24 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Los millenials y los centenials toman el control en la política de medios de "La Roja"

Analizamos el papel de la ex jefa de gabinete de Cristina Cifuentes, Marisa González, en el cambio comunicativo de la Federación de Fútbol de Luis Rubiales

Marisa González con Cristina Cifuentes
Marisa González con Cristina Cifuentes / Efe
Probablemente los más futboleros del lugar podrán discutir sobre el devenir de Luis Rubiales en la presidencia de la Federación Española de Fútbol después del proceso electoral de la primavera pasada. Pero más allá de la nueva de la forma de gestionar el máximo ente del balompié nacional, de los asuntos económicos o de decisiones que tiene que ver con lo deportivo, en lo que respecta a la comunicación la cosa ha cambiado mucho.

La Real Federación Española de Fútbol ha evolucionado en muy poco tiempo. La manera de dirigirse al aficionado final ha cambiado radicalmente, ahora que los millenials y los centenials toman el control. Desde Las Rozas han sabido adaptarse en muchos aspectos, desde la puesta en escena en los actos federativos hasta en la forma de dar la convocatoria para las listas de Luis Enrique.

El nuevo presidente de la RFEF tomaba posesión tras una ajustada victoria el pasado 17 de mayo. Su elección debería cerrar una época de oscurantismo en la Federación, no solo en el tema de las cuentas, sino también en el plano comunicativo. Aunque si es que cierto que para la prensa, las puertas de la Ciudad Deportiva de Las Rozas sí que estaban abiertas para cuestiones deportivas, ya que durante las concentraciones había ruedas de prensa, se podía entrevistar jugadores cosas que cada vez es más difícil de hacer desde los clubes e incluso había buenos canales de comunicación. Pero con Rubiales la cosa ha evolucionado. La Federación ha pasado al siglo XXI. Los destellos de un plan de comunicación que repasaremos más adelante.

Para entender esta innovación hay que hacer un breve recorrido por la figura de Rubiales. Él fue un futbolista precoz y luchador. Un hombre que sabía que darle patadas a un balón no era todo. Pasó por las canteras del Valencia y del Real Mallorca, pero un par de lesiones impidieron que pudiera seguir progresando y se tuvo que labrar su futuro en Tercera, en Segunda B y la división de plata de fútbol español. Jugando en equipos como Amorós, Lleida o Xerez. No fue hasta los 27 años cuando consiguió debutar en Primera. Mientras, consiguió licenciarse en derecho en la Universidad Camilo José Cela. Dada su experiencia en equipos con problemas económicos, siempre se erigió líder en las plantillas donde ha estado, primero los tuvo en el Xerez, después en el Levante (donde obtuvo mucha fama y vivió una situación muy delicada) y antes de retirarse también sufrió impagos en el Alicante CF. Por tratar de luchar por los derechos de sus compañeros ha estado al frente de la AFE (el sindicato de futbolistas españoles) hasta su nombramiento como presidente de RFEF, donde mantuvo algún que otro pulso con otros organismos del fútbol español. Su comunicación clara y saber lanzar mensajes directos le dio una visibilidad que le ha encumbrado ahora a dirigir el fútbol español.

Luis Rubiales / Efe

Con sus 41 años, Rubiales es una persona que se le puede considerar de la misma quinta que otros personajes importantes de la sociedad española. Solo tiene cuatro años más que el presidente del PP, Pablo Casado, pero tiene 5 menos que Pedro Sánchez. De la misma generación que por ejemplo que el secretario general de CCOO Unai Sordo que tiene 46. Gente del mundo de la empresa que también pertenece a esta quinta están Bárbara Navarro, una española de 44 alto cargo de Google. Personas bien formadas de los últimos años del Baby boom, que conocen mundo, que fueron los primeros en saber idiomas de verdad son los que dictan el destino de la sociedad española. Gente que piensa que se pueden hacer las cosas distintas. Gente, que en definitiva, ha hecho evolucionar al mundo, y a España en particular. La Federación Española del Fútbol no podía ser menos. Y en la comunicación se ha notado.

El equipo de Rubiales

Y es que Rubiales se ha rodeado de un equipo de comunicación muy eficiente. Como directora fichó a Marisa González, que trabajó durante 20 años en política asesorando a Gallardón o a Cristina Cifuentes, políticos destacados por su habilidad comunicativa. También está con él el periodista Pablo García Cuervo, un profesional polifuncional, de buena escuela, con experiencia en redes sociales y con carrera en diversos medios como LaSexta, Radio Marca o la Cadena COPE. Y en el área de marketing se ha traído a un fichaje más que sorprendente, Rubén Rivera, que ya trabajó bajo sus órdenes durante su periplo en la AFE y que ha estado dentro del departamento de patrocinios de Coca Cola.

Los cambios también se han producido de cara a la galería haciendo que el público lo perciba. La presentación del director deportivo de la RFEF primero y luego la del seleccionador fue toda una declaración de intenciones. La rueda de prensa donde Molina y Luis Enrique tomaron posesión de sus respectivos cargos fue diferente a lo que se viene viendo en el mundo del fútbol, se abandonó la clásica sala con un photocall publicitario y con una mesa que a veces hace de barrera. Como si se tratara de la presentación del nuevo modelo de iPhone, se pudo ver a los protagonistas respondiendo a los periodistas con una iluminación más propia de la televisión, sentados en un taburete con una imagen mucho más desenfadada.

Pero la verdadera revolución ha llegado en la forma de dar las convocatorias por parte de Luis Enrique, una manera nunca vista en el mundo de la pelota. Tras la vuelta de las vacaciones veraniegas, llegaba un transcendental partido ante Inglaterra y el que fuera entrenador del FC Barcelona enseñaba a los hombres seleccionados en un ambiente relajado. La escena era la de una reunión con su equipo y Luis Enrique apuntaba sin muchas florituras la lista en una pizarra. En su segunda convocatoria volvía a innovar, esta vez estaba en el vestuario e iba dejando en sus respectivos lugares las camisetas de los jugadores seleccionados. Hace unos días, el equipo de comunicación de la federación ha ido más lejos y han elegido un método más original. Esta vez, el míster español iba abriendo sobres con los cromos de los elegidos (como cuando éramos niños con la colección de la liga, el propio Luis Enrique lo mencionó) y los iba poniendo en una pizarra a modo de álbum.

El organismo federativo ha dejado atrás las previsibles ruedas de prensa del técnico donde daba a conocer a sus jugadores en un conferencia más propia de ambientes más serios, ya no es algo como lo que suele hacer cualquier jefe de gobierno dando su lista de ministro, el parte ha pasado a mejor vida en la federación, al menos eso parece.

¿Y qué conclusiones se pueden sacar de todo esto? Con la enorme cantidad de información existente, que se viraliza por todo tipos de canales, es vital un buen equipo de comunicación. Ahora se prima ir directo al seguidor, sin intermediarios, no hay nada que separe al receptor del emisor. Eso es un arma de doble filo, hay que ser originales para no caer en el olvido y parece que la Federación lo está siendo.

La Selección Española de Fútbol

Y para acabar simplemente hablar de propio Luis Enrique, el puesto de seleccionador lleva consigo una labor conciliadora y en algunos casos de neutralidad. El entrenador del combinado nacional tiene que ser empático. Ese era el gran talón de Aquiles del que fuera míster del Barça y del Celta de Vigo. La asignatura pendiente para ‘Lucho’ es trabajar el tener que dar entrevistas, tener un trato más fluido con la prensa, no ser tan arisco. Pero incluso en eso ya se ve una luz a final del túnel, el gran trabajo del equipo de comunicación lo corrobora. Me alegro mucho. En esto ya ha cambiado el fútbol. Ya era hora de un cambio generacional.

COMPARTIR: