30 de noviembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Ràdio Gràcia, que emite en el popular barrio barcelonés, es una cadena pirata apoyada por el Ayuntamiento de la Ciudad Condal que ahora saca a subasta

Ada Colau licita por más de 137.000 euros la gestión de una emisora de radio sin licencia

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau / Colau en una intervención radiofónica.
El Ayuntamiento de Barcelona ha licitado la gestión de la emisora municipal Ràdio Gràcia por valor de 137.000 euros a pesar de que este proyecto carece de la perceptiva licencia administrativa para emitir. La alcaldesa Ada Colau ha hecho oídos sordos a las críticas. Se trata de una cadena pirata apoyada por el consistorio de la Ciudad Condal.

El Distrito de Gràcia del Ayuntamiento de Barcelona ha sacado a licitación la gestión y programación de la emisora municipal Ràdio Gràcia, que emite sin licencia administrativa en el popular barrio de la Ciudad Condal, por 137.425,75 euros (con IVA) por un contrato del 1 de abril de 2022 al 31 de diciembre de 2023.

La licitación ordinaria, a pesar de que se trata de una cadena pirata, marcada con el número 001/22000245, tiene por interés contratar un servicio que incluye "la búsqueda y propuesta de contenidos para los programas, la redacción de informaciones periodísticas, la locución de programas, la realización de entrevistas, y las tareas técnicas de grabación y sonido".

Un concurso similar fue tumbado por el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya tras una denuncia de la Associació Catalana de Ràdio, que lleva años llevando a los tribunales las externalizaciones de las emisoras municipales catalanas.

Ràdio Gràcia. 

La sentencia del pasado año determinaba: "no hay duda, pues, que el Ayuntamiento de Barcelona no ha respetado la previsión legal que exige que sea el propio Ayuntamiento el que preste directamente el servicio".

El presidente de de la Associació Catalana de Ràdio, Miquel Miralles, asegura que "esta sentencia es un paso adelante, pero hay que recordar, además, que Ràdio Gracia no dispone de título habilitante. La única emisora de ámbito municipal pública en la ciudad de Barcelona es Betevé".

Colau en 2023

Ada Colau camina hacia su tercera legislatura como alcaldesa de Barcelona, a pesar de algunas polémicas que ha acumulado en casi siete años de labor. La edil se aprovecharía de la debilidad y fragmentación de sus rivales para repetir en 2023.

En este río revuelto pretende pescar el PSOE, que sabe que el próximo año solo tiene opciones de vencer, según sus encuestas, en una de las siete principales ciudades de España. Y una de ellas es Barcelona, que fue uno de sus graneros de voto durante varias décadas.

Sandro Rosell. 

El PSC necesitaría un revulsivo para sorpassar a Barcelona en Comú y sabe que su portavoz en el consistorio barcelonés, y primer teniente alcalde de Colau, Jaume Collboni, tendría dificultades para convertirse en primera opción.

El concejal socialista, bien valorado desde Ferraz, no quiere dar su brazo a torcer, tal y como aseguró hace unos meses: "Presentaré mi candidatura y creo que seré candidato único". El PSOE sopesa ofrecerle el cartel al ministro Miquel Iceta, que repetiría idéntica opción a la que siguió Salvador Illa para relevarle a él como candidato del PSC en Cataluña: cambiar La Moncloa por su tierra.

Otro de las posibilidades, que dio en exclusiva elcierredigital.com, y que recorre Barcelona, es la candidatura del expresidente culé Sandro Rosell al frente de la coalición postconvergente Centrem, que lidera la exconsellera Àngels Chacón, antes cabeza del PDeCAT.

Rosell, que fue absuelto en 2019 tras pasar 22 meses en prisión al ser acusado de blanquear capitales, ha visto mejorado su estatus mediático tras ser presentado en algunos medios catalanes como una víctima de la justicia española.

Valents, liderado por la concejal Eva Parera

También aparece en la lucha la abogada y empresaria Eva Parera, que preside Valents. La letrada realizó una pirueta vital importante al defender el derecho a decidir en el Senado, lo que le llevó a ser apoyada por los democristianos de Unió Democrática. Por eso, ahora ha pasado a convertirse en una de las caras del constitucionalismo en Cataluña.

Eva Parera. 

El nombre de Parera adquirió peso político cuando se convirtió en mano derecha del proyecto municipalista Barcelona pel Canvi, que lideró Manuel Valls y que se asoció con Ciudadanos en 2019. El fracaso en las urnas, la ruptura de Valls y Albert Rivera por la decisión del primero de apoyar a Ada Colau como alcaldesa para evitar al independentista Ernest Maragall (ERC), y el creciente desinterés del ex primer ministro francés por la política catalana, llevaron a que Eva Parera, sin renunciar al acta de concejala, se sumase a la lista del PP en las últimas autonómicas.

Fue el líder del PP catalán, Alejandro Fernández, quien le abrió las puertas de los 'populares', que solo consiguieron tres puestos en las últimas elecciones autonómicas (la del propio Fernández y la de dos fichajes externos, Lorena Roldán procedente de Cs y Eva Parera).

Parera, que compatibiliza el Ayuntamiento de Barcelona (con un sueldo anual de casi 85.000 euros) con el Parlament de Catalunya (donde no tiene sueldo por tener dedicación exclusiva en el consistorio), se ha hecho acompañar en este nuevo proyecto por Joan López Alegre (ex del PP) o Marilén Barceló (que ha dejado Cs pero retiene su acta como concejal en Barcelona).

La tesis que defiende ahora Valents es que Vox podría comerse el voto constitucionalista tras haber sorpassado al PP en las últimas autonómicas. La formación de Santiago Abascal tiene visos de crecer a costa de Ciudadanos, que se desangró en las urnas de 2020 y no tiene visos de mejora. 

COMPARTIR: