17 de julio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

CC OO desaconseja la contratación de profesionales extranjeros pues afirma que hay 62.000 transportistas españoles en paro

Los empresarios del transporte de la Península fichan a venezolanos y brasileños para cubrir sus vacantes

Cerca de 2.000 brasileños y 1.000 venezolanos han llegado a Portugal para ejercer.
Cerca de 2.000 brasileños y 1.000 venezolanos han llegado a Portugal para ejercer.
Se calcula que cerca de dos mil conductores brasileños y mil venezolanos han llegado a Portugal para cubrir plazas de transportistas que se han jubilado o abandonado el puesto, según reporta el diario luso jn.pt. Los empresarios del sector en la Península, tanto portugueses como españoles, aseguran que existe un déficit de empleados y buscan métodos para cubrir unas plazas que muchos consideran mal pagadas.

España y Portugal necesitan transportistas ahora y en los próximos años, y Brasil y Venezuela son los dos países que parecen más 'sensibilizados' con la cuestión. Según ha informado la prensa portuguesa, se ha hecho común la llegada de brasileños a Portugal para ocupar las plazas de transportista. La mayoría de las empresas se encargan de realizar la contratación de forma previa al traslado del conductor. No obstante, existen casos, como el de los venezolanos, en los que la contratación se produce después de que el empleado llega a la Península, pues la regularización en estos casos también es facilitada por la empresa.

Los empresarios portugueses estiman que se requieren ya un total de cinco mil nuevos transportistas, mientras que en España las estimaciones rondan los quince mil. En nuestro país el promedio de edad de los transportistas es de 55 años y las principales empresas prevén que en los próximos diez años se jubilen el 70% de los conductores.

A pesar de las ofertas laborales presentadas, no se registran ni de lejos las cifras de candidatos necesarias para cubrir las miles de plazas que existen en el sector. Desde los sindicatos se achaca esta situación a los sueldos, que no consideran acordes con la carga de trabajo. Así, ante las malas perspectivas, las empresas de la Península buscan a los transportistas fuera de ella.

La mayoría de sueldos de transportista no incluyen dieta.

La última regeneración del sector llegó durante la crisis, muchas personas vieron el transporte como una oportunidad de empleo, aún sin tener capacitación. Ahora, la oferta no es tentadora y se han paralizados los nuevos contratos, aunque sigue existiendo demanda. La situación se complica con el nuevo Reglamento de la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres (ROTT) impulsado por el Ministerio de Fomento, que exigirá un certificado especial para dedicarse a esta profesión.

Esta medida afectará principalmente a aquellos transportistas autónomos que son contratados por empresas y que podría dejar fuera a más de un conductor. Entre los nuevos requisitos se encuentra el título de bachillerato y de Formación Profesional. Además, algunos conductores aseguran que obtener el certificado podría costar cerca de  tres mil euros.

CCOO se opone a contratar extranjeros

En febrero de este año el sindicato Comisiones Obreras (CC OO) realizó un estudio sobre las necesidades en el sector en el que concluyó que no hacen falta nuevos empleados importados desde otros países, ya que en España “existen más de 62.000 transportistas en situación de desempleo". El sindicato explica en el comunicado que el Servicio Estatal de Empleo (SEPE) registra varias solicitudes de transportistas que no son contratados por las empresas y que se encuentran en paro.

CC OO asegura que “las empresas, con carácter general, lo que buscan son conductores/as que estén dispuestos a trabajar en condiciones de extrema precariedad, sin dietas, que cubran los gastos mínimos y cobrando en función de kilómetros recorridos y no por el número de horas que pasan  en el camión”.

En Cataluña, el sueldo medio ronda los 1.400 euros para los conductores nacionales y llega hasta los dos mil para los internacionales. Los transportistas denuncian que estos sueldos no incluyen dietas, por lo que la oferta no es atractiva para los profesionales del transporte. En Portugal, las condiciones son peores que en España; no obstante, esto no ha sido impedimento para que cientos de venezolanos y brasileños busquen convertirse en profesionales de la carretera en el país vecino.

COMPARTIR: