25 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Montenegro enviará más de 120 toneladas de residuos tóxicos al pueblo onubense como parte de un proyecto de descontaminación de este país europeo

Nerva, una historia que se repite: De famoso pasodoble a vertedero de Europa

Vertedero de Nerva
Vertedero de Nerva
Más de 120 toneladas de residuos tóxicos procedentes de Montenegro llegarán al vertedero de Nerva en las próximas semanas como parte de un plan de descontaminación del medioambiente del país europeo. El vertedero, a tan solo 700 metros del pueblo, lleva siendo objeto de polémicas desde antes de su apertura en 1996.

Bijela, ciudad costera de Montenegro, se convertirá en unos años en un puerto de yates de lujo tras una inversión de más de 33 millones de euros. Toda una muestra de ostentación que, si bien creará puestos de trabajo en la zona, no saldrá gratis a la localidad onubense de Nerva, que recibirá durante estas semanas más de 120 toneladas de residuos tóxicos procedentes del país europeo.

A tan solo 700 metros del pueblo, los habitantes de Nerva conviven con un vertedero de 60 hectáreas al que llegan residuos tóxicos de todas partes del mundo. Inaugurado en 1996, tuvo problemas desde sus inicios con la manifestación silenciosa de más de 1.000 personas para evitar la apertura que José Villalva (alcalde socialista del pueblo por aquel entonces) defendía a capa y espada.

Según cuenta Luis Berraquero, delegado territorial de Greenpeace en Andalucía, a Elcierredigital.com, “este vertedero lleva 25 años de trayectoria de irregularidades, accidentes, incendios…”. En el 2000, se pidió la retirada del certificado Aenor que garantiza la calidad de los procesos industriales debido a la gran cantidad de accidentes del recinto. Once años después, Greenpeace se posicionaba en contra del vertido de 25.000 toneladas de residuos peligrosos procedentes de Italia que fueron depositados en el vertedero sin tratamiento previo. Hoy, la historia se repite. 

Más de 3.000 kilómetros de recorrido tóxico

A través de un vídeo publicado en su canal de youtube, Ecologistas en Acción Andalucía ha denunciado la descarga de más de 5.300 toneladas, con el consecuente polvo tóxico que se mueve dirección Nerva y Riotinto. Según afirma la voz en off de las imágenes, a lo largo de los siguientes días llegarán otras 9.000 toneladas. Algunos de los residuos “parece que están en autocombustión, y aquí nadie se da cuenta”, comenta en el vídeo.

Juan Romero, de Ecologistas en Acción Huelva, amplía estos datos en una conversación con Elcierredigital.com: “el lunes entraron 5.300 toneladas. Esta mañana, 7.500. En el 2019 entraron 40.000 toneladas. Y hasta el 30 de junio tienen que entrar 120.000 toneladas”.

¿De dónde provienen todos esos residuos? De Bijela, una localidad de Montenegro que lleva desde 2019 transportando sus residuos tóxicos. Ya han sido trasladadas 40.000 toneladas y todavía quedarían 120.000 en lo que queda de año. La mayoría, procedentes de la pintura y antioxidantes del casco de barcos, que fueron eliminados mediante las técnicas del chorreado y el granallado (que utiliza abrasivos férricos). El propósito era descontaminar su medioambiente, pero dichos residuos no podían ser tratados en el país por falta de infraestructuras equipadas con los estándares europeos, según indica un documento de la Agencia Europea del Medioambiente.

El buque Muzaffer Bay, encargado de transportar 5.300 toneladas de residuos

Por este motivo, el Gobierno de Montenegro tuvo que sacar a concurso la gestión de residuos. Lo ganó la empresa francesa Valgo, que acabó eligiendo Nerva para depositar los residuos. Una ciudad que se encuentra a más de 3.000 kilómetros de distancia. El motivo es sencillo: es más económico. “Para Valgo, Nerva es el lugar más barato, pero eso no quiere decir que sea en el que mejor se haga. Lo han traído aquí porque es lo que les sale más barato. ¿Y lo más barato qué es? Enterrarlo”, confirma Romero.

Disminución de residuos

La situación actual que está viviendo el pueblo de Nerva contrasta con las declaraciones que José Enrique Borrallo Romero, delegado de desarrollo sostenible de Huelva, dio a Europa Press en 2021. En ellas, afirmaba que "la Ley de Economía Circular y la propia intención de la Junta de Andalucía” apuntaban a “disminuir la entrada de residuos peligrosos a la planta". Sin embargo, en esas mismas declaraciones anunciaba que la Junta no aceptaría “ni una tonelada más de las que incluyen los documentos oficiales”.

Romero, sin embargo, opina que esto no se cumple: “Han pedido ahora los permisos para ampliarlo mínimo hasta 2036 y abrir nuevas oportunidades de negocio”. Dicha ampliación sería una consecuencia de un vertedero que, según afirman ambos representantes de las organizaciones ecologistas, está a su máxima capacidad.

“El presidente de la Junta hoy ha dicho que han cerrado el vaso número uno. El vertedero tiene seis vasos. El uno está colmatado (lleno) y no es de los peligrosos. Van a cerrar un vaso que ya estaba cerrado. Pero de los peligrosos no han dicho absolutamente nada”, afirma Romero sobre los posibles cierres parciales del vertedero.

Manifestación en 1996 en Nerva

El cierre, ¿es la solución?

Aunque la clausura del vertedero es lo que pide el pueblo, tanto Berraquero como Romero opinan que se debe a que ha alcanzado su máximo de capacidad. “Las soluciones de este tipo son siempre difíciles porque mucha gente se queda únicamente con que no quieren eso cerca de su pueblo. Estos residuos hay que gestionarlos, pero según la norma y que el sitio en el que se vayan a depositar cumpla con la normativa”, afirma Berraquero a Elcierredigital.com.

Romero, además, añade que, ante esta problemática, un juez debería “ver si se están cumpliendo los requerimientos. Aquí no se cumple”.

Ante esta coyuntura, la población de Nerva ha convocado una marcha que finalizará en la puerta del vertedero y que tendrá lugar mañana, viernes 4 de febrero. Una vez allí, se leerá un comunicado con el que manifestarán el rechazo a una situación con la que llevan conviviendo más de 25 años.

COMPARTIR: