27 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto que limita la emisión de spots y cuñas de casas de apuestas deportivas y negocios similares

La regulación del juego del ministro Garzón provocará un agujero publicitario y mediático de cien millones de euros

/ Garzón. Foto: Flickr.
Alberto Garzón se ha llevado el gato al agua y ha conseguido que el Consejo de Ministros dé luz verde a un Real Decreto impulsado por el Ministerio de Consumo que provocará que los medios pierdan en España más de 100 millones de euros de recaudación.

El falso binomio entre salud y dinero ha sido resuelto esta semana por Alberto Garzón. El Ministro de Consumo, muy criticado incluso dentro de Izquierda Unida porque había prometido una regulación sobre la publicidad del juego que en el borrador que se presentó hace unos meses 'se quedó en nada', ha conseguido que el Consejo de Ministros de luz verde a una importante medida.

Y es que el Real Decreto del juego aprobado esta semana por el Gobierno de España prohíbe la publicidad del juego y apuestas en televisión y radio (con excepción de entre la una de la madrugada y las cinco).

Garzón asegura que con esta regulación, que pretende limpiar los barrios de casas de apuestas llenas de jóvenes y migrantes, pretende dar "respuesta a una alarma social" de paso satisfacer "un punto del acuerdo de coalición".

Sin patrocinio de camisetas, ni bonos de bienvenida, ni famosos

Las casas de apuestas y juego no podrán utilizar a famosos como reclamo, ofrecer dinero en bonos de bienvenida ni patrocinar a los clubes de fútbol tras la regulación llevada a cabo por Alberto Garzón, que ha adaptado la que llevó el Gobierno de Italia hace dos años.

El ministro asegura en Marca que desde 2015 se habían disparado las apuestas deportivas: "Once, loterías o bingos también están incluidos, pero no al mismo nivel porque no todas afectan igual. No igual que las apuestas: hemos sido muy sutiles al identificar los riesgos. Todo juego de azar los tiene, el que tiene un problema con el juego juega a todo. La cuestión es cómo se llega a este problema: la probabilidad de que se desarrolle con las apuestas es muchísimo más alta que con cualquier otro juego. Además afecta más a un perfil de personas jóvenes con vínculos al deporte".

¿Y la Lotería de Navidad?

El diario deportivo le preguntó si no es una contradicción que el Estado regule la publicidad a la vez que organiza unas loterías navideñas en las que se utiliza el reclamo de niños. Y el ministro asegura que no tienen nada que ver las apuestas en directo a deportes con este tipo de juegos tradicionales.

"La evidencia científica separa muy claramente los peligros del juego de azar instantáneo, con los del juego de azar diferidos. Si compro un boleto en septiembre y sé si tengo premio en diciembre, la probabilidad de que eso me incite a un consumo compulsivo es muy baja. Si el juego es instantáneo, entras en una dinámica en la que de pronto puedes hacer muchas apuestas seguidas y encadenadas. Ese es, según los científicos, el verdadero peligro. El que entra por el juego instantáneo puede jugar también al diferido, porque juega a todo, pero es muy improbable que el que sólo juega al diferido desarrolle comportamientos compulsivos", explica.

Palo a los medios

Según Infoadex, los medios españoles recaudaron 146,5 millones de euros en este tipo de juegos y tras esta medida estarían en peligro más de dos tercios de la inversión, tal y como aseguran fuentes del sector a El Cierre Digital.

Cierto es que los medios tampoco han hecho demasiado ruido con un asunto que tiene un desagradable impacto social y que seguirá su marcha mientras ayuntamientos y comunidades autónomas no limiten la colocación de máquinas y casa de apuestas.

Garzón.

Algunos consistorios han prohibido su instalación cerca de colegios e institutos tras atender las peticiones de algunas organizaciones dedicadas a las adicciones que comparan al juego con lacras como las drogas.

Los más débiles

Izquierda Unida ha recordado que "tanto ésta como otros tipos de adicciones tienen una especial incidencia no solo entre los grupos más vulnerables de la clase trabajadora, sino que se dirige premeditadamente y se busca extender precisamente en los ambientes y barrios más desfavorecidos. Sus efectos los terminan pagando las personas jóvenes o aquellas con menos ingresos, cuyos problemas se agravan. La responsabilidad y el trabajo político están ahí para evitarlo".

"Los datos concretos están ahí: mientras los fondos dedicados a promocionar el juego a toda costa se triplicaban en los últimos cuatro años, el consumo de juegos de azar entre jóvenes de 18 a 25 años pasaba del 28% de los nuevos jugadores en esta franja de edad en 2017, a aumentar 12 puntos y alcanzar el 40% apenas dos años después", añaden. Game Over.

COMPARTIR: