21 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

LA CADENA AUTONÓMICA CELEBRA ESTE 2 DE MAYO SU ANIVERSARIO CON UN RENOVADO EQUIPO Y LÍNEA EDITORIAL MÁS PLURAL Y OBJETIVA

Repaso a los 30 años de historia de Telemadrid: tres décadas de televisión innovadora y cuna de grandes profesionales

Telemadrid cumple 30 años cargados de historia
Telemadrid cumple 30 años cargados de historia
Hace treinta años la Comunidad de Madrid inauguraba su propio canal autonómico. El 2 de mayo de 1989, día de la Comunidad, Telemadrid comenzaba sus emisiones a las 17:45 horas. En ese momento aparecía en imagen Isabel Prinz anunciando el nacimiento de esta nueva televisión. Después, se emitieron también una corrida de toros desde Las Ventas que comentaba el conocido Miguel Ángel Moncholí, un documental sobre personajes de la Comunidad y la película Ben-Hur.

Las pruebas habían comenzado días antes, con la retransmisión de los 45 minutos que quedaban del partido entre el Osasuna y el Real Madrid que había sido suspendido días antes. 

No sería hasta el 2 de octubre de ese mismo año cuando comenzaría la programación regular. Una parrilla diaria generalista atendiendo a todos los públicos y colectivos, centrada en la información de proximidad y en los programas de actualidad. Telemadrid era el quinto canal autonómico que se creaba tras los del País Vasco, Cataluña, Galicia y Andalucía.

Hilario PIno presentando el informativo Telenoticias en 1989.

Pocos medios y una plantilla joven, con ganas e ilusión de hacer una buena televisión, plural, independiente, cercana al ciudadano, de calidad y de servicio. Todos trabajando en su primera sede, en la calle Espronceda de Madrid, junto a la de la Agencia EFE. De Allí pasaría en 1997 a sus nuevas y flamantes instalaciones en la Ciudad de la Imagen, en Pozuelo de Alarcón. Telemadrid comenzó a ser rápidamente vista también en los años noventa en Castilla y León y Castilla La Mancha, donde llegaba la señal.

Su afán de servicio público y dedicación a la información local más cercana atrajo rápidamente a parte de la audiencia logrando en esa misma década de los novena hasta un 20% de cuota de pantalla. Para entonces, sus informativos comenzaban a ser ya un referente con un equipo joven de periodistas que abordaban la información internacional con el mismo ahínco que la local. Dirigidos por Fermín Bocos, con Vicente Vallés como editor, y Juan Pedro Valentín, Fernando Olmeda o Hilario Pino informaban de la caída del Muro de Berlín, el fusilamiento del dictador rumano Ceaucescu y su esposa Elena Petrescu en Bucarest o la Guerra del Golfo, con enviados especiales y los completos análisis de profesionales como Teresa Aranguren

Era una televisión autonómica que quería trascender con la mejor calidad informativa sin limitaciones. Tan pronto se hablaba de cómo el mundo cambiaba drásticamente más allá de nuestras fronteras, como se hacía referencia a las denuncias de manipulación informativa en TVE, que suponían una crítica al partido que gobernaba en ese momento tanto en la propia Comunidad de Madrid como en España,  el PSOE.

Inmaculada Galván y Emilio Pineda,  presentadores de 'Madrid Directo'.

Y como cualquier otro canal autonómico, Telemadrid ha servido no solo como lanzadera para muchos de sus profesionales, sino que continúa realizando una labor de altavoz de los problemas y denuncias de los ciudadanos de Madrid, de sus distritos y barrios, poniendo en evidencia lo que falla y haciéndolo público para pedir soluciones. A ello han contribuido programas emblemáticos de la cadena cuyo formato ha sido imitado o trasladado después a otras televisiones.

Madrid Directo’, presentado por Inmaculada Galván, es el que simboliza este espíritu y ha servido de ejemplo a otras emisoras para centrarse en la información de proximidad. Era ya la época en la que José Miguel Contreras dirigía los programas. Empezó en 1992 y con él Telemadrid renovó su imagen corporativa  y su programación, dando prioridad a los espacios propios, informativos y deportes.

La era Tómbola 

En 1995 el Gobierno del popular Alberto Ruiz-Gallardón en la Comunidad trajo varios intentos de privatizar la cadena para reducir su deuda, pero no se pudo por las limitaciones de la Ley del Tercer Canal. Se crean más programas de entretenimiento y de éxito como Hablando con Gemma (Gemma Nierga, 1996), el magacín Con T de tarde (Terelu Campos, 1997), el late night Sola en la ciudad (Cristina Tárrega, 1998) y el programa de corazón Mamma Mía (Víctor Sandoval y Francine Gálvez, 1999).

Todos empezaban a marcar ya una nueva época de género televisivo más colorido, desenfadado, descarado y de diversión. Pero el bombazo llegó con el emblemático Tómbola, un programa producido por la valenciana Canal Nou y que formaba parte de las colaboraciones de la FORTA. El espacio presentado por el periodista Ximo Rovira fue muy criticado como paradigma de la telebasura, pero reinó en las audiencias nocturnas de los viernes hasta su retirada en 2001.

Tómbola, el programa innovador, rompedor y provocador que trajo un nuevo género atrevido a la televisión.

Tómbola fue el germen de lo que hoy puede verse en tantos otros canales y en cualquier franja horaria. Era rompedor y provocador, atrevido y seguido por ello. De allí saltaron a la fama o la reafirmaron tantos periodistas del corazón que todavía hoy sobreviven y se alternan en las numerosas tertulias televisivas hablando sin tapujos de famosos o aspirantes a serlo. Tómbola contribuyó a alimentar el morbo y el deseo de saber sobre la vida y “obra” de los famosos de cualquier ámbito. Marcó una época que todavía hoy perdura en sus diversas variantes. 

Pero además, RadioTelevisión Madrid supo hacer buenos programas de servicio público (recuérdese el “Tele Empleo”, “A Saber” y tantos otros), buena programación infantil propia (no podemos olvidar el “CyberClub”), creó formatos innovadores que luego se exportaron a otras cadenas (como “Madrid Directo”,Madrileños por el Mundo” o “La noche se mueve” presentado por el Gran Wyoming), y colaboró activamente con instituciones como la Feria del Libro, los Cursos de Verano de El Escorial o la Universidad Complutense (de cuya facultad de Ciencias de la Información salían nuestros becarios, que ahora, en cambio, llegan vía acuerdos de colaboración con las universidades privadas).

La propaganda política 

Con la llegada en 2003 de Esperanza Aguirre a la Puerta del Sol todo se echó a temblar. La “lideresa” convirtió la Radio Televisión de Madrid en un aparato de propaganda a su exclusivo servicio. Una manipulación denunciada continuamente por propios y extraños, desde dentro y fuera. Cambió tanto su programación como la línea editorial. Aguirre colocó en programas clave a sus fieles como Germán Yanke, Fernando Sánchez Dragó, Ana Samboal o Julio Somoano, entre otros.

La manipulación de la Administración de Esperaza Aguirre en Telemadrid era evidente dentro y fuera de la cadena. 

Los espectadores empezaron a reducirse. La audiencia cayó hasta niveles desconocidos y la publicidad huyó de la cadena. Elevados sueldos de los directivos de la cadena y un aumento considerable de la deuda de la empresa con incomprensibles y millonarias inversiones en supuestas estrellas, con más periodistas leales al PP y productos de baja calidad de productoras privadas amigas del mismo.

En 2013, la crisis ideológica y económica de Telemadrid desencadena un ERE puesto en marcha por el expresidente Ignacio González, imputado hoy varios casos de corrupción. Más de 800 trabajadores eran despedidos.

Trabajadores vícitimas del ERE de Telemadrid.

En 2015, la expresidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, emprende una reforma de la Radio Televisión de Madrid. En 2017 llega el nuevo director José Pablo López Sánchez para volver a los  acontecimientos e información en directo para recuperar la credibilidad, quiere actualizar la imagen corporativa, mejorar el clima laboral y estrenar una programación renovada que atraiga a menores de 45 años. ​ Refuerza las marcas Madrid Directo y Buenos días, Madrid,  y se contratan nuevos presentadores como Javier Gómez, Lourdes Maldonado y Silvia Intxaurrondo. La cadena emprende un nuevo camino más moderno, completo en información y, sobre todo, plural, todo lo que faltó durante el reinado de Esperanza Aguirre y su sucesor, Ignacio González. 

José Antonio Masegosa, conocido y veterano reportero de Telemadrid 

Cambios de gestión pese a los cuales Telemadrid ha logrado mantener su  espíritu de rastrear y comunicar el sentir y el sufrir de las calles y las localidades de Madrid. Lo sabe bien uno de sus reporteros estrella, uno de los veteranos que se patea las calles a diario en busca de la noticia. Según José Antonio Masegosa, a lo largo de estos años, en Telemedrid "ha cambiado la tecnología, ha sufrido retoques estéticos, pero en esencia, la cadena sigue siendo la misma de hace 30 años. Telemadrid continúa siendo una tele de proximidad, pegada al ciudadano, con vocación de servicio público. En ocasiones, queremos ir más allá del simple hecho de contar noticias. Buscamos ser útiles. El periodismo de denuncia es más necesario que nunca".

COMPARTIR: