23 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El economista trabajó en La Moncloa con Zapatero y desde hace una década forma parte de la cúpula del Real Madrid de Florentino Pérez

Carlos Ocaña, señalado como 'el negro' de la tesis de Pedro Sánchez, ficha por el Grupo Prisa

/ Carlos Ocaña
Carlos Ocaña, 'Cocana', ha vuelto a saltar a la primera plana tras su fichaje por el Grupo Prisa. El economista, que trabajó a la sombra de Miguel Sebastián en La Moncloa con los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero, forma parte de la cúpula del Real Madrid desde 2012 y ahora se incorpora al Comité de Transformación Digital del editor de la SER y El País.

El Grupo Prisa prosigue por su apuesta por acercarse a La Moncloa bajo la presidencia de Joseph Oughourlian y la tutela del 'sanchista' Miguel Barroso. El editor de la Cadena SER y El País acaba de fichar a otro amigo íntimo de Pedro Sánchez, Carlos Ocaña 'Cocana'.

Este economista se ha sumado al Comité de Transformación Digital de Prisa a pesar de que este órgano podría ser suprimido en los próximos meses. Fuentes cercanas al holding aseguran que podría ser el primer paso antes de que Ocaña ocupe cargos de mayor relevancia dentro del multimedia.

Ocaña y Sánchez, unidos por un libro

En noviembre de 2012 Pedro Sánchez sobrevivía en política con dificultades tras haber perdido el escaño el año anterior. El hoy presidente del Gobierno se fogueó en tertulias y quiso aprovechar ese paréntesis vital para doctorarse en la Universidad Camilo José Cela con una tesis que llevaba por título 'Innovaciones de la diplomacia económica española: análisis del sector público'.

Su trabajo académico, premiado con un cum laude, se convirtió unos meses después en un libro que Sánchez firmó junto Carlos Ocaña, al que varios medios acusaron de haber ejercido de 'negro' para su amigo. La tesis doctoral  de Sánchez no está en la Base de Datos de Tesis Doctorales (TESEO). Lo único que aparece es la ficha de su memoria. El documento está guardado en la biblioteca de la Universidad Camilo José Cela en Villafranca. 

La tesis contenía párrafos fusilados de textos procedentes del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio (como, por ejemplo, el informe 'Metodología de la Secretaría de Turismo y Comercio para la selección de mercados prioritarios').

Algunos de estos textos habían contado con la pluma de Ocaña, que conoció a Sánchez en la redacción del programa económico del PSOE para las generales de 2004 y del que se haría amigo en los años en los que 'Cocana' ejerció entre 2008 y 2011 de jefe de Gabinete de Miguel Sebastián en el Ministerio de Industria y al que Sánchez se acercaba, según fuentes internas, para pedir argumentarios sobre los temas de energía que él defendía en el Congreso.

En la legislatura anterior, a partir de 2004, Ocaña trabajó en la Oficina Económica del Presidente del Gobierno, también con Miguel Sebastián como jefe, y posteriormente en Paradores. Sánchez, en los cuatro primeros años de Zapatero, rechazó integrarse en este área ubicada en La Moncloa para mantenerse como fontanero del PSOE bajo las órdenes de 'Pepiño' Blanco, que le guardó un asiento en el Congreso en 2008.

La derrota de Alfredo Pérez Rubalcaba en noviembre de 2011 dejó 'sin boinas' tanto a Sánchez como a Ocaña, quien inmediatamente después fue fichado por el Real Madrid para integrarse en el Comité Ejecutivo, Económico, Compras y Dirección del club. El economista lleva una década trabajando para el club blanco y es uno de los seis miembros del exclusivo Comité Ejecutivo del club que controla con mano férrea el presidente de ACS.

Florentino Pérez no se libró de los diretes cuando firmó para el Real Madrid a Ocaña, donde algunos quisieron ver una curiosa puerta giratoria ya que ACS fue, durante el segundo Gobierno de Zapatero, uno de los entusiastas defensores de la normativa sobre energía termosolar, impulsada por Miguel Sebastián y supervisada por 'Cocana'.

Prisa y Ocaña

Resulta llamativo el fichaje de Ocaña con Prisa ya que algunas voces acusaron al grupo de haber tenido el scoop sobre la tesis de Sánchez. El periodista Alberto Lardiés cuenta en el libro 'La Democracia Borbónica' que El País tenía la exclusiva en septiembre de 2018 aunque otros medios se le adelantaron.

Dice Lardiés que "tres periodistas de El País estaban emocionados. Habían encontrado una exclusiva de esas que pueden marcar época, una información que hace tambalearse a un gobierno (…) Presos de ese sentimiento especial, entre regodeo y orgullo, alegría y nerviosismo, que siente un periodista cuando descubre una información de tal calibre, los informadores trasladaron el hallazgo a sus superiores".

Tesis doctoral de Pedro Sánchez. 

"Desde El País telefonearon al secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver, ex presentador de Noticias Cuatro, llegado al cargo por decisión de Sánchez, curtido en mil batallas, para hacerle saber que el periódico de Prisa tenía esa información, pensaba publicarla y quería la versión de Moncloa", añaden.

El periodista navarro asegura que "la reacción gubernamental no se hizo esperar. Lo primero fue concertar una reunión entre el propio Oliver y personas de El País para abordar el asunto que podía acabar con Sánchez. El encuentro se produjo al día siguiente en el Hotel Ilunión Alcalá Norte, sito a dos minutos andando de la mítica sede de la redacción de El País, ubicada en la calle Miguel Yuste, número 40. Hasta allí se desplazaron, por parte del Gobierno, el propio Oliver y varios colaboradores de la secretaría de Estado".

Lardiés dice que "por parte del periódico asistieron dos de los tres periodistas que habían encontrado el plagio de Sánchez y Ocaña en su libro. La conversación se antojaba tensa porque sobre la mesa estaba una información que podría tumbar al presidente del Gobierno. Tenía ese material inflamable precisamente el periódico que un año antes era el gran enemigo de Sánchez y que, sin embargo, tras su llegada a La Moncloa había virado en su línea editorial. Acabada la reunión, lo segundo que hizo el Gobierno fue pedir tiempo para contestar. Una respuesta que se demoró más de 24 horas".

Lo suficiente para perder bocado con una información que fue desvelada por ABC y que no tuvo ningún recorrido judicial porque el Tribunal Supremo archivó una querella de Vox contra Sánchez. Al menos El País sí estuvo rápido para destapar que el libro contenía párrafos copiados de la conferencia que el diplomático Manuel Cacho pronunció en la Universidad Camilo José Cela. Sánchez y Ocaña, en ese caso, aseguraron que este asunto fue "un error voluntario" que prometían "subsanar en el más breve plazo de tiempo"

COMPARTIR: