25 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La exposición de Raznovich en Palma, a quien pertenece la polémica obra, ha sido retirada después de que el Ministerio de Igualdad la avalase

Los jueces incendian las redes tras acusarles de impasividad ante la violencia de género

Viñeta polémica de la exposición de Diana Raznovich. Palma de Mallorca.
Viñeta polémica de la exposición de Diana Raznovich. Palma de Mallorca.
El Institut Balear de la Dona, con el aval del Ministerio de Igualdad, organizó una exposición en la que se exponían las obras de la artista argentina Diana Raznovich en Palma de Mallorca. Una de las obras ha suscitado tal polémica que ha tenido que ser retirada de inmediato. Las cuatro asociaciones de jueces españoles, varios jueces particulares, abogados y otros, han denunciado públicamente lo nocivo de la viñeta, que acusa a la Justicia española de no actuar ante la violencia de género.

Hace apenas unos días, el Institut Balear de la Dona –IBDona, Instituto Balear de la Mujer–, del Govern de les Illes Balears, con la cooperación del Ministerio de Igualdad, lanzaba una exposición en la que se exhibían las obras de la autora argentina Diana Raznovich. Sin embargo, una de las viñetas mostrada ha suscitado un gran revuelo, no solo en las redes sociales, sino entre jueces y otros miembros de la Justicia española.

El IBDona se ha visto obligado a retirar el cartel en el que aparece una mujer malherida junto a un juez que, al ir a denunciar, le responde “¡¡Cómo voy a creer que su marido la maltrata si usted está viva!!”. Estas palabras han indignado tanto a jueces baleares como al resto de España, además de las cuatro asociaciones judiciales, que consideran que el cartel difama a la Justicia española y, además, desincentiva a las mujeres que se plantean denunciar.

“Igualdad está poniendo a los jueces como unos tiranos”

Elcierredigital.com ha querido saber la opinión del abogado Fernando Osuna quien, entre risas y con ironía, dice: “Qué bruto es el juez, ¿no?”. El letrado afirma que no ve “nada correcto” en el cartel y que, se mire por donde se mire, “está mal”. “El Ministerio de Igualdad está poniendo a los jueces como unos ogros, unos tiranos, unos cafres”, opina.

Exposición de la polémica en Palma.

Respecto a la situación que se describe en la viñeta, sentencia: “Discrepo rotundamente. Los jueces son sensibles a todos los problemas y aplican rigurosamente la ley”. Osuna es consciente, sin embargo, de los problemas que pueden encontrarse los jueces, ya que “hay mucho trabajo y a veces hay meteduras de pata involuntarias, como en todos los sectores, por las prisas y el exceso de faena”. Además, en los casos concretos de violencia de género, aclara que “la legislación es muy farragosa” pero que, entre los jueces, más allá de “alguno aislado, rara vez se dan situaciones como la que presenta la viñeta que avala el Ministerio de Igualdad”.

“¿Con qué garantías van a denunciar?”

Por su parte, la jueza Natalia Velilla también ha denunciado esta obra en sus redes sociales, y ha acusado al IBDona y al ministerio de Irene Montero de perpetuar la violencia de género. Más allá de las quejas de los magistrados por la parte que les ofende directamente, Velilla señalaba que, con este cartel, se está “quitando la esperanza a las mujeres que estén pensando en denunciar a sus maridos y dejándolas solas por no poder confiar en el sistema”.

De la misma manera opina el abogado Fernando Osuna: “Están desanimando a las mujeres a que denuncien. ¿Con qué moral, con qué ganas, con qué garantías, con qué esperanza van a denunciar, si les dicen que el juez se va a posicionar del lado del hombre?”. El letrado señala el flaco favor que, desde organismos públicos, se le está haciendo a las mujeres que sufren violencia de género.

“Es difícil pensar en un mensaje institucional más nocivo”, “¿Nadie vio esto antes de hacerlo?”, “El Ministerio de Igualdad recomendando a las mujeres maltratadas que no denuncien”. Estos son algunos de los mensajes que han inundado las redes sociales criticando el mensaje que ofrece la viñeta que, aunque desde el Govern de les Illes Balears aseguren que es en un tono humorístico, la realidad es que no beneficia a nadie.

COMPARTIR: