25 de julio de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Según afirman a el cierre digital personas que han convivido con el productor "el asalto a su mansión en 2007 le traumatizó y siempre va protegido"

"José Luis Moreno siempre porta consigo, hasta en su casa, un bolso negro donde guarda una pistola automática"

Exclusiva
A José Luis Moreno le dejó huella el terrible asalto que sufrió en 2007 en su mansión madrileña de Boadilla del Monte por parte de seis violentos albano-kosovares. Y este hecho, según declaraciones a elcierredigital.com de una de las personas que ha convivido allí dentro con el ventrílocuo, le dejó tan traumatizado que "vivía pegado a un bolso negro que contenía una pistola automática, incluso dentro de su casa para ir a la piscina o al tenis".

Ríos de tinta están corriendo sobre la vida del productor José Luis Moreno, retratado ahora con crudeza por gran parte de la prensa que, durante años, miró para otro lado ante las innumerables denuncias sobre sus prácticas personales y empresariales.

También es cierto que poco se ha escrito sobre el lado más débil del ventrílocuo, que ha preferido mostrar una imagen férrea en vez de mostrar sus miedos. Y uno de ellos fue el asalto que sufrió en 2007 en su mansión de Boadilla del Monte (Madrid), que le dejó una profunda herida.

El bolso negro

Noviembre de 2007. Los informativos de todas las cadenas televisivas abren 'telediarios' con la imagen amoratada de José Luis Moreno, agredido de forma brutal por seis albano-kosovares que asaltaron su mansión.

Una persona que convivió con el productor en este chalet durante algunos meses del año 2008 ha explicado a Elcierredigital.com que "Moreno pasó los peores momentos de su vida ya que el atraco le traumatizó hasta límites insospechados".

"El Moreno que conocí no pasaba por sus mejores momentos porque unos meses atrás había sufrido un asalto. Este incidente le dejó tan traumatizado que nunca se separaba en aquel tiempo de un bolso negro que contenía una pistola automática", explica.

El empresario temía volver a sufrir un intento de robo de características similares y quería un arma con la que defenderse porque, explican fuentes de su entorno, el empresario tiene "licencia de armas".

El artista que convivió con Moreno nos explica que la obsesión del productor provocaba imágenes hilarantes: "Era muy curioso verlo en la piscina sin perder ripio del bolso, que lo dejaba al borde del agua. El bolso también le acompañaba a la pista de tenis cuando un profesor que se desplazaba desde Majadahonda le venía a dar clases".

"Rubalcaba y políticos del PP visitaban su mansión"

Este artista cuenta a Elcierredigital.com cómo era la vida en casa de Moreno: "Él se pasaba todo el día trabajando: por las mañanas escribía y luego se iba a ensayar o rodar algunas de sus producciones. Por lo cual, su momento de relax era la noche. Y por eso montaba veladas muchas veces relacionadas con el trabajo, a las que apenas acudían sus amigos convivientes"

En la mansión rara vez se vio a sus sobrinos, Laura y Alberto Caballero, pero sí que era frecuente ver a personalidades muy poderosas: "En el chalet iban y venían un montón de personas conocidas: Alfredo Pérez Rubalcaba, que lo había 'atendido' tras el asalto; políticos del PP muy reconocidos; Javier Villalba, abogado de los Pujol y ahora detenido por su vinculación con Moreno; o Santiago Segura, al que conocía desde 2002 cuando rodaron 'Torrente 2: Misión en Marbella".

En la casa de Moreno rara vez faltaba su amigo Martin Mester, actor porno de origen checo que se convirtió en presentador y actor en las producciones televisivas de su íntimo amigo. También otros amigos del ventrílocuo, que "entraban y salían" de la mansión de forma frecuente.

"40 llamadas"

"Lo que más valoro es la lealtad", aseguraba Moreno en Vanity Fair. Bien lo sabe Marta Bergantiño, expareja del modelo y presentador canario Tino Dávila, al que Moreno situó en 'Noche de Fiesta'. La actriz gallega contó ayer en 'Sálvame' el infierno que sufrió por culpa del productor: "José Luis Moreno nos puso un detective privado y cuando se enteró de lo nuestro, nos despidió de forma tajante".

     Marta Bergantiño, ayer en 'Sálvame'. 

Un modelo que trabajó para Moreno explica a Elcierredigital.com que sufrió una situación de celos de idénticos tintes: "Tenía una colección de coches impresionantes. Algunos no me los dejaba, con el Mercedes o el Bentley, pero otros sí me los permitía sacar".

Y un buen día se llevó un Porsche por Madrid para pasear a unas amigas, relata: "Se nos hizo muy tarde porque nos quedamos por ahí. Y me di cuenta que esto había enfadado a José Luis, porque me llamó 40 veces por teléfono toda la noche para ver dónde estaba. Aquel fue el final de nuestra amistad".

Esta amistad le había llevado previamente hasta las Maldivas y las Seychelles, paraísos idílicos desde el punto de vista natural y fiscal. Quizás ambos atractivos incentivaban a Moreno a gastarse "millones" en viajar hacia estas islas para pasar sus vacaciones.

COMPARTIR: