16 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Su presidente Joseph Oughourlian todavía no ha decidido relevar al recientemente fallecido Miguel Barroso en el Consejo de Administración

El Grupo Prisa pide otra vez dinero a sus accionistas ante su deuda de más de 800 millones

/ Joseph Oughourlian.
La subida de tipos está ahogando al Grupo Prisa, que esta semana ha vuelto a pasar 'la gorra' a sus accionistas al acordar emitir obligaciones subordinadas necesariamente convertibles en acciones de nueva emisión por un importe de unos 100 millones de euros. La editora mediática presidida por Joseph Oughourlian, por ahora, no mueve ficha en su cúpula tras la muerte de su hasta ahora consejero Miguel Barroso.

Las subidas de tipos están asfixiando al Grupo Prisa, que pretende recortar la deuda superior a 800 millones de euros que sufre gracias al pulmón de sus accionistas.

Y es que su Consejo decidió esta semana por unanimidad la puesta en marcha de la emisión de obligaciones subordinadas necesariamente convertibles en acciones de nueva emisión por un importe de unos 100 millones de euros, según ha informado la compañía a través de un comunicado a la Comisión Nacional de los Mercados de Valores (CNMV). 

Esta decisión aplacó los rumores que barruntaban que el presidente del grupo, Joseph Oughourlian, iba a impulsar el relevo en el Consejo del recientemente fallecido Miguel Barroso, cuyo puesto podría ir a parar a su amigo José Miguel Contreras

Jugada económica

El grupo asegura que "ha adoptado la decisión tras analizar distintas alternativas para continuar reduciendo la deuda financiera y los costes financieros". "La oferta tendrá derecho de suscripción preferente para los accionistas de la sociedad", añaden.

"Esta operación cuenta con el apoyo decidido de una parte relevante de los accionistas de la compañía, que están comprometidos con el crecimiento del negocio", subrayan. Prisa dice que el objetivo de la operación es "la obtención de fondos para impulsar el crecimiento de los negocios y cancelar de forma anticipada el tramo junior de deuda financiera referenciada a euríbor+8 por ciento". 

Pero fuentes de la compañía explican a Elcierredigital.com que la deuda es la única motivación real de este movimiento.

Golpe contra Oughourlian

El último artículo dominical de Jesús Cacho en Voz Pópuli ha golpeado la línea de flotación de Oughourlian, que se habría convertido en primer accionista de Prisa tras ser la cara visible de una operación impulsada por César Alierta con ayuda de Isidre Fainé y Emilio Botín para hacerse con el 25% de Prisa.

El actual presidente de Prisa sería íntimo de un personaje dibujado por Cacho: "Había que poner cara y ojos a la propiedad, en todo o en parte, de ese paquete, no dar pie al misterio ni tres cuartos al pregonero. Y es entonces cuando aparece en la escena española un personaje singular. César (Alierta) era íntimo amigo de Bergé Setrakian, un abogado libanés de ascendencia armenia nacido en Beirut en 1949, que ha desarrollado su carrera profesional en Nueva York como especialista en derecho societario y como socio de la firma legal DLA Piper LLP". 

Buenos números de podcast

El grupo también es noticia porque los podcast de Prisa Audio han sumado en 2023 un balance de 616 millones de descargas y 1.053 millones de horas de escucha, lo que supone un crecimiento anual del 12% y el 9,7% con respecto al año anterior.

Cadena SER. 

María Jesús Espinosa de los Monteros, directora general de Prisa Audio, afirma que "en los dos próximos años consolidaremos la industria cultural del audio a nivel europeo, no sólo con la creación de estos 24 podcasts de investigación periodística en cinco idiomas, sino también con la elaboración del 'Libro blanco del podcast europeo' para abordar las ventajas y desafíos de la industria en Europa y con la creación de la primera asociación europea de profesionales de audio". 

A pesar de estos números, el primer accionista de Prisa parece buscar su negocio a través de otras empresas controladas por el Gobierno

Oughourlian y el Gobierno

Hace tres años Joseph Oughourlian intentó desprenderse de la etiqueta de empresario gubernamental y regaló un titular a El País sobre sus operaciones en el Grupo Prisa: "No he invertido 300 millones para poder hacer favores al Gobierno". 

El paso del tiempo ha demostrado lo contrario: Pedro Sánchez estaba falto de apoyos entre el establishment económico español y tuvo que buscarse al jefe de un fondo buitre, Amber Capital, que puso Prisa a los pies del PSOE. 

Los nuevos métodos de la compañía parecían encauzar la situación económica de Prisa mediante digitalización y recortes, pero los 36,7 millones que el multimedia perdió hasta septiembre de 2023 son síntoma de que si Oughourlian quiere amortizar los 300 millones invertidos, en realidad 400, deberá buscarse otros abrevaderos.

Oughourlian, al menos, ha visto que con la mano izquierda pierde dinero, Prisa, pero con la derecha no deja de ganarlo: hace poco más de un año desembolsó 120 millones en Indra y esas acciones rondan una valoración de 160 mientras tanto ya tiene más de 4 millones de euros de dividendos en su bolsillo. Eso sí que es un negocio y no editar medios progubernamentales.

Buen momento para Indra gracias al Ministerio de Defensa

Indra registró un beneficio neto hasta septiembre de 146 millones de euros, lo que supone un 22% más que en el mismo periodo del año anterior. Propulsando estos beneficios se encuentra el área de Defensa de la compañía, que ha disparado un 39% sus ingresos gracias a La Moncloa. 

El presidente de Indra, Marc Murtra, ha mostrado su alegría: "Somos conscientes y hemos interiorizado los cambios disruptivos que se avecinan en el ámbito de la tecnología y nos estamos preparando para afrontar esta nueva era. Ya estamos haciendo cambios clave y apostando por un enfoque estratégico en segmentos de mayor valor y crecimiento".

COMPARTIR: