19 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El directivo accedió al liderazgo de la emisora musical pública con Mariano Rajoy en 2012 y fue propuesto a la presidencia de RTVE con Pedro Sánchez

La vieja guardia de Radio 3 y sindicatos culpan de su deriva a su director Fernando Flores

/ Tomás Fernando Flores
Tomás Fernando Flores se ha colocado en el centro de todas las críticas por su 'personalísima' forma de dirigir Radio 3, uno de los cinco canales radiofónicos de la corporación pública RTVE, que este año ha cancelado cinco espacios emblemáticos en las ondas. La vieja guardia de la emisora y varios sindicatos cargan contra este directivo.

Radio 3 pasa por uno de los peores momentos de su historia tras haber cancelado este año cinco espacios emblemáticos con la excusa del Convenio vigente en RTVE. Muchas miradas señalan al directivo Tomás Fernando Flores (Puertollano, Ciudad Real, 1961) por no haber dejado a algunos locutores despedirse de sus oyentes.

En la emisora pública musical varias voces denuncian el "edadismo" vigente a nivel interno y Comisiones Obreras asegura que más del 20% de la parrilla está elaborada por colaboradores y personas con contratos en prácticas.

Ascensos frustados en 2018

Tomás Fernando Flores ya dio que hablar con anterioridad. Miembros de la vieja guardia aseguran que entró en RTVE gracias al enchufe franquista, su padre trabajó en la inmobiliaria que posteriormente se convertiría en ACS, y algunos no salieron de su asombro al comprobar que los directivos de Mariano Rajoy lo convertían en 2012 en el nuevo director de Radio 3 a pesar de "su pose progre", señalan fuentes cercanas a la pública.

El giro ideológico de Flores, hoy protegido por UGT, se remató en 2018 cuando el PSOE lo escogió como presidente de RTVE, nombramiento que encalló porque Unidas Podemos boicoteó la votación en el Congreso como venganza a la negativa de Pedro Sánchez a elegir algunos de sus nombres para ocupar el cargo (Ana Pardo de Vera).

"Fue una enorme frustración no poder poner en marcha el proyecto de presidir RTVE", aseguró Flores, que sigue creyendo que hubo dos votos equivocados que le impidieron su acceso a la cúpula de la Corporación pública.

Es evidente que su nombramiento disgustaba a la vieja guardia de Radio 3. El histórico locutor Diego Manrique cargó contra el PSOE por proponerle: "Moncloa vuelve a equivocarse. Tomás Fernando Flores entró en Radio 3 como recomendado del aparato franquista (lo vi, estaba allí). Un artista del trepar. Incapaz de asumir críticas. Un ego monumental. Dos o tres ideas prendidas con alfileres. Como jefe, utiliza la política del terror y la censura".

Jesús Ordovás recuerda que cuando compartió espacio con él, "la vida de Tomás en el programa consistía en pasearse por diversas discográficas exigiendo y presionando para que le cedieran discos en exclusiva. También se dedicó a hacer contactos y amistades para intentar que me echaran del programa, cosa que no consiguió, al menos en su primer intento. Como periodista, su trayectoria es ir de despacho en despacho intentando maniobrar para lograr influencia. Una persona que se ha comportado así no está a la altura de Radio Televisión Española".

La propuesta de Flores, que realizó varios discos con la multinacional EMI bajo la marca que explotaba en Radio 3 ('Siglo 21'), también molestó a un exlocutor de la casa cercano a Podemos, Javier Gallego, que todavía recuerda cómo el directivo le canceló 'Carne cruda' por instrucciones del PP en 2012.

Gallego lo recordaba así: "No suelo prodigarme aquí para dejaros mis sentires, pensares y pesares. Pero dejadme que hoy me desahogue brevemente: PSOE y Podemos han pactado que el nuevo presidente de RTVE sea Tomás Fernando Flores, el director de Radio 3 que lo primero que hizo tras su nombramiento fue eliminar 'Carne cruda' de la emisora".

Radio 3. 

"Lo hizo además por la espalda, con una puñalada trapera, después de asegurarme que el programa continuaría, que me fuera tranquilo de vacaciones. Cuando estaba lejos, a dos días de volver, me echó con mentiras sobre dineros que después intentó hacer creer. Pocos se lo tragaron. A nadie se le escapaba que era una purga política de un programa que se había posicionado con la calle y el 15-M contra el poder. También hubo envidias personales del menda, para qué negarlo. Pobre de él", añadió.

'Annus horribilis'

RTVE canceló este año de forma sorpresiva el espacio 'Mundo Babel', que presentaba desde hace más de dos décadas en Radio 3 el periodista Juan Pablo Silvestre. Este espacio ecléctico se emitía en las mañanas de los sábados con gran éxito de audiencia.

La Corporación pública aseguró que la cancelación del programa está forzada por el plan de jubilaciones que obliga a sacar de la plantilla a Silvestre, que se ha lamentado porque ni siquiera le han dejado despedirse de la plantilla.

RTVE al menos ha agradecido su labor a través de un comunicado elogioso con el prescriptor musical: "De él hemos aprendido y disfrutado con sus programas, con su glamour y sofisticación, una forma muy personal de hacer radio. Contagiando a nuevas generaciones de periodistas de su elegancia y manera de ir por la vida. Por eso le estaremos siempre agradecidos".

Otras cancelaciones de Radio 3

Varias despedidas dejaron este año a Radio 3 sin algunos de sus locutores más representativos. Es el caso de Julio Ruiz, que desde hace 50 años presentaba 'Disco Grande'. El mítico prescriptor musical de 68 años se marchó junto a José Miguel López ('Discópolis') y Javier Tolentino ('El séptimo vicio').

La web de Radio 3 explicó que "los tres se jubilan, como otros trabajadores de RTVE que han superado la edad y a los que se comunicó su salida el pasado diciembre. De ellos hemos aprendido y disfrutado con sus programas, dando ahora el relevo generacional a nuevos comunicadores".

El locutor José Miguel López, que llevaba 34 años en Radio 3 con 'Discópolis', aseguró que estas bajas suponen una "hecatombe (...) Los abogados nos han indicado que firmemos el recibí 'no conforme".

"A los seis meses justos (del Convenio), víspera de San Juan, nos aplican la jubilación obligatoria. En medio han estado la pandemia y la nevada Filomena. Ya son ganas de fastidiar. Es la gran equivocación de los sindicatos firmantes, entre ellos, el mío", añadió.

Emoción

Julio Ruiz abogaba por la concordia antes de grabar su último programa: "Menos mal que el programa lo tengo preparado desde ayer, porque aparte de recibir el cariño de los compañeros de RNE, ahora mismo hay abajo un equipo de TVE esperando para entrar en el telediario y no he parado de contestar a gente".

"Se trata de favorecer el empleo joven, y me parece justo y lógico. Comprendo que no podemos estar toda la vida porque hay que dejar paso a los jóvenes. Eso es perfecto. Pero estoy jodido, porque se acaba mi pasión y quería continuar", aseguró en El País.

Ruiz recibió el Premio de Honor Mario Pacheco, el galardón de honor de la música independiente otorgado por los socios de la Unión Fonográfica Independiente. El locutor se mostró feliz por el galardón: "En los años 70 tuve ocasión de conocer a Mario Pacheco y parece que se cierra el círculo 50 años después al recibir un premio con su nombre".

La carta de José Miguel López

José Miguel López explicó sus sensaciones a través de una carta: "La jubilación es motivo de alegría para muchas personas. Algunas incluso la anticipan. Pero hay otras que no quieren jubilarse, porque tienen un trabajo muy gratificante y se sienten bien. En la música tenemos a Serrat, Bob Dylan, Robert Fripp, Mick Jagger, Paul McCartney, Miguel Ríos, etc. La jubilación es un derecho, no un castigo".

Radio 3. 

Y añadió: "El conflicto viene cuando tu empresa (RTVE) te obliga a jubilarte forzosamente. Choca esta premura con los deseos del gobierno de premiar su retraso con 12.000 € y retrasar la edad un par de años más. No se entiende. El 23 de junio van a extinguir mi relación laboral con RTVE por jubilación obligatoria, aplicando el III Convenio colectivo. Me parece bien que haya un relevo generacional. Yo ya he cumplido satisfactoriamente durante 44 años y 3 meses. Me voy por la Puerta Grande, plenamente feliz, reconocido y querido, incluso un poco abrumado por vuestros elogios. Ha sido maravilloso. Un placer. Os quiero. Disfrutad y ¡sed felices!".

COMPARTIR: