27 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Este sistema avisará por medio de alertas a las zonas costeras que se encuentren en riesgo e informará de la hora aproximada de la primera gran ola

El Consejo de Ministros aprueba un plan para prevenir maremotos, lo que confirma el miedo al cambio climático

Tsunami en las costas de Japón producido por un maremoto.
Tsunami en las costas de Japón producido por un maremoto.
Pese a que los maremotos no ocurren con frecuencia en el territorio de nuestro país, España cuenta desde hace unos días con un nuevo plan contra estos desastres naturales, una decisión que confirmaría el miedo a los efectos del cambio climático. Esta estrategia se basa en la estimación de la elevación máxima de las aguas y del tiempo de llegada a zonas costeras para alertar a las autoridades y que estas tomen las medidas necesarias para lograr que ningún ciudadano resulte herido.

Los desastres naturales son la causa de miles de muertes en todo el mundo a lo largo de cada año. Terremotos, inundaciones, deslizamientos de tierra o tsunamis son algunos ejemplos de estos fenómenos que permiten comprender la debilidad del ser humano con respecto a la naturaleza pese a los avances tecnológicos que se usan para combatirla.

Según el Ministerio del Interior, los fenómenos naturales que más vidas se cobran en nuestro país son las inundaciones, seguidas de los temporales marítimos y de las olas de calor, que ocupan el tercer lugar en la lista. Pese a que estos desastres pueden ocurrir, España no es un país que sufra en exceso la ira de la naturaleza ya que, según fuentes consultadas, el fenómeno que ocupa el primer puesto de la lista, las inundaciones, “tan solo” provocó 342 muertes entre 1995 y 2017.

Gran inundación en el territorio español.

Aunque puede parecer que nuestro país está a salvo de estos problemas, es necesario contar con unas medidas de prevención adecuadas que permitan salvar el mayor número de vidas posible si alguna catástrofe de gravedad sucediera. En este contexto, el Consejo de Ministros ha aprobado en el mes de mayo el Plan Estatal de Protección Civil ante el Riesgo de Maremotos. Este nuevo plan tiene como objetivo informar a las autoridades, de la manera más rápida y precisa, de la potencial llegada de un maremoto que afecte a las costas españolas.

Los maremotos son movimientos sísmicos, cuyo epicentro se sitúa en el fondo del mar, que provocan una agitación violenta de las aguas que puede dar lugar a inundaciones en las costas próximas, por grandes olas o tsunamis. Pese a que estos movimientos sísmicos suelen ser producidos por terremotos, también pueden deberse a erupciones volcánicas o deslizamientos submarinos o de zonas de litoral. Estas causas son tan difíciles de detectar que no son contempladas en el plan recientemente aprobado.

El protocolo aprobado por el gabinete de Pedro Sánchez utilizará las herramientas con las que cuenta la Red Sísmica Nacional para determinar la posible generación de un maremoto, evaluará el modo en el que este afectará a las costas españolas y distribuirá la información necesaria a las autoridades en forma de mensajes. Estos mensajes pueden ser mensajes de información, cuando la altura de las olas no supone riesgo de maremoto; mensajes de aviso o alerta, cuando existe un riesgo de maremoto moderado o grande; y mensajes de cancelación, cuando se cancela un mensaje de aviso o alerta anterior.

Los avisos o alertas que se envían a cada zona costera están a su vez divididos en niveles de riesgo. La alerta verde se aplicará cuando no exista riesgo de maremoto o se prevea que este será muy suave, la alerta amarilla se enviará si la altura de la ola es moderada pero no hay riesgo de inundación, y la alerta roja será enviada si el maremoto puede provocar una inundación en la costa.

Ejemplo de uno de los avisos.

Todos los mensajee enviados tendrán un encabezado y un cuerpo en el que se detalla su contenido. En el encabezado se precisará, entre otras cosas, la fecha de origen del terremoto, la magnitud de este y la zona geográfica del epicentro. En cuanto al cuerpo del mensaje, variará según el tipo. En el caso de que se trate de un aviso o alerta, un mapa de España dividido en 37 tramos de costa, coloreados según su nivel de alerta, formará parte del cuerpo del mensaje. A este mapa, acompañará un listado en el que se especifica la hora estimada de llegada de la primera ola a cada tramo.

Con la aprobación de este nuevo plan, España quiere asegurar su completa preparación ante este fenómeno, del que cabe recordar que es uno de los causantes de las inundaciones, el desastre natural que más vidas se cobra en nuestro país.

COMPARTIR: