25 de abril de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Marcó un estilo en la narración deportiva española inspirado en las peculiares voces argentinas, su país de origen

Héctor del Mar, adiós al 'Hombre del Gol': el locutor que revolucionó la radio deportiva

Héctor del Mar.
Héctor del Mar.
El mítico Héctor del Mar nos dijo adiós. El narrador argentino, nacido en Buenos Aires el 22 de noviembre de 1942, se trasladó a España en los 70 e introdujo los peculiares modos de narrar los deportes que tanto distinguen aun a día de hoy a los locutores sudamericanos. Los goles salidos de su garganta, como el 12-1 de Señor a Malta o los apodos que ponía a los futbolistas forman ya parte de la historia de nuestro deporte.

Héctor del Mar se ha ido a la edad de 76 años a causa de un infarto, según informaron fuentes de su entorno. Pese a ser natural de Argentina, el periodista deportivo desarrolló gran parte de su carrera profesional en los medios de comunicación españoles y fue una auténtica revolución en el mundo de la radio deportiva cuando introdujo el peculiar y apasionado modo en el que los narradores argentinos suelen vivir y retransmitir el fútbol, un fiel reflejo sin duda de cómo se vive ese deporte en aquellas tierras.

A él se debe en parte el cambio en la forma de narrar los acontecimientos deportivos en la radio española. Para varias generaciones su forma de ‘cantar’ los goles constituye un recuerdo imborrable. Esto le valió el sobrenombre de ‘el hombre del gol’, pero también el hombre de los motes o de los apodos, pues en sus retransmisiones llegó a usar muchos apodos para los jugadores, algunos de ellos instalados para siempre en el vocabulario de la afición: "Pulpo Arconada", "Uli Panzer Stielike", "Hacha Brava Benito", "Puma Santillana", "Cámara Lenta Del Bosque", "Hugo Tequila Sánchez", "Manolo Ceja Sanchís", "Pantera Rosa Sarabia", "Vendaval Quini", "Bubú Hierro", "Pelusa Maradona" o "Tarzán Migueli" salieron de su voz y su creatividad.

Empezó su carrera en los 70 en Radio Intercontinental y pronto dio el salto a otras emisoras como Radio Cadena Española y, sobre todo, la SER. Fue en esta emisora donde retransmitió el histórico partido España-Malta en diciembre de 1983 en el que la Selección Nacional consiguió colar 12 goles a la selección del minúsculo país mediterráneo.

Tras su salida de la SER, nunca del todo explicada, Del Mar acabó en Radio Libertad, la emisora de la familia Ruiz Mateos. Se encargó de los deportes y desde dicha radio se ganó críticas por defender la gestión de Teresa Rivero al frente del Rayo Vallecano. En esos años, y por este motivo, tuvo algún rifirrafe con José María García. Sin embargo, su relación con el fundador de RUMASA y Teresa Rivero no acabó del todo de bien. Según algunas fuentes, le ofrecieron ser jefe de prensa del equipo del popular barrio madrileño, pero no llegaron a ponerse de acuerdo y las relaciones que tan positivas habían sido pasaron a ser malas y la gestión de Rivero que hasta entonces había sido perfecta a sus ojos pasó a no ser tan buena.

Mientras todos estos acontecimientos sucedían en el mundo de la radio, él se hizo famoso en televisión con la llegada a España de las privadas. En 1990 comenzó a ser el comentarista de Pressing catch en Telecinco donde se mantuvo hasta 1994. Puntualmente también se le pudo ver en programas de la ‘cadena amiga’ como Telecino ¿Dígame?, Humor amarillo o Humor cinco estrellas. También apareció en el primer programa dedicado al fútbol de la cadena Goles son amores junto a Manolo Escobar y Loreto Valverde. Esta etapa le hizo ser conocido por una nueva generación que le identifica con los combates de lucha libre.

A su salida de Telecinco recaló en Televisión Española donde colaboró en ¿Qué apostamos? junto a Ramón García y Ana Obregón. Al finalizar esta etapa, que fue muy breve, llegó un periodo de silencio. Su carrera volvió a resurgir en 2005 cuando la recién creada cadena Cuatro resucitó los formatos de Pressing catch y Humor amarillo. Sus chascarrillos volvieron a estar de moda como en los inicios de las privadas en España, pero, de nuevo duró poco. Cuando el canal de PRISA comenzó a tener producciones propias fue relegando a estos productos con un punto de revival. De ahí pasó a Marca TV y Neox y destacó por un cambio gradual a un estilo más convencional y sobrio, basado en la información y el rapport con sus compañeros de mesa, aunque siempre manteniendo su característico tono jovial. A lo largo de su trayectoria, Héctor del Mar recibió un Premio Ondas y la Antena y el Micrófono de Oro, entre otros galardones.

COMPARTIR: