23 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Las asociaciones animalistas consideran que la principal causa de esta tragedia es el agua procedente de los cultivos del Campo de Cartagena

La muerte de miles de peces en el Mar Menor recuerda los peores desastres ecológicos de España

Peces muertos en el Mar Menor.
Peces muertos en el Mar Menor.
La gran cantidad de seres vivos que aparecen muertos diariamente en las costas de Murcia ha provocado la indignación de numerosas asociaciones animalistas. Desgraciadamente, no es la primera vez que un desastre ecológico de estas características tiene lugar en nuestro país, catástrofes como el vertido de petróleo provocado por el busque Prestige o el desastre de Aznalcóllar continúan muy vivos en la memoria de los españoles.

Desde hace unos días, numerosas asociaciones animalistas están denunciando la dramática situación que vive el Mar Menor, donde aparecen a diario miles de animales marinos muertos, especialmente en la playa de Los Alemanes y de Cavanna y en las calas del Pino y del Sujeto.

Según los investigadores del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) y de la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE), la razón principal de estas muertes es la anoxia, un fenómeno producido por la pérdida de oxígeno del agua y que provoca que los peces no puedan respirar. Sin embargo, la Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente descarta que se deba a este fenómeno aunque hasta el momento no han encontrado la causa de este desastre ecológico.

La afirmación de la consejería ha provocado la reacción de estas asociaciones que insisten en la anoxia como causa, entre ellas, la de WWF que asegura que no se ha realizado una investigación adecuada del caso al no tener en cuenta la considerable cantidad de agua de drenaje de los cultivos intensivos del Campo de Cartagena. Estas aguas, que proceden de la agricultura, cuentan con un exceso de nutrientes que, al llegar al mar, provocan que las plantas submarinas crezcan en exceso consumiendo una gran cantidad oxígeno que deja de estar disponible para la fauna marina.

Peces muertos a por la falta de oxígeno en el agua.

Estos desastres ecológicos nos hacen recordar a otros vividos en nuestro país y que fueron la causa de la muerte de millones de seres vivos, alcanzando una elevada repercusión tanto en España como en el panorama internacional.

El desastre de Aznalcóllar

El 25 de abril de 1998 se produjo la ruptura del dique de contención de la balsa que acumulaba los vertidos residuales de las minas de Aznalcóllar. Este hecho provocó que más de 5 millones de metros cúbicos de agua contaminada discurrieran hacia el cauce del río Guadiamar, que se desbordó. En pocos minutos, una espesa capa de lodo negro cubrió los cultivos y las zonas cercanas, que se contaminaron por culpa de materiales como el arsénico, el plomo o el mercurio.

Peces muertos debido al desastre de Aznalcóllar.

Los vertidos producidos por la ruptura del dique afectaron a unas 4.600 hectáreas de terreno, entre ellas, el Parque Nacional del Coto de Doñana que, aunque no sufrió las consecuencias del lodo contaminado, sí las del agua que desembocó en la zona del Guadalquivir que pasa por su territorio. Según Ecologistas en Acción, se retiraron 7 millones de metros cúbicos de lodo y 30 toneladas de animales muertos, además, los acuíferos se vieron altamente contaminados y se batió el récord mundial de concentración de metales pesados en aves acuáticas. Este accidente se consideró uno de los mayores desastres medioambientales de Europa.

El Vertido del Prestige

En el año 2002, un buque petrolero que se encontraba a pocos kilómetros de Fisterra lanzó una llamada de auxilio que fue atendida por los miembros de Salvamento Marítimo. Como consecuencia de los daños sufridos por un gran temporal, el barco se encontraba prácticamente a la deriva, por lo que el Gobierno decidió que debía ser remolcado lejos de las costas de nuestro país para evitar cualquier problema.

Voluntarios retirando chapapote en las costas.

Tan solo seis días después de que las maniobras comenzaran, el buque se partió en dos y expulsó al mar 63.000 toneladas de petróleo que llegaron a 1.137 playas repartidas entre España, Francia y Portugal, y provocaron la muerte de millones de seres vivos. La comunidad que más sufrió esta dura situación fue Galicia, sus costas estuvieron cubiertas de chapapote durante varios meses aunque, gracias a la colaboración de miles de voluntarios de nuestro país, se logró recuperar el ecosistema marino.

La tragedia de Biescas cumple 25 años

En 7 de agosto de 1996, una fuerte tormenta provocó la mayor catástrofe natural de nuestro país de los últimos años. Debido a la gran cantidad de agua que cayó en el Pirineo aragonés, el Torrente de Arás experimentó una crecida extraordinaria que arrasó completamente el camping de Las Nieves, un lugar en el que se encontraban 600 personas disfrutando del verano.

Camping arrasado tras la riada.

Debido a la magnitud de la desgracia, localizar a las victimas resultó una tarea larga y complicada, hasta el punto de que la última persona fallecida fue encontrada casi un año después y cerró la lista de 87 muertos a causa de esta tragedia. La parte más dolorosa del hecho fue conocer que existía una informe técnico que advertía del riesgo que suponía construir un camping en esa localización. Haber tenido en cuenta el informe hubiera evitado el desastre

COMPARTIR: