24 de julio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Según una encuesta realizada a cerca de 8.500 personas de toda España, en Madrid el rechazo es mayor y llega al 72 por ciento

Más de la mitad de conductores rechazan la reducción de la velocidad en ciudad de 50 a 30 kilómetros por hora

Más de la mitad de los consultados se opone a la rebaja de la velocidad en ciudad.
Más de la mitad de los consultados se opone a la rebaja de la velocidad en ciudad.
El 57 por ciento de los españoles se muestra en contra de reducir el límite de velocidad en ciudades a los 30 km/h, si bien un 49 por ciento no está de acuerdo con limitar a 70 km/h la velocidad en las vías de acceso a las ciudades como forma de reducir la contaminación. Este porcentaje aumenta considerablemente entre los madrileños: un 72 por ciento y 64 por ciento, respectivamente.

Los datos se basan en el VII Estudio Españoles ante la Nueva Movilidad, elaborado por el Centro de Demoscopia de Movilidad, formado por la consultora PONS Seguridad Vial, la revista Autofácil, la plataforma de carsharing WiBLE y la app Moovit, que se ha basado en una encuesta realizada a cerca de 8.500 personas de toda España.

Reducir el límite de velocidad de 50 a 30 km/h en ciudades es una de las propuestas en la que actualmente se encuentra trabajando la Dirección General de Tráfico (DGT). La bajada de velocidad es una de las iniciativas que persigue el PSOE en materia de Seguridad Vial. En el anterior Gobierno, con Pedro Sánchez como presidente, se aprobó la bajada del límite de velocidad en carreteras convencionales de 100 a 90 km/h.

El informe también destaca una serie de propuestas que cuentan con más apoyo por parte de los encuestados, como es la ayuda a la compra de vehículos menos contaminantes (86 por ciento) y el aparcamiento gratuito para vehículos con la etiqueta CERO (74 por ciento). Además, un 67 por ciento está de acuerdo en peatonalizar las calles y en la creación de carriles exclusivos para la circulación de las bicicletas (74 por ciento).

De hecho, un 40 por ciento de los españoles afirma que se decantaría por un vehículo con este distintivo ambiental, aunque es el precio el factor más determinante a la hora de comprar un vehículo de este tipo. En este sentido, un 54 por ciento asegura haberse planteado la compra de un vehículo menos contaminante, pues un 67 por ciento tiene en cuenta las políticas 'anticontaminación' de las administraciones públicas como principal factor a la hora de elegir un vehículo u otro.

Una calle de Bilbao con límite de 30 km/hora.

Igualmente, la mayoría de los encuestados se muestra a favor de Madrid Central, medida del ayuntamiento de restricción de acceso al centro a los vehículos más contaminantes, tanto por los españoles (58 por ciento) como por los propios madrileños (59 por ciento).

Con respecto a otros medios de transporte más sostenibles, como la bicicleta o los patinetes eléctricos, no son vistas como alternativas real de movilidad para el 61 por ciento de los encuestados. Los tres principales motivos para el 40 por ciento de los participantes en el informe, son la falta de legislación específica, que crean un problema de uso del espacio público y que dificultan la movilidad.

En cambio, las motos continúan ganando relevancia como alternativa a la nueva movilidad, pues solo un 11 por ciento de los encuestados no tiene en mente adquirir una. Aquellos que sí valoran comprar una motocicleta prefieren una scooter (48 por ciento).

Compra de vehículos

Por otro lado, el informe señala que solo el 29 por ciento de los españoles tiene intención de comprar un vehículo en los próximos doce meses, frente al 43 por ciento que lo tenía claro en 2016. No obstante, el 38 por ciento reconoce no tener decidido qué tipo de coche adquirir, cuando a comienzos de 2018 este porcentaje era del 16 por ciento. De este modo, gana fuerza el renting, que en el último año ha pasado de ser una opción para el 5 por ciento a que un 12 por ciento se decante por este forma de movilidad.

En cuanto al carsharing, el informe revela que ha pasado de ser un servicio utilizado por un 12 por ciento de españoles a un 43 por ciento, casi cuatro veces más en un año.

COMPARTIR: