20 de mayo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La periodista presenta el 13 de diciembre el libro "Puta no se nace" donde investiga y denuncia la trata de mujeres y niñas

Karmele Marchante: “Isabel Pantoja se ha quedado antigua, garrula y paleta”

Karmele Marchante es una de las periodistas más populares del país. Empezó en el más rabioso underground patrio para pasar a la política y los reportajes de investigación. La televisión se cruzó en su camino para hacer información cultural en Informe Semanal. Ha pasado por todas las teles de España y ahora es feliz escribiendo e investigando. Marchante, pop más allá del pop, presenta su el libro Puta no se nace denunciando la trata de mujeres y niñas y, también, el silencio hipócrita.

¿Cómo surge la idea de escribir el libro “Puta no se nace”?

Es un libro sobre la prostitución y la trata de mujeres y niñas y para hacerlo tuve que emigrar de la amada patria porque aquí las ONG españolas a las que muchas personas de izquierdas damos parte de nuestros impuestos resulta que a las mujeres prostituidas las tienen casi secuestradas. No dejan hablar con ellas. Entonces contacté con una ONG inglesa que me abrió las puertas y pude hablar con las mujeres que padecen este problema. Luego estuve en el triángulo de Dunquerque-Brueselas-Calé, en los campos de las personas refugiadas que después de haber pasado todo lo más horrible para salir de África, están ahí esperando poder entrar en el Reino Unido. En esas tres ciudades las alcaldías están en manos de la ultraderecha y tenían unos pequeños campamentos montados con lo más mínimo. He visto al ejército francés armado hasta los dientes arrasando esos campamentos. Hay organizaciones francesas que les prestan locales para ayudarles, pero la administración pasa. Luego estuve en Grecia y Turquía donde los campos son aún peores. Lo que pasa en esos campos es que las mujeres se ven obligadas a prostituirse por las mafias. Los putómanos van hasta allí para usarles. He visto cosas tremendas como unas tiendas de campañas donde hay una mujer y hay una hilera de putómanos que se la van pasando.  Cobra 3 euros mamada y 5 el completo. De ese dinero a ellas solo les queda uno.  Encima al dedicarse a eso la gente dentro del propio campo las margina. Luego me fui a Nigeria a hacer la ruta de la trata. Donde hay niñas de cinco años que las familias entregan. Entran en Europa por Italia y España. En Libia y Marruecos las montan en pateras dejándolas embarazadas para que den a luz en territorio europeo y nos les puedan expulsar. En el famoso Acuarius eso pasó.  Están todas traumatizadas, están sin sonreír, con mirada ausente… Cuando llegan a Europa las prostituyen vigiladas por mafias con las que adquieren una deuda de 60.000 euros.

¿Por qué crees que la sociedad no actúa?

Lo tenemos como unas cosas normalizada. A las que están aquí también las he vistado En los polígonos medio desnudas donde se ven obligadas a hacer hogueras con tablones que les cobran a diez euros. Hay ves los coches de alta gama de los putómanos. Se las arrincona en esos sitos para que la buena sociedad no las vea. Es todo muy hipócrita.

Es que no tenemos educación sexual, Karmele

Las manadas surgen de ahí. La industria del sexo es la tercera fuente de ingresos mundial. La educación la adquirimos a través del porno. Es la educación sexual primigenia. La Manada lo que hizo fue filmar una película pornográfica.

¿Crees que la prostitución es un problema exclusivamente de género?

Son mujeres en su mayoría. Los niños son explotados para tráfico de órganos o para trabajo infantil.


El libro de Karmele Marchante

Alguna asociación sí que ha dicho que en España está aumentando la prostitución masculina

Pude ser porque España es un paraíso sexual. Es delito la trata, pero la prostitución es alegal en sí misma la prostitución. Las mujeres prostituidas no conocen el idioma. NO conocen el idioma y se sienten atas porque en Nigeria les hacen vudú  y como nadie denuncia…

Eso de la denuncia nos lleva otra vez al problema de que no reaccionamos en la sociedad

Es que el problema es la educación. Mira Pamplona con los jueces no tienen educación de género. Yo los quemaría a ellos y al Tribunal constitucional con esos machirulos dentro. Son manadas togadas. Matan a Ronaldo y habría un duelo nacional. Caen mujeres como moscas y no pasa nada. Ahora dejan libre a un tío que casi mata a su mujer delante de los niños.

“El problema de La Manada es que los jueces no tienen educación sexual ni de género. Existen las manadas togadas”

 

Y esas criaturas parece que no existen

Claro. Es que no están reconocidas como víctimas y también lo son. No hay presupuesto destinado para ellos. Los partidos políticos son los que son.

Karmele en sus inicios en televisión 

Volviendo a la prostitución. ¿Eres completamente abolicionista?

Hay que sentarse entre legalicionistas y abolicionistas, aunque yo no me creo el cuento, eh. En Holanda de cada 1000 que ejercen la prostitución están oficializadas diez.  Todas dicen que no lo hacen porque quieren. Eso discurso no es real.  

¿Cómo decides escribir este libro y dar un giro a tu carrera?

Es volver a mis orígenes. Siempre he hecho investigación y política. Sin drama ni tragedia.

En su día diste el salto contrario. Del periodismo llamado serio, sea eso lo que sea, al corazón

Sin rubor ni vergüenza. Para algunos me convertí en una apestada. Peor para ellos. Lo pasé muy bien hasta que al final llegué a un sitio donde no estaba cómoda y me fui.

Y también tienes tu etapa underground en Star y Ajoblanco

La contracultura siempre me ha gustado. A mí este rollo me va.

¿Y cómo ves el underground ahora?

 No hay underground. Hay censura, pobreza intelectual, explotación de la gente joven, periodismo vendido a la política. El underground se reduce a un escupitajo en el Congreso.  

En esa etapa estarías con Ocaña, ¿no?

Me encantaba. Llegaba a mi casa y se llevaba los bolsos, hacía performances… Yo lo he vivido todo y lo sigo viviendo todo.

¿De todas las entrevistas que has hecho cuál recuerdas más?

A Pablo Escobar en Colombia para Interviú. Los narcos me querían matar y mis contactos Troskistas me ayudaron a escapar a través de la selva de Perú. También estuve en las cárceles latinoamericanas.
La más divertida fue con José Barrionuevo, el ex ministro. Me lo encontré en Joy Eslava. Como no me quería dar una entrevista pues lo asalté en el baño.

¿Y qué te pasó con Michael Jackson?

(Risas) No sabía que era negro. Fue el primer reportaje que hice para Informe Semanal. Me encargaron una entrevista y en la reunión de redacción me lo enseñaron y dije: “¡Ah es negro!”.

Isabel Pantoja

¿Del mundo del corazón que personajes recuerdas de forma especial?

Pitita Ridruejo, la Duquesa de Alba y Cuqui Fierro. A Cuqui llegué a ayudarle a subirse y bajarse una faja porque no podía. Eran geniales. Los personajes de hoy no me interesan son frikis.

Hombre están ahí todavía la Preysler y la Pantoja

Preysler sí, pero la otra no.  Se ha quedado antigua, garrula y paleta. Me demandó por 9 millones de pesetas y me quiso pegar en un avión de Valencia a Madrid. Y mira que me gusta la copla. Todas las grandes me gustan menos ella. Bueno, y menos Concha Piquer que era una facha. Igual que su hija.

Es que con Concha Márquez Piquer también tuviste lo tuyo

Sí en la época en la que ella no quería darle la nulidad a Curro Romero. Lo peor de esta historia es que la información que yo contaba en Tómbola me la pasaba Carmen Tello. Cuando me demandó la Piquer me dijo que me ayudaría en lo que pudiera y aún lo estoy esperando. Es una loba con piel de cordera.

Marta Chávarri también te denunció ¿no?

Sí, fue por una chorrada. Dije que tenía flores amarillas en su habitación y me demandó. Pasaron de ella como es lógico. En la época en la que estuvo casada con Cortina le dio por denunciar a todo Dios. Es una pena, era guapísima e iba a ser la reina del corazón, pero no tenía nada el cerebro.

Antes de acabar tenemos que hablar de Eurovisión

Un día en Sálvame Me enfadé con Jorge Javier. Lalala. Pops Star Queen. Playback. Me hicieron un favor. Soy eurofan. Israel no. ¿Sabes quién es muy eurofan? Javier Maroto. En Lisboa.

COMPARTIR: