18 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La productora catalana controlada por el fondo chino Orient Hontai sigue inmersa en la polémica

Los sindicatos ponen en jaque a Jaume Roures: Mediapro vuelve a ser señalada por precariedad

/ Roures. Foto: Youtube.
La CNT ha anunciado que está dispuesta a impulsar una huelga en Mediapro, que se niega a negociar un convenio propio con sus técnicos a pesar de que el convenio sectorial no está ideado para los profesionales que se encargan de retransmisiones nocturnas y sin casi descansos en el fin de semana.

Mediapro aplica el convenio sectorial vigente desde hace doce años a los técnicos que se encargan de las retransmisiones ligueras que sirve Movistar + gracias al acuerdo entre Jaume Roures y la compañía presidida por José María Álvarez-Pallete.

Y es que la empresa catalana controlada Jaume Roures, y propiedad del fondo chino Orient Hontai, se niega a firmar un convenio propio a pesar de ser conscientes de que el convenio sectorial está pensado para rodajes cinematográficos que para los técnicos de un canal futbolero que se encarga de retransmisiones nocturnas y sin casi descansos en el fin de semana.

La CNT amenaza con huelga, tal y como asegura el sindicalista Jonathan Montañés a El Salto Diario: "El problema grave, reconocido por la empresa, es el convenido de sector que aplican, el de la Producción Audiovisual (Técnicos), que básicamente habla de rodajes de películas y series, pero no de un canal de televisión como tal, no recoge la nocturnidad o la turnicidad".

"Ni siquiera explicita unas horas anuales máximas porque es un texto que entiende que no hay continuidad más allá de los meses que puede durar un rodaje", añade este operador de continuidad de Mediapro.

Más enfado sindical

En febrero fue el sindicato Comisiones Obreras la que cargó contra Globomedia (Grupo Mediapro) por haber despido con polémica a 11 trabajadores "amparándose en la pandemia y en un problema de viabilidad".

Los trabajadores, según CCOO, eran personal indefinido, "alguno incluso en producciones activas o proyectos ya designados para, en su lugar, contratar personal por obra". El sindicato recordó que Mediapro era "un referente en el sector audiovisual europeo con 58 sedes en cuatro continentes y tuvo en 2019 unos ingresos de explotación de 1.208 millones de euros. Por otro lado, la facturación de Globomedia, ese mismo año, superó los 100 millones de euros".

"Estos despidos se están viendo acompañados, en paralelo, de una disgregación de los trabajadores con la creación espontánea de nuevos 'centros de trabajo' donde sólo existen 'lugares de trabajo'. No podemos dejar de interpretar este hecho como una intención clara de debilitar el derecho de los trabajadores y mermar la capacidad de acción de sus representantes sindicales", añadió.

En el seno de la productora, según CCOO, además se produjeron "subrogaciones de trabajadores de ficción de Globomedia a The Mediapro Studio (que ha pasado de ser una marca a ser una empresa), que implican pérdida de derechos como la antigüedad laboral, además de debilitar a la compañía y nuevamente disgregar a los trabajadores que quedarían sin representación sindical".

Jaume Roures. Foto: COPE. 

"Tras la sucesión de despidos injustificados, y esta serie de acciones, que consideramos mala fe, el Comité de Empresa decidió suspender temporalmente las negociaciones, en curso, con la empresa hasta que no se aclare el futuro de la plantilla", denunciaron.

Varios trabajados de Mediapro, según señaló CCOO, expresaron en asamblea "su apoyo sin fisuras al Comité de Empresa de Globomedia y han decidido exigir a la empresa la paralización de esta oleada de despidos. Exigen además que cesen las modificaciones de contratos que afectan a las condiciones laborales de los trabajadores".

Cabe recordar que en 2018 Mediapro fue condenada por realizar prácticas antisindicales contra un trabajador que participó en la huelga general del 8M. La compañía dirigida por Roures, además, fue criticada por IU por varios despidos en el Canal Parlamentario.

COMPARTIR: