26 de noviembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Uno de cada diez chicos crea ya contenido de forma profesional para llegar a ser como Dulceida e Ibai Llanos

Los jóvenes quieren ser ‘influencers’: Los sueldos de los más conocidos llegan a cien mil euros

Influencer.
Influencer.
Una investigación ha certificado que uno de cada tres jóvenes españoles quiere ser 'influencer', con uno de cada diez que lo intenta de forma profesional. En 2022, ya hay más de 9.000 'influencers' en España y se ofertan cursos e incluso carreras en todo el mundo para alcanzar el éxito como creador de contenido en redes sociales. El sueldo de algunos de los más conocidos, como Ibai Llanos o Dulceida, rondan los más de 100.000 euros.

Uno de cada tres jóvenes en España quiere ser 'influencer'. Ese es el dato que ha arrojado una investigación del Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud de la FAD junto a Telefónica y Banco Santander. Bajo el título de ‘Consumir, crear, jugar. Panorámica del ocio digital de la juventud’, el informe ha esclarecido el uso que hacen los jóvenes del ocio digital, por lo que los conocidos influencers no han tardado en salir a colación.

El estudio, que realizó una encuesta online a 1.200 jóvenes de entre 15 y 29 años, concluyó que cuatro de cada cinco jóvenes dedican gran parte de su tiempo al ocio digital, concretamente, una media de casi siete horas diarias. Un tiempo que se reparte entre música, series, cine, vídeos y contenido audiovisual creado por influencers.

Moda, gastronomía, videojuegos, animales… Son multitud los temas que abordan y también son diversas las plataformas que usan para llegar a su público. Twitch, Instagram y Tiktok son algunos ejemplos de las redes sociales en las que los influencers mueven sus opiniones, aficiones y contenido. Solo unos pocos son los elegidos para alcanzar a públicos de masas, pero son muchos los que lo intentan y los que ven potencial en ello. Según el estudio, cuatro de cada cinco jóvenes crea contenido, siendo Instagram la plataforma más usada.

“La juventud percibe la creación de contenido como una práctica de gran potencial profesional, con mayor libertad que los medios tradicionales y que ayuda a difundir causas sociales y sensibilizar”, explican en los resultados del informe, en el que destacan que, si bien uno de cada tres jóvenes afirma querer dedicarse al mundillo, solo uno de cada diez lo intenta de forma profesional.

El sueldo de los creadores de contenido más exitosos

Quizá, una de las razones que más lleven a estos jóvenes a plantearse un futuro como cara pública de las redes sociales sea el dinero. Contratos con marcas, espacios publicitarios en televisión e incluso programas propios son algunas de las ventajas a las que acceden algunos de los elegidos como más influyentes por la sociedad. Y aunque es difícil estimar con exactitud la cifra que puede cobrar un 'influencer' medio, las cifras generales pueden dibujar una idea aproximada.

El precio que cada creador de contenido cobra por sus posts varía en función de la hora, imagen o número de seguidores. Según informaba Vanitatis a finales del pasado año, un influencer con hasta 150.000 seguidores puede cobrar por una sola publicación hasta 1.000 euros, cifra que se amplía si la persona posee más de 1.000.000 de seguidores hasta los más de 6.000 euros.

Aida Domenech, conocida como Dulceida.

Teniendo en cuenta que los seguidores son un factor fundamental a la hora de determinar el precio, una de las influencers que más cobra es Dulceida, que posee 3 millones de suscriptores en su cuenta de Instagram. Según explicaban en Cuore, la catalana podría recibir unos 10.000 euros por cada 'post', lo que equivaldría a 150.000 euros por 15 publicaciones.

María Pombo, otra de las españolas más seguidas en Instagram acumula 2,5 millones de seguidores, lo que podría hacer que ingresase hasta 7.500 euros por cada foto, un equivalente a 100.000 euros si publicase, al igual que en el anterior caso, 15 posts. Cifra a la que habría que incluir, además, los contratos con cadenas de televisión como, por ejemplo, el de su reciente aparición el el programa El desafío de Antena 3, que ya aparece en sus redes.

Sin embargo, uno de los influencers que más podría cobrar de nuestro país no tiene nada que ver con el mundo de la moda, sino más bien con los videojuegos. Ibai Llanos se ha convertido en uno de los 'streamers' de Twitch más vistos y, según desveló un hackeo a la plataforma, podría llegar a cobrar más de 120.000 euros mensuales.

Aunque estas cifras son bastante elevadas, también hay que tener en cuenta que en influencers de estas características, con altas cantidades de seguidores, se limitan a ser la cara visible de un proceso que implica a muchas más personas a las que contratan, como ya dejó ver Ibai al publicar una oferta de trabajo para contratar a un nuevo editor de vídeo para sus contenidos. Además, estas personas públicas, debido al incremento de su popularidad, ahora tendrán que lidiar con la regulación de la publicidad que, en muchos casos, resulta engañosa al no ser marcada como tal. Así lo propuso la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) el pasado mes de agosto.

¿Qué estudiar para ser 'influencer'?

La Real Academia de la lengua Española (RAE) define influencer como “persona con capacidad para influir sobre otras, principalmente a través de las redes sociales”. Una práctica que existe desde siempre con los famosos, pero que ha cobrado más importancia en la actualidad debido a que ahora no es necesario ser actor, cantante o haber salido en televisión para tener un gran público. Un smartphone y una buena idea para crear contenidos pueden ser suficientes para conseguir llegar a las personas.

Sin embargo, los interesados en convertirse en el próximo influencer de éxito pueden llegar a cuestionarse cuál es el mejor método para alcanzar sus metas y qué pueden estudiar para ello. Debido a esta creciente necesidad, algunas universidades ya han empezado a ofertar carreras para desarrollar esta disciplina.

La primera de ellas fue creada en China en 2020, por la escuela Yiwu Industrial & Comercial College, llamada 'Wanghong' (traducido al español como fama de internet). Este grado universitario consta de tres años y forma a los jóvenes en modelos de negocio creados gracias a las redes sociales y cómo se puede posicionar una marca personal y ganar dinero con ella.

Anteriormente, en España ya habían surgido diversos cursos para poder desarrollar esta profesión ligada con el marketing. En 2018 la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) con su Escuela de Inteligencia Económica y la colaboración de Ibiza Fashion Week crearon el primer curso universitario para convertirse en 'influencer profesional'. Bajo el nombre de ‘Intelligence Influecers: Fashion & Beauty’, ofrecía 160 horas equivalentes a 20 créditos. Su éxito fue tal que a los 20 días de abrir el plazo de inscripción agotaron todas las plazas ofertadas.

El curso surgía, según explicaban en su presentación, por la “marcada tendencia al declive del marketing tradicional y el progresivo incremento del marketing de influencia”, que indicaban que “la figura del 'influencer' ha llegado para quedarse”.

Más de 9.100 'influencers' profesionales en España

Lo cierto es que no iban desencaminados. El curso surgió en 2018 y, cuatro años después, las cifras de influencers profesionales no hacen más que crecer. Según un análisis de 2btube (empresa que representa a diversos talentos) recogido por PR Noticias, en 2022 existen más de 9.100 creadores de contenidos profesionales, con más de 100.000 seguidores. Si se baja el baremo a más de 1.000 seguidores, son más de 134.000. Esto supone un aumento del 23% y del 15% con respecto a 2021.

Tabla sobre las cifras de influencers en España de 2btube.

Aunque no es solo el número de influencers lo que ha crecido, también lo ha sido la inversión de las empresas en esta área. Según el Estudio de la Inversión Publicitaria en España de InfoAdex de 2022, las compañías dedicaron 93,7 millones de euros a gastos de 'influencer' marketing en 2021, un 23,9% más que el año anterior.

Teniendo en cuenta todos estos datos, así como el conocimiento popular de caras de las redes sociales que pueden vivir de su faceta como creadores de contenido, no es de extrañar que los jóvenes vean en ella una alternativa para su futuro. Incluso pese a conocer lo efímera que puede llegar a ser la fama.

COMPARTIR: