte, a la hora de estudiar la campimetría en los sujetos, que “mide la extensión del campo visual del ojo, desde los 45° a los 100°”, el estudio detectó que el 23,5% de los conductores presenta deficiencias en este punto. Las personas jóvenes de la muestra tendían a ofrecer los mejores resultados. Respecto a la prueba de deslumbramiento, los resultados indicaron que el 44,2% de los conductores tarda más de 20 segundos en recuperar por completo la visión central tras un deslumbramiento y un 9,4% tiene problemas significativos de recuperación total de la visión.

En este sentido, la publicación informa de que, a partir de los 45 años, “se incrementa de manera notable el tiempo de recuperación y, conforme avanza la edad del conductor, resulta más evidente”. También se señala que el tiempo de recuperación de la vista completa tras un deslumbramiento por parte de las mujeres es mayor que el de los hombres y que los conductores profesionales “muestran un tiempo medio de recuperación menor que el de los conductores no profesionales”.

La investigación recuerda que la toma de decisiones del conductor en la carretera está condicionada por la información que recibe a través de su vista, motivo por el que es fundamental revisársela de manera periódica. Las pruebas de diagnóstico de la visión se realizaron mediante un instrumento con tecnología desarrollada por Essilor, denominado Visiosmart. El aparato se basaba en unos protocolos preprogramados para poder evaluar la vista de los participantes desde diversos parámetros.

COMPARTIR: