07 de julio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El festival de Eurovisión 2022, que finalizó con España tercera, se ha coronado como el más visto en 14 años con un 50,8% de 'share'

La música revoluciona la televisión: Desde 'OT' hasta 'Tu cara me suena'

Chanel Terrero.
Chanel Terrero. / Representante de España en Eurovisión 2022.
Chanel y su canción ‘SloMo’ consiguieron una tercera posición en Eurovisión 2022 y un 50,8% de 'share' de la edición, la cifra más alta desde Rodolfo Chikilicuatre en 2008. Estos datos demuestran que los concursos musicales tienen éxito en España pero que, en muchas ocasiones, sufren desgaste. Es el caso de formatos como ‘Operación Triunfo’ y ‘La Voz’ frente a un estable ‘Tu cara me suena’.

Eurovisión 2022 ha supuesto un antes y un después en el concurso musical europeo en España. Chanel Terrero y su ‘SloMo’ representaron a España con la intención de traer el certamen el próximo 2023 a nuestro país pero obtuvieron un tercer puesto que para los españoles sabe a victoria.

También podría considerarse una victoria para TVE, la cadena que emite el concurso anualmente, ya que obtuvo un 50,8% de 'share' medio (o cuota de pantalla) en esta edición; la cifra más alta desde el año 2008, cuando Rodolfo Chikilicuatre llegó a Belgrado con su ‘Baila El Chiki Chiki’.

Cada año, miles de españoles, sean o no 'eurofans' —que es como se denomina a los adeptos al concurso musical—, se congregan alrededor de sus televisores para ver la propuesta de España y seguir las votaciones que otorgan el premio a mejor canción. Una cita anual cuyos datos de 'share' más bajos en 10 años superan el 25% (en el año 1992 con la candidatura de Serafín Zubiri).

Rodolfo Chikilicuatre en Eurovisión 2008.

Estas cifras avalan el éxito de los concursos musicales en un país en el que predomina el deporte. Partiendo de esta base, son muchas las cadenas que se han lanzado con propuestas más o menos innovadoras para captar al público más apasionado de la música. Propuestas que, en la mayoría de ocasiones, han acabado cayendo en el declive pese a su éxito inicial.

'Operación Triunfo', el inicio de los ‘talents’ musicales

A la hora de hablar de concursos musicales, el rey indiscutible es 'Operación Triunfo'. El concurso de Gestmusic nació a finales de 2001 y presentaba un híbrido entre 'reality show' y concurso musical en el que se podía seguir el día a día de los concursantes, que vivían en una academia en la que eran preparados para afrontar cada gala.

Si bien por aquel entonces la competencia entre cadenas no eran tan feroz como hoy día (ya que solo existían La 1, La 2, Telecinco y Antena 3), el concurso consiguió hacerse con grandes cifras de share. Con un arranque un poco más flojo (22,1%), finalizó su primera temporada tras quince galas con un 68% de 'share' y una media de 43,3%.

El éxito del formato animó a la cadena a programar dos ediciones más en las que se hizo palpable el desgaste del talent. OT 2002 finalizó con una media del 36,4% de share y la edición del año siguiente lo hizo con un 22,5% y una reducción de galas, ya que acabó tras solo doce programas.

Con estas cifras, Gestmusic dio un respiro al formato que fue adquirido en el año 2005 por Telecinco. Y, de nuevo, la historia se repitió.  La primera edición de la cadena privada obtuvo un 37,6% de media de share, que se fue reduciendo considerablemente en el resto de ediciones: OT 2006 (26,9%), OT 2008 (26,9%), OT 2009 (18,6%) y OT 2011 (13,9% y tan solo seis galas).

El programa parecía haber alcanzado su fin. Sin embargo, TVE recuperó a las glorias de su primera edición en un reencuentro que sirvió de preámbulo para una de las ediciones más exitosas del 'talent': OT 2017. Aunque sus cifras fueron considerablemente más bajas que las de la primera edición, teniendo en cuenta el aumento de cadenas y la situación de audiencias de la pública, así como el impacto que generó en redes, la nueva edición del talent y su 19,7% de media de cuota de pantalla (un 30,8% en la última gala), consiguieron darle una nueva vida al formato que, sin embargo, solo duró dos temporadas más. OT 2020 sufrió en medio de la edición la pandemia y finalizó con un 12,2% de share y el desgaste del formato, que TVE no ha vuelto a emitir desde entonces.

Concursantes de OT 2017.

La voz, el éxito mundial que también se desgasta

Quizá uno de los motivos por el que los concursos musicales decaen en audiencia tenga mucho que ver con el número de ediciones y la intención de alargar el éxito. Así parece ser que ha sucedido con Operación Triunfo y con 'La Voz'.

El talent de Boomerang TV —que parte del original holandés The Voice— se ha emitido en más de 40 países con gran éxito internacional en algunas de sus ediciones, como las emitidas en Estados Unidos. Por eso, no es de extrañar que en España su primera edición, emitida en Telecinco en 2012, arrancara con un 33,9% de media de share de toda la temporada. Sin embargo, fue la única que llegó a estas cifras, que se mantuvieron en torno al 20% en sus ediciones en la cadena. La última emitida por el grupo italiano obtuvo un 17,8% de cuota de pantalla.

Con estos datos La Voz se despidió de Telecinco para pasar a Antena 3, donde el formato pareció recuperarse un poco (18,5% de share en la primera edición en esta cadena), volviendo a iniciar su descenso. A falta de una gala, La Voz 8, última edición del talent, se proclamaba como la menos vista del programa.

Jurado de La Voz.

La mezcla de música y espectáculo, la clave del éxito

Sin embargo, pese a su descenso en audiencia, en los últimos años hay formatos musicales que sí que han gozado de un éxito más o menos constante. Es el caso de 'Tu cara me suena', el concurso musical que hace que famosos con cualquier tipo de profesión se lancen a un escenario a imitar a cantantes reconocidos. Su combinación de humor, espectáculo y música pueden ser las claves para conseguir que el formato se mantenga en un share que supera el 20% en todas sus ediciones.

Otro concurso similar al anterior es 'Mask Singer', el programa de origen surcoreano que Fremantle ha traído a España. Mientras que en la edición original el concurso tiene una mecánica un tanto diferente, la versión española decidió aunar las claves del éxito de los programas en nuestro país: misterio y famosos. Al más puro estilo de Tu cara me suena, famosos que no se dedican a la música en muchas ocasiones se lanzan a los escenarios debajo de una máscara que oculta su identidad. Su primera edición obtuvo una media de 23,6% de share, situación que bajó más de 7,5 puntos en la segunda, aunque el formato tiene planeada una tercera.

Algunos medios establecieron posibles causas para este declive del formato entre las que se encontraban el poco descanso entre ediciones (mal que también sufrieron los concursos mencionados anteriormente) y los "bailes" en la programación. La constante lucha entre cadenas por el liderazgo de audiencia hace que los contenidos varíen su día de emisión, perdiendo al espectador que los seguía y en muchas ocasiones repercutiendo en sus audiencias.

Estos dos males no parecen afectar a Tu cara me suena (que desde hace algunos años se mantiene como la opción fuerte de los viernes), la ya mencionada Eurovisión (que reserva para los sábados su extensa gala) o programas como el reciente Benidorm Fest, que catapultó a Chanel a Turín.

Este último caso parece ser la prueba de que los concursos musicales que implican a sus espectadores y que no los sobrecargan de contenido son un éxito asegurado. Tras años de galas para enviar a representantes de eurovisión con poca relevancia, TVE decidió relanzar este 2022 su conocido festival de Benidorm. Una nueva imagen, que prometía más transparencia y participación, se tradujo en unos buenos resultados de audiencia, con un 21% de cuota de pantalla en su gala final.

Una muestra más de que los concursos musicales gustan en España, pero en su justa medida.

COMPARTIR: