20 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El auge audiovisual de Disney y Amazon compromete a la plataforma americana que perdió dos millones de abonados en el primer trimestre de 2021

La caída de Netflix: Se hunde en bolsa tras no mantener el ritmo de la última década

Gente viendo Netflix en casa
Gente viendo Netflix en casa
Netflix publicó los resultados del primer trimestre del año 2021 declarando cuatro millones de nuevos suscriptores de pago en el pasado trimestre, sumando un total de 207,4 millones. A simple vista parece un buen resultado, sin embargo, supone un descenso para la compañía tras conseguir más de ocho millones en el último trimestre del año 2020. Este aumento del 13,6% queda muy por debajo de sus expectativas: Seis millones de nuevos clientes.

Netflix ha obtenido en el primer trimestre de 2021 unas ganancias de 1.700 millones de dólares frente a los 709 conseguidos el primer trimestre de 2020, pese a registrarse menos suscriptores. Netflix Inc. registró unos ingresos por encima del 24,2% ante el incremento de tarifas en Estados Unidos y Canadá, que suponen 7.160 millones de dólares, superando las estimaciones que se situaban en torno a los 7.140 millones de dólares.

Sin embargo, el castigo para los inversores se ha debido al incremento de los gastos en contenidos de la compañía americana en los últimos años, ya que los esfuerzos por incrementar el número de suscriptores hizo olvidar la importancia de los ingresos netos, lo que puede suponer una recompra de acciones en torno a los 5.000 millones de dólares. Un hecho que ha sido castigado con la caída en bolsa de la plataforma audiovisual. 

Esta circunstancia ha hecho que Netflix se vea obligada a modificar sus previsiones para el segundo trimestre de 2021, que se quedan en tan solo un millón de nuevos suscriptores estimando un crecimiento prácticamente nulo para el continente americano: Estados Unidos, Canadá y Latinoamérica.

Consecuencias del COVID-19

El análisis de los resultados parece concluir que el espectacular aumento de Netflix en 2020 puede achacarse, en gran medida, a los efectos de la pandemia ya que en el confinamiento se han consumido más películas y series, de lo que sin duda Netflix ha sacado gran partido. Y ahora que poco a poco la situación se va acercando a la normalidad gracias a las vacunas, el número de suscriptores ha disminuido de forma considerable.

Netflix estrenará en 2014 'Sense8', la serie de los hermanos Wachowski

Subscriptores viendo Netflix.

La compañía no tiene ningún problema en identificar la pandemia como origen de su crecimiento desbordante en 2020: "Creemos que el crecimiento de las afiliaciones de pago se ha ralentizado en 2021 debido al empuje del COVID-19 que se experimentó en 2020". Pero la pandemia ha tenido también su impacto en la producción de contenidos pues parte del descenso de suscriptores lo achacan, en la carta enviada a sus accionistas, "a una agenda de contenidos más ligera en la primera mitad de este año, debido a los retrasos en la producción de COVID-19".

Búsqueda de soluciones

Para calmar la bajada de suscriptores, Netflix va a incrementar la partida destinada a producción propia: 17.000 millones de dólares en contenido que suponen una notable subida con respecto a los 11.800 millones del año pasado. Esto implica un aumento del 44%, con el que pretenden zanjar los retrasos de los rodajes causados por la pandemia y cumplir con su promesa reciente de hacer un estreno semanal de producción propia. 

Que la compañía busque soluciones no quiere decir que las ganancias de Netflix estén flojeando. La compañía ha declarado ingresos por un valor de 7.160 millones de dólares, batiendo el récord trimestral y manteniéndose como líder de las plataformas de streaming. Y eso que en el último año han surgido competidores muy fuertes que han transformado el negocio de la distribución y producción de contenido, como son Disney Plus, HBO Max o Peacock, que pertenecen a grandes conglomerados audiovisuales con un enorme poder a la hora de disparar nuevas tendencias en la industria.

Netflix ha declarado que no cree que la "intensidad de la competición" por hacerse con el mercado del streaming tenga que ver con este menor incremento de lo esperado en el número de suscriptores, pero la realidad es que se enfrenta a un duro desafío para hacerse notar.

La compañía americana parte con cierta ventaja respecto a sus competidoras y guarda bajo la manga unos cuantos productos muy populares para la segunda mitad del año, entre los que destacan: "The Witcher", "La casa de papel", y películas como "Red Notice" o "Don't Look Up".

The Witcher Trailer Breakdown | Netflix - YouTube

The Witcher, serie de Netflix.

A nivel local, Netflix también quiere extender sus tentáculos tanto como le sea posible. La inversión de Netflix España en contenido producido aquí y con difusión internacional, como anunciaron hace unas semanas, también da buena cuenta de sus intenciones de expansión. Si 2020 fue el año de la explosión del streaming, parece que 2021 será el de la inevitable lucha por la revalidación de liderazgos.

Netflix puede dejar de ser el rey de la OTT

La brutal irrupción de Disney+ en el mercado de las plataformas audiovisuales ha trastocado el tablero audiovisual de las OTT. La filial de la compañía del ratón Mickey ha superado todas las previsiones en el último año y ha logrado hacerse fuerte gracias al potente catálogo que cuenta la compañía tras la absorción de Fox. 

Disney+ se ha convertido en una plataforma diseñada para las familias y la mítica multinacional que la ha lanzado está buscando además público senior a través de otra OTT, Star. 

Bob Chapek, CEO de The Walt Disney Company, mostró su felicidad hace unos meses: “El tremendo éxito que hemos logrado en nuestra cartera única de servicios de streaming ha reforzado nuestra confianza. Con nuestros increíbles equipos creativos y nuestra colección cada vez mayor de entretenimiento de marca de alta calidad que los consumidores desean, creemos que estamos increíblemente bien posicionados para lograr nuestros objetivos a largo plazo".

Amazon, por su parte, ha apretado el acelerador con Prime Video que ha reforzado su catálogo y su killer format será la adaptación televisiva de 'El señor de los anillos', que contará con cinco temporadas teniendo la primera de ellas un presupuesto récord: 388 millones de euros. 

Es evidente que la compañía impulsada por Jeff Bezos cuenta un amplio margen de mejora con Prime Video, que tiene un precio muy bajo o casi 'invisible' al encontrarse dentro de un pack que garantiza el envío 'gratuito' de la paquetería del rey del comercio electrónico. 

Netflix, amén de torear con Disney+ y Prime Video, tendrá que seguir batallando contra el catálogo corto pero selecto de HBO (que apuesta por la calidad como elemento diferenciador) y un sinfín de pequeñas OTT que cada vez más buscarán su nicho. 

COMPARTIR: