18 de enero de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Colegio advierte que dejará aislado al niño de Canet de Mar, al igual que ocurrió con la menor afroamericana icono de la segregación racial en 1960

Ruby Bridges resurge ante la discriminación en Cataluña a un niño por pedir clases en castellano

Tras los insultos y amenazas recibidas por la familia del niño discriminado en Canet de Mar por pedir cursar el 25% de las clases en castellano, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) impone a la escuela donde asiste el menor la obligación de impartir un 25% de las materias en lengua castellana. Un caso que puede recordar a la situación de racismo que vivió Ruby Bridges, la primera afroamericana que pudo asistir a un colegio "de blancos" en 1960.

La familia de un niño de cinco años de Canet de Mar (Barcelona) pidió al colegio que se dieran en castellano el 25% de las asignaturas y lo han conseguido. A partir de hoy, el 25% de las asignaturas impartidas deberán darse en castellano.

Tras la sentencia, la familia ha comenzado a recibir amenazas. Existe toda una campaña de acoso contra los impulsores por la que se ha llegado a sugerir dejar al niño solo en clase o se ha llegado a la acción, apedreando la casa donde vive la familia. Varios de estos mensajes, algunos publicados en redes sociales, ya han sido denunciados.

El Gobierno catalán muestra repulsión hacia la violencia que está recibiendo la familia, pero defiende la postura de aquellos que quieren mantener todas las clases impartidas en catalán: "Creemos que es una vulneración flagrante de la mayoría de las familias y alumnos del centro porque que un solo alumno obligue a cambiar la lengua al resto, es sorprendente", dice Patricia Plaja, portavoz de la Generalitat de Cataluña.

Semejanzas entre Ruby Bridges y el niño de Canet de Mar

Un grupo de profesores han destacado en redes sociales que el niño, de 5 años, tiene los mismos años que tenía Ruby Bridges “cuando sus padres decidieron en 1960 que acudiera a un colegio de blancos en Luisiana”.

Ruby Bridges

Ruby Nell Bridges Hall fue la primera niña afroamericana en asistir a una escuela de "blancos" en 1960. Pocos años antes, en 1954, la Corte Suprema de los Estados Unidos había declarado ilegal la segregación. Aún así, la niña tuvo que ir escoltada por la policía y asistir sola a las clases porque los segregacionistas no querían que sus hijos compartieran aula con un negro.

La historia vuelve a repetirse, los catalanistas, con la Generalidad al frente, pretenden no cumplir la sentencia del Tribunal Supremo de que los alumnos reciban un 25% de clase en español, y de momento, tampoco ha hecho nada para impedir o disuadir las propuestas de aislamiento del niño.

La diferencia que separa ambos casos es la postura que apoyó el gobierno de EEUU, encabezado en 1960 por los republicanos, Eisenhower y Nixon. El régimen se mantuvo firme en la defensa de los derechos de los padres de Ruby, mientras que el Gobierno de España, de momento decide guardar silencio, cuando no apoya las propuestas de la Generalidad desde el Parlamento Catalán y desde Ayuntamientos. 

La Generalitat ya ha dicho que no lo va a cumplir, mientras, el ejecutivo ha respondido que "al Gobierno no le corresponde intervenir", sin confirmar ni desmentir las palabras de la responsable de Educación. Moncloa prefiere hablar sobre este asunto lo menos posible, entre otras cosas porque coincide con el apoyo independentista para los presupuestos de Pedro Sánchez.

 

COMPARTIR: