19 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La presentadora triunfa actualmente todos los fines de semana en Telemadrid con el programa de crónica social "De todo corazón"

Sonia Ferrer, presentadora de televisión: "Isabel Preysler es el personaje más fascinante del corazón, por lo perfecta que es"

La presentadora Sonia Ferrer
La presentadora Sonia Ferrer
Sonia Ferrer (Barcelona, 1977) tiene una larga trayectoria en televisión. Aunque empezó como actriz y llegó a trabajar al lado de figuras como Maribel Verdú o Lina Morgan, ha sido su papel de presentadora el que le ha dado un hueco en nuestras pantallas. Lleva 18 años presentando programas de corazón. Actualmente, está al frente de "De todo corazón" en Telemadrid todos los fines de semana

Es de esas personas que transmiten empatía desde el primer momento, cuando habla desde la pantalla parece que se va a sentar contigo en el sofá a comentar la jugada. La naturalidad es su mejor arma. Podría narrar un ataque de ovnis y te lo creerías sin dudar.

Tus inicios fueron con una serie en Cataluña, “Happy House”, ¿Cómo llegaste ahí?

Fue una serie de casualidades. Yo no pretendía ni trabajar en la tele ni como actriz. Estaba estudiando y compartía piso y para pagar el alquiler hacía trabajos como modelo, campañas y esas cosas… Me llamaron para el casting y recuerdo que acudí y les dije: “oye decid a los de la agencia que he venido, pero no me hagáis el casting”. Yo creo que eso les hizo tanta gracia, que no tuviese ambición, que me convencieron y me cogieron. Fue, como casi todo lo que me ha ocurrido, por casualidad. De hecho, estando en esta serie me avisaron de que la revista “Cosmopolitan” iba a crear un canal y decían que yo, que era muy echada para delante, podía dar el perfil como presentadora. A mí me parecía alucinante, pero, aún así, lo hice por no quedar mal con los que me daban trabajo.

¿Y cómo das el salto a la televisión nacional en “Gente”?

Tras grabar 50 programas para el magacine de “Cosmopolitan”, hicimos el parón de verano y dábamos por hecho que íbamos a volver. Me llamaron para TVE y allí me planté. El casting era surrealista. Estuve un mes haciendo el programa. Al principio con más gente y luego me quedé yo sola. Me parecía que estaba en un programa de cámaras ocultas. No entendía para qué me grababan todos los días haciendo el mismo programa que luego repetía Jose Toledo en directo. Un jueves la directora, Alicia Santaolaya, me dijo: “Empiezas el lunes”. Yo no reaccioné porque lo daba por hecho.

Desde entonces, hastaa hora que presentas en Telemadrid “De todo corazón”, se te vincula a los programas rosas. ¿Te gusta este género?

Me siento cómoda porque es un tema con el que estoy familiarizada. “Gente” era el programa más rentable de TVE. Teníamos una media anual del 30% de share. Durante ocho años me colaba en el salón de las personas para darles las noticias del corazón y es lógico que me vinculen con eso. No me molesta. Además, el tratamiento era muy amable y puramente informativo.

¿Qué noticia recuerdas de manera especial?

Muchas. La que más no tiene nada que ver con el corazón. Compartía plató con Pepa Bueno que hacía los sucesos y recuerdo el especial dedicado al 11-M. En plató pedimos que nos quitaran las imágenes porque no podíamos seguir presentando viéndolas. Para seguir adelante teníamos que dejar de pensar. Aunque he de decir que de por sí soy empática y me cuesta poner distancia con las cosas que cuento.

Hubo un momento, al final de la era Aznar, en que se dio la orden de que se dejara de hablar de la Casa Real en los programas de corazón de la televisión pública. ¿Cómo viviste ese momento?

No recuerdo con qué gobierno fue, pero sí es cierto que paulatinamente sus noticias empezaron a ser tratadas por informativos. No sé a qué se debió porque cuando tratábamos el tema lo hacíamos con respeto. No sé si fue una sugerencia o una orden.

Sonia Ferrer en el programa "Gente" / TVE

De todas formas, el trato de los medios hacia la Casa Real ha cambiado mucho

Estamos un contexto más libre. Eso está claro. Ha cambiado la prensa del corazón y ha cambiado la forma de tratar a la Casa Real, claro. También algunas acciones que han protagonizado lo ha propiciado. En mi actual programa “De todo corazón” lo hacemos sin ninguna censura, pero con respeto.

Después de 18 años haciendo corazón ¿Qué personaje recuerdas especialmente?

Isabel Preysler es increíble. Me cuesta mucho entender a la gente que siempre es perfecta. Me fascina mucho ese control que tiene de ella. Se expone lo justo porque no lo necesita. La gente que la conoce dice que es más divertida de lo que parece. Y luego también, claro, Carmina Ordóñez que era “la reina de corazones”, bellísima. No fue fácil tener que contar su muerte. Fue un impacto.

Pensé que me citarías a Isabel Pantoja

Mira, también me impactó tener que contar su entrada en la cárcel. En “Gente” seguimos toda su historia desde que empezó a salir con Julián Muñoz.

¿Cómo la ves ahora que está tan apartada?

La veo como a tantas madres luchando con sus hijos postadolescentes. Siempre ha sido muy poco dada a salir de todas formas. Creo que poquito a poco, gracias a sus nietos, se va abriendo más. Hace poco la vimos llevando al nieto al cole y eso en ella es una novedad. Creo que haber estado en prisión ha sido una experiencia muy dramática y traumática. No soy quien para juzgar cómo alguien administra esa situación. Es una gran artista y seguro que tarde o temprano vuelve a subirse a un escenario de la forma que ella merece.

 

"Las buenas audiencias ya no sirven para mantener un programa. A veces se retiran sin motivo" 

 

En tu caso se da una dicotomía, eres presentadora de corazón y, a veces, también protagonista de estas noticias. ¿Cómo se lleva eso?

Cuando rascan más de lo debido en tu intimidad no se lleva bien. Yo siempre he sentido el cariño de la gente. Ser protagonista de la prensa lo he llevado lo mejor que he podido. Lo asumo como un peaje a pagar.

Con su gran amiga Paloma Gómez Borrero / Instagram

En tu carrera también destaca tu experiencia como presentadora del reality “Campamento de verano” (Telecinco, 2013). ¿Volverías a presentar un formato así?

Sí. Lo pasé muy bien, aunque con mucho frío. Hay muchos formatos diferentes que me gustaría hacer. Aunque, ahora estoy en un momento muy dulce. Me siento una privilegiada con mi equipo y con los resultados de audiencia.

Es que has llegado a una Telemadrid en plena renovación

Está en un momento fantástico. Hay una directiva volcada en hacer crecer la cadena. El cambio que ha pegado en un año es brutal. No solo respecto a la audiencia sino a calidad y variedad de la oferta.

Hablando de televisiones públicas, es inevitable hablar del cierre de “Amigas y conocidas” a pesar del éxito de audiencia que tenía. ¿Cómo lo has vivido?

No nos los esperábamos. No nos sentó muy bien, claro. Habíamos encontrado un formato donde estábamos muy agusto todas, lideradas por Inés Ballester. Eso sí, seguimos siendo amigas. Claro que, también echo de menos los debates. Cuando veo las noticias pienso “esto habría sido un puntazo en el programa”. A pesar de todo, lo que no hacemos en un plató lo hacemos en una comida y en una buena sobremesa. Era un buen momento para mantener una tertulia solo de mueres. Pero la tele es así. Y no solo te afectan las audiencias. A veces te quitan por motivos que no entiendes. Hay ocasiones en que las audiencias buenas no garantizan que mantengan un programa. Quizá algún día volvamos. Ojalá se recupere el formato en cualquier cadena. Creo que funcionaria bien. Me quedo con el privilegio que ha supuesto conocer a mujeres muy importantes de este país. Lo que sí creo que tendrá una segunda parte es su edición nocturna, “Lazos de sangre”.

Si hablamos de “Amigas y conocidas”, te tengo que preguntar por Paloma Gómez-Borrero

Paloma tenía anécdotas para todo. Era increíble la energía que tenía. Yo creo que su día tenía más horas que el mío. Siempre estaba ahí para darte un buen consejo o para lo que sea. Te hacía sentir que eras para ella la persona más importante. Siempre estaba pendiente de ti. Era una mujer con una mente muy abierta, más que algunos chicos de 20 años. Fue pionera en muchas cosas.

En plató de "De todo corazón" / Telemadrid

¿Cómo te ves en el futuro próximo?

No se me da bien hacer de adivina. Suelo ser prudente para estas cosas. Estoy muy cómoda en “De todo corazón”, pero nunca se sabe. Me gustaría hacer cosas como actriz. Recuerdo con cariño la etapa que hice teatro, pero al tener una hija te cambian las prioridades. Pero ya te digo que soy mala haciendo predicciones. De momento digo eso de “Virgencita que me quede como estoy”.

COMPARTIR: