24 de marzo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Venezuela, el relator y la manifestación de la derecha contra Sánchez han copado la información en los medios en las horas punta

Los temas políticos vuelven a llenar el "prime time" de las televisiones y radios españolas

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la vicepresidenta, Carmen Calvo, muy criticados esta semana por la figura del relator
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la vicepresidenta, Carmen Calvo, muy criticados esta semana por la figura del relator
Intensos días para la actualidad en España cuyos cambios constantes nos hace que varios temas estén candentes. Empezamos con una interesante entrevista a Nicolás Maduro, que ha sido tan alabada como criticada, y terminamos con el Ejecutivo de Pedro Sánchez rompiendo relaciones con los independentistas. Y como propina aún nos queda la manifestación de este domingo en contra de las supuestas concesiones del Gobierno a los partidos catalanes.

Un movimiento estratégico, que puede tener un efecto boomerang, dependiendo de su seguimiento, por parte de los partidos de la derecha a tres meses de las próximas elecciones.  Veníamos de unos días donde el suelo tembló bajo la izquierda, con la marcha de Errejón a la formación de Carmena  y el consiguiente cataclismo en Podemos. Las disputas entre ‘Pablistas’ y ‘Errejonistas’ parecían un cisma. Pero esa borrasca ha dejado paso a otras tempestades como la que viene desde Venezuela. Curiosamente, siempre que se utiliza a los venezolanos en nuestro país se hace para atizar a los morados, pero esta vez el golpe, debido a la operación política a gran escala, les ha dado de refilón. 

Venezuela y su conflicto presidencial 

La autoproclamación de Juan Guaidó, hasta entonces presidente de la Asamblea Nacional venezolana, declarada en desacato por la Justicia chavista, como máximo mandatario ha movido las fuerzas  geopolíticas en Suramérica. El nuevo líder de la oposición al chavismo pronto tuvo destacados apoyos, los más sonados, los de Trump, Bolsonaro o el del primer ministro canadiense el carismático Justin Trudeau. Tanto PP como Ciudadanos intentaron sumarse un punto más al pedir a Pedro Sánchez que reconociera a Guaidó como presidente. Sin embargo, desde Moncloa han tomado la iniciativa de la Unión Europea y se ha optado por la cautela. El riesgo de una guerra civil promocionada por las grandes potencias mundiales estaba en riesgo. Aún lo sigue estando.

Una política comunicativa soterrada, siendo más que arriesgada, ha permitido bajar los humos y poner a cada uno en el tablero. Y eso que muchos ponen en duda el liderazgo de Sánchez, no obstante este movimiento demuestra que en Europa el secretario general de PSOE es tenido en cuenta. Una jugada, que huele al asesor más estratega de Moncloa, que no es otro que Iván Redondo. Aunque con el hermetismo comunicativo que Pedro Sánchez está imponiendo desde que sucediera a Rajoy, nunca sabemos si realmente todo esto forma parte de un plan elaborado por Redondo. 

Un momento de la famosa entrevista de Jordi Évole al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

Respecto a Venezuela, la Cadena Ser se ha sumado un tanto importante enviando a plena acción a uno de sus pesos pesados de la redacción de informativos. Ana Terradillos ha sido testigo de los periodistas detenidos por las autoridades de Maduro. También destacaba el testimonio conseguido por la periodista  de las enfermeras que trabajan en uno de los hospitales de Caracas, mostrando las malas condiciones que hay y los pocos medicamentos existentes.

Desde el  programa "Hoy por Hoy" de Pepa Bueno también desvelaron que el Gobierno de Trump conocía las intenciones del presidente de la Asamblea Nacional venezolana, lo que da motivos y argumentos  a Maduro  al menos para desconfiar, y para decir que Estados Unidos quiere meter sus zarpas en el país. Al lado de tanta diplomacia de camuflaje, están López-Obrador y el expresidente uruguayo Pepe Mújica poniendo sobre la mesa la necesidad de mediación para que esto no se convierta en un conflicto mucho más grande  y  que  pueda provocar tensiones a naciones vecinas.

Pero sin duda alguna, la más polémica de las entrevista tuvo lugar el pasado domingo en el programa ‘Salvados’ de laSexta. Jordi Évole consiguió sentarse por segunda vez con Nicolás Maduro. En ella, el sucesor de Hugo Chávez supo colocar sus vacuos mensajes, de esos que nadie se cree. El periodista catalán supo sacarle la organización de milicianos que están dispuestos a defender la nación y que tienen acceso a armas del Ejército. Como dijo Maduro, harían que los americanos encontraran en Venezuela un “nuevo Vietnam”.

Jordi Évole ha sido criticado por muchos por hacer su manera de entrevistar a Nicolás Maduro 

En cuanto al encuentro entre Évole y Maduro, ha traído un sinfín de reacciones. Fue llamativa ver la crítica de la entrevista de una diputada del Partido Popular antes de que se emitiera. Sin embargo, más allá de lo que se dijera en Twitter el pasado domingo, quedaba por ver cuál iba a ser el parecer de los líderes de opinión del centro derecha español. Dentro de eso, la sorpresa la dio Carlos Herrera. El comunicador de la Cadena COPE se salió ligeramente de la línea y elogió la entrevista diciendo que ójala hubiera sido capaz de hacerla él. En la tertulia de su programa, fueron algunos los que intentaron mantener la postura de blanqueamiento de Évole. Sin embargo, fue Sonsoles Ónega la que tuvo acierto en mantener que ha sido la primera vez que en una pieza de tanta actualidad se evalúa con más escrutinio la labor del entrevistador que la del entrevistado.  No hay que olvidar que ésta fue gestada con pocos días de antelación y cuyos mejores momentos se pudieron ver en televisiones de medio mundo, lo que ha permitido posicionar a ‘Salvados’ y a su director, Jordi Évole, como uno de los programas con más prestigio, ahora también a nivel internacional.

La figura del relator

Mientras tanto, el ambiente a nivel doméstico se va enrareciendo. Los presupuestos siguen en un callejón sin salida, con unos partidos independentistas que presionan en lo que es la antesala del juicio del procés. Ante las dificultades de llegar a un acuerdo, el Gobierno de Sánchez se sacaba de la chistera la novedosa figura del relator. Una especie de mediador con figura de notario que podría ser la gran traición al “Imperio” español desde que Viriato hiciera lo propio con los romanos hace 2.000 años. Sumándose al oportunismo, los que generan corrientes de opinión no tardaron que cargar las tintas contra Sánchez como si se tratara de un muñeco de vudú.

Elocuente fue la valoración de Carlos Alsina en Onda Cero, en una emisora donde se acostumbra a no hacer sangre, el comunicador de "Más de uno" puso el acento en este nuevo actor en la negociación con Cataluña. Alsina destacó las torpezas de la vicepresidenta Carmen Calvo a la hora de explicar  lo que iba a hacer este relator. Y también criticó duramente a Sánchez por no salir a dar la cara.

Ante su acierto respecto a Venezuela, esta vez el tiro le ha salido por la culata. A pesar de las buenas intenciones de Moncloa, la poca pedagogía de algunos miembros del Gobierno ha enmarañado este invento. Una torpeza no entendible por muchos,  la de dejar este “marrón” a Calvo, ante un Sánchez que se esconde. ¿Dónde están ahora los estrategas? No habría que descartar, sin embargo, que esto forme parte de un movimiento maestro, maquiavélico diría yo, para sacar adelante los presupuestos. Nada es descartable.

Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno, mientras explicaba el papel de la figura del relator esta semana.

La manifestación

Aprovechando la situación están PP, Ciudadanos y Vox.  Pablo Casado, ante su falta de recursos, intenta sacar al pueblo a las calles en una gran manifestación en la Plaza de Colón este domingo. Una convocatoria que ha seguido en pie incluso cuando los ministros encargados de negociar con Cataluña han roto relaciones como respuesta al empecinamiento de PdeCat y Esquerra de querer forzar la convocatoria de un referéndum de autodeterminación. Por tanto, ya no hay tal felonía. Sin embargo, todo sigue hacia delante, en una manifestación cuya propaganda recuerda y mucho a la empleada en la Segunda República. ¿Cómo hemos dejado que la cosa vaya tan lejos?

A pesar de todo lo vivido, todo va a peor. Todo se recrudece. Las elecciones están a la vuelta de la esquina. Muchos tratan de marcar su territorio, incluidos algunos barones del PSOE. Sin embargo, aquí quien se la juega en los próximos meses es Pedro Sánchez por un lado. Y por otro Pablo Casado. La que nos espera.  

COMPARTIR: