23 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Conocida como el 'arca de Noé' vegetal, la infraestructura situada en el Ártico alberga millones de semillas y bancos de genes de todo el mundo

La Bóveda del fin del mundo: Un refugio apocalíptico para salvar a la humanidad

Instalaciones del  Banco Mundial de Semillas, en Svalbard (Noruega).
Instalaciones del Banco Mundial de Semillas, en Svalbard (Noruega).
Con el objetivo de que toda la diversidad alimentaria del planeta pueda conservarse para siempre, se creó un depósito de semillas llamado la 'Bóveda del fin del mundo'. En su interior, alberga una enorme reserva con 1.125.000 muestras de semillas de 5.500 especies y 89 bancos de genes y cuenta, además, con una gran diversidad vegetal de origen nacional. Por otro lado, este ‘bunker’ también es un centro de investigación científica.

Esta edificación, denominada 'El arca de la biodiversidad’ o ‘La bóveda del fin del mundo”, se encuentra situada en el Ártico, en el archipiélago de Svalbard. Se trata de una construcción que almacena una copia de todas las semillas y plantas comestibles del mundo, reservadas para un futuro hipotético desastre global.

En su interior, se encuentra la diversidad agrícola a nivel global con el objeto de salvaguardar a la humanidad –a través del cultivo del planeta– de posibles hambrunas post-apocalípticas. 

Diseñado por un grupo de científicos, la instalación subterránea se encuentra en mitad de una montaña entre Noruega y el Polo Norte y contiene un total de 1.125.000 muestras de semillas, con 5.500 especies y 89 bancos de genes -es decir, aproximadamente unos 30.000 años de agricultura-, con la idea de proteger la diversidad vegetal de la tierra, y aprovisionar del material genético de diferentes semillas congeladas. 

Por otro lado, todas las muestras guardadas en el depósito son  recientes, con el fin de que su usabilidad perdure el mayor tiempo posible, ya que el ciclo de duración del depósito se estima que es de 10 años renovables.

La infraestructura se sitúa estratégicamente en el punto de menor actividad sísmica del planeta, donde se mantienen unas temperaturas inferiores a los 18 grados bajo cero que garantizan su pervivencia sin tener que recurrir a la electricidad.

Noruega, la ubicación más segura para la edificación de este albergue de semillas

“El arca de Noé vegetal” está construida a 130 metros de altitud para garantizar que el suelo esté seco en caso de que aumente el nivel del mar con el derretimiento de los polos. 

El soporte está diseñado para resistir a los impactos en caso de desastres naturales, como actividad volcánica o terremotos, y la capa del subsuelo congelada bajo la que está construida, el permafrost, protegerá a este ‘bunker’ de fallos eléctricos manteniendo constante una temperatura que proporciona la durabilidad de las semillas del depósito. 

Es un sistema que pretende procurar la prosperidad de la humanidad en caso de que se de una catástrofe natural o devastaciones provocadas por el ser humano que generen un desastre irremediable para el hombre.

Bóveda Global de Semillas de Svalbard, Noruega.

Lo que le diferencia a este depósito del resto de instalaciones que poseen bancos de semillas con acumulación de diversidad biocultural, es que este Banco Mundial de Semillas es la única edificación a prueba de desastres naturales o guerras llevada a cabo con una gestión eficiente. Noruega invirtió 8,3 millones de euros en la infraestructura y su administración está principalmente gestionada por el Ministerio de Agricultura y Alimentación del país.

Por otro lado, más de mil semillas españolas alberga esta colección vegetal del Banco Mundial de Semillas de Svalbard. Científicos del Centro de Recursos Fitogenéticos de INIA-CSIC, han seleccionado diferentes ejemplares de trigo, tomates, arroz y patatas, entre otros muchos.

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas califica a España de "país de gran riqueza en biodiversidad al ser puente entre Europa, Iberoamérica y África", por ello se resalta la importancia de la variedad genética que incorporará el producto nacional en esta reserva de la biodiversidad.

COMPARTIR: