19 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Este catalán de 50 años, experto en derecho y medios, fue exdiputado del PSC y trabajó en la consultora de comunicación Hill+Knowlton Strategies

Óscar López sitúa en la secretaría de Estado de Comunicación a Francesc Vallès, experto en Derecho y medios

Francesc Vallès.
Francesc Vallès.
Óscar López confía en un amigo suyo para llevar la Comunicación del Gobierno: el exdiputado del PSC en el Congreso Francesc Vallès, doctor en Derecho y exprofesor en Montreal y Massachussetts. Vallès relevará a Miguel Ángel Oliver, que cae junto a su amigo Iván Redondo.

Miguel Ángel Oliver cuenta las horas para dejar la secretaría de Estado de Comunicación, a la que accedió por su amistad por Iván Redondo y de la que cae tras provocar el enfado de los periodistas que siguen al Gobierno por las numerosas ruedas de prensa de Pedro Sánchez sin opción a preguntas.

Óscar López, sustituto de Redondo, ha escogido como nuevo secretario de Estado de Comunicación (alrededor de 126.000 euros al año) a una persona que no entraba en ninguna de las quinielas, Francesc Vallès.

Doctor en Derecho y fallido candidato en Reus

Francesc Vallès se licenció en Derecho por la Autónoma de Barcelona, universidad en la que se doctoró y desde la que saltó a la Georgetown University para realizar un máster. En Estados Unidos, al igual que en la Universidad de Montreal, llegó a impartir clases.

En el año 2000 se afilió al PSC, partido al que representó desde 2004 en el Congreso de los Diputados, Cámara en la que permaneció hasta 2016 y en la que fraguó su amistad con Óscar López, cuyo fichaje como jefe de Gabinete de Pedro Sánchez ha molestado a Podemos.

Miguel Ángel Oliver.

Vallès, que escribió un libro sobre los sistemas electorales en varios países ('Los regímenes electorales territoriales en los Estados compuestos: Alemania, Estados Unidos e Italia'), está considerado como una de las cabezas mejor amuebladas del PSC, al que lideró de forma fallida en las municipales de Reus en 2015. Dos años después dejaría la política para fichar por la consultora de comunicación Hill+Knowlton Strategies España.

Óscar López se intentará acercar a Podemos

López intentará acercarse a Podemos a pesar de que en 2014 acusaba de "matonismo" a la formación morada, tal y como desveló esta semana Elcierredigital.com. No fue lo único que escribió la nueva mano derecha de Pedro Sánchez contra los de Pablo Iglesias.

Óscar López. Foto: TVE. 

Y es que en 2014 decía esto en El País: "Maquiavelo estaría sorprendido de ver las posibilidades que ofrecen sus teorías en pleno siglo XXI y de ver a todo un Príncipe como Iglesias. Antes de ayer comunista, ayer de izquierda anticapitalista, hoy socialdemócrata y en todo caso negando la diferencia entre la izquierda y la derecha".

López apretaba el pie en el acelerador contra Iglesias: "Patriota en el sur y a favor de la autodeterminación en el norte. Con la mano tendida pero atacando al PSOE todo el día. A Dios rogando y con el mazo dando. Y en todo caso siempre marxistas, pero de Groucho. Ya saben, estos son mis principios, pero si no les gustan…".

Partido de laboratorio

En noviembre de 2014 Óscar López volvió a firmar un artículo en El País para volver a despreciar a su ahora socio de Gobierno: "Podemos surge del laboratorio de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid. No tiene pasado, ni implantación territorial, ni trayectoria ideológica. Sus debilidades son sus fortalezas en un momento de crisis política que arrastra al prestigio de los partidos tradicionales por los suelos".

"Cosa bien distinta es que esas cualidades sean buenas en la oposición pero desastrosas en un hipotético gobierno. Pero 2015 no va de eso. En 1982 tocaba probar el cambio político, en 1996 dar una oportunidad a la derecha democrática tras el desgaste de los Gobiernos socialistas y en 2004 parar los pies a la derecha sin complejos de Aznar y las Azores. Según Podemos, en 2015 se trata de castigar a la casta, y punto. No importa cómo crear empleo, mantener el Estado del bienestar o reformar nuestra democracia", continuaba.

Es decir, López acusaba a sus ahora enfadados socios de no tener propuestas sobre empleo. Él, experto en mantener el suyo durante 24 años, quizás tenga mejores recetas. Tiempo al tiempo.

COMPARTIR: