23 de junio de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Deshumidificadores -¿Son tan efectivos como te cuentan?

Una de las consecuencias de la situación actual que vivimos es ser mucho más conscientes de como el ambiente influye en nuestra salud. El cuidado por la calidad del aire es, desde luego, una de ellas. Un ambiente ventilado ayuda de forma muy importante a disminuir la proliferación de virus, pero en el que entra en juego otro aspecto fundamental tener el nivel de humedad adecuado.

La calidad en espacios cerrados, en las que combinamos ambientes poco ventilados (esencialmente en invierno) y otros elementos que afectan a la calidad del aire, como es la humedad excesiva, que convierte en un ambiente hostil para nuestra salud. Por ello, contar con elementos como algunos de los mejores deshumidificadores son fundamentales para mantener una calidad del aire de calidad, haciendo un correcto uso y combinándolos con otras medidas.

Pero siempre, eligiendo aquellos efectivos, que más allá de marcas cubran el objetivo que buscamos y que es tan importante, crear un ambiente con un equilibrio de humedad que beneficie nuestra salud.

La efectividad de los deshumidificadores

Los ambientes húmedos y los secos, que en muchos casos dominan de forma natural buena parte de nuestra geografía anterior, se incrementan por muchas de nuestras prácticas diarias.

El deshumidificador busca precisamente eso, crear un ambiente adecuado, con un nivel neutro de humedad que no nos cause ni daño para la salud, y tampoco interfiera en nuestro día a día, como dilatando el secado de la ropa.

Así, por ejemplo, si un ambiente seco no solo causas pequeños problemas para la salud, aunque molestos, como irritación en las mucosas (ojos, nariz), también aumenta de forma considerable la posibilidad de transmisión de todo tipo de virus, de forma exponencial, un ambiente excesivamente húmedo es también causa de asma, dolores e incluso enfermedades pulmonares. Esto es así porque la presencia de humedades propicia la aparición de microorganismos y bacterias.

¿Cómo luchar contra estas? Pues con un ambiente equilibrado como el que logra un deshumidificador, que no elimina toda la humedad, sino que la reduce hasta un estado en el que las micropartículas, incluidas las bacterias y los virus, ni crezcan tanto, pero tampoco se transmitan tan fácilmente, funcionando esa humedad justa y necesaria como obstáculo a su difusión, dificultando los contagios. Esto es válido para todo tipo de infecciones, pero también para otros organismos como son los ácaros, causantes de muchas alergías. Y este ambiente equilibrado solo lo puedes lograr a través de los mejores deshumidificadores.

Pero no es el único efecto para las dolencias respiratorias. Un ambiente equilibrado también facilita la respiración, disminuye la congestión y con ello mejora el descanso.

Ambientes limpios y ventilados

Para conseguirlo hay que combinar el uso de los deshumidificadores con medidas de limpieza y ventilación. Así, por ejemplo, la eliminación del polvo es fundamental usar un trapo húmedo que se lleve el polvo y que no lo mueva a otras partes como lo hacen otros sistemas de limpieza como plumeros.

Esta higiene es importante trasladar a la limpieza de los tejidos, donde residen los ácaros. Para ello, se aconseja lavar con asiduidad fundas y ropa de cama, con una periodicidad de cada 4-5 días para que se mantenga lo suficientemente limpio, también evitar las alfombras que suelen ser un nido de ácaros y sustituir ciertos tejidos naturales por otro sintéticos o de látex (como colchones o almohadas) que eviten que proliferen.

Igualmente es fundamental mantener la vivienda ventilada. La renovación de aire se debe hacer fundamentalmente por las mañanas, sustituyendo el aire más argado de la noche y generalmente cuando aún no se ha puesto en funcionamiento la calefacción. A lo largo del día habrá que repetir esta acción, aunque sea en periodos más cortos, procurando una circulación del aire adecuada, especialmente si hay mucha gente en la casa.

 

 

 

COMPARTIR: