16 de mayo de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La concursante de realitys cree que el fallecimiento de su progenitora, tras cuatro meses desaparecida, fue producto de un asesinato

La vida oculta de la televisiva Fani Carbajo: Malos tratos, acusada de prostitución y su madre muerta

Estefaní Carbajo en su debut televisivo.
Estefaní Carbajo en su debut televisivo.
La popular participante de concursos de telerealidad, Estefanía Carbajo esconde una trágica vida. Marcada por una infancia dentro de un hogar desestructurado, con malos tratos y el consumo de estupefacientes por parte de su madre. La cual falleció en febrero de 2019 en extrañas circunstancias y que todavía el caso está sin resolver. Para Fani la muerte de Vicky, su progenitora, fue causada por un asesinato. Además su tía Raquel vinculó a Fani con la profesión más antigua de la historia.

El arranque de la primera edición del reality de Telecinco, La Isla de las Tentaciones ha traído al panorama mediático el nacimiento de una nueva estrella Estefanía Carbajo.


Fani, como es popularmente conocida, saltó a la fama tras mantener una relación sentimental y varias noches de pasión con Rubén, un concursante del reality en el que participó. Lo que le conllevó a ser infiel a su pareja Christofer Guzmán, el cual fue espectador de la relación entre ambos en el mismo sitio en el que sucedió la deslealtad.


Christofer, ante la desesperación de ver a su novia con otro, gritó con rabia el nombre de Estefanía a lo largo y ancho de la playa. Propiciando uno de los momentos más emblemáticos de la televisión y más virales de las redes sociales.

Estefania y Christofer en la Casa Fuerte.

 
Un triángulo amoroso que ha llenado en este año muchas horas de televisión y hojas de papel couché. Ha sido tan alto el seguimiento por parte del espectador de esta historia, propia de un culebrón, que incluso a Fani se le han abierto varios compromisos laborales, como la participación en otros tres concursos más de la cadena: Supervivientes, La Casa Fuerte y Ven a Cenar Conmigo Gourmet Edition.


Pero la fama es una realidad con dos vertientes: una placentera, por los ingresos que se obtiene, y otra más agria, debido a que salen a la luz todos los aspectos de tu vida. Además en el caso de Fani, la sobreexposición ha hecho incrementar la cara más negativa de la popularidad y ha ocasionado que se descubran las sombras de su figura y de su familia.


Un padre sin reconocer


Uno de los primero aspectos poco claros sobre la biografía de la concursante de realitys que se puso sobre la mesa fueron las sospechas sobre la identidad del padre biológico. En el casting de la Isla de las Tentaciones fue la propia Fani quien sembró las dudas sobre este asunto al declarar que no sabía si José Salazar, miembro del grupo artístico Los Chunguitos, o Emilio, integrante del grupo musical Los Chichos, era su padre. Tenía más certeza sobre este último ya que le dedicó el tema “Mujer Cruel” a su madre.


Ambos inmediátamente salieron a desmentir esta información, a pesar de que Emilio no recordaba bien la historia. Por su parte el programa de fin de semana Socialité hizo sus averiguaciones y situó al presunto padre en el distrito madrileño de Fuencarral en la barriada de los Pitufos, dentro de una zona conflictiva según contaba la Policía. Por esta razón los reporteros deben de dejar de hacer su trabajo.


Una muerte en extrañas circunstancias sin resolver


Otro de los aspectos más truculentos de la vida de Fani fue su infancia. Una etapa marcada por los malos hábitos saludables que llevaba su madre Vicky y que le ocasionó vivir dentro de una familia desestructurada, acogida en los hogares de sus familiares porque su madre se desatendió de sus hijas, donde hubieron episodios de extrema violencia relatados por la propia ex superviviente.

“Mi madre volvió con su exnovio, el padre de mi hermana Natalia, y yo tuve que ver las palizas brutales que le daba a mi madre; también me pegaba a mí, me hacía sangre, me tiraba de los pelos”.


También narró como ingirió una gran cantidad de pastillas junto a su hermana. “Me comía una yo, y le daba una a mi hermano: 'una para mí, una para ti, una para mí, una para ti.”, de esta forma lo contaba Fani.

Estefanía junto a su madre Vicky. Fuente: Lecturas

Sin duda el episodio más trágico al que se tuvo que enfrentar la concursante de reality fue la pérdida de su madre Vicky. Victoria desapareció en octubre de 2018 y fue descubierta sin vida en febrero de 2019 en circunstancias muy extrañas. La Policía descubrió el cadáver de su madre en un viejo local abandonado del barrio de San Blas, donde se refugian los drogodependientes. Esta muerte nunca se pudo clarificar porque la propia Policía dio carpetazo al asunto.


Hace unos meses Estefanía pedía en un programa de televisión que se investigase la muerte de su madre porque decía no tener datos sobre la autopsia de su madre. "Era muy raro que no fuese a tomar la metadona. Una cosa es que no apareciese por casa y otra que no fuese a tomar la metadona.", declara la hija de Victoria.
“La policía no nos hizo ni caso por el simple hecho de que ella era drogodependiente. Yo hablé con la policía judicial y les dije que sí que era drogodependiente, pero que nunca habíamos dejado de saber de ella. Les dije que la familia siempre había sabido de ella.”, comenta Fani.


Así mismo Fani tiene la teoría de que su madre no falleció por consumo de estupefacientes, como apuntan los primeros indicios. “Yo creo y pienso que ha sido por culpa de una tercera persona, un asesinato”, así asevera la ex concursante de la Isla de las Tentaciones.

Su presunto pasado como trabajadora del sexo


En la actualidad, la guerra encarnizada entre los miembros de la familia Carbajo al calor del foco mediático ha hecho que se hiciera público uno de los capítulos de la vida de Estefanía que más quebraderos de cabeza le trae, su presunto pasado como empleada en el oficio más antiguo de la historia. Desvelado por su tía Raquel en un plató de televisión.

Su tía Mayte y su tía Raquel en un programa de televisión.

 
“Yo también tuve que hacerlo. Mi marido me dejó tirada con mis hijos y lo hice porque lo tuve que hacer (…) Fani lo hizo porque ya es mayor y le apeteció hacerlo. Íbamos todas las noches. Ganabas dependiendo de lo que trabajaras. Una buena noche se pueden sacar 1.000 o 1.500 euros.”, declaró su tía.


Fani, que se enteró dentro de un concurso de las acusaciones de su tía, lo desmintió en múltiples ocasiones.

COMPARTIR: