03 de marzo de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Varios grupos como Vocento y Prisa están sufriendo pérdidas millonarias que repercuten en los diarios que editan

Lucha por la supervivencia: La pandemia hunde y hace mella en los medios de comunicación

Grupo Prisa.
Grupo Prisa.
Los medios de comunicación se enfrentan a duros reajustes de plantillas a causa de los efectos económicos de la pandemia. Mientras, sus grupos mediáticos registran pérdidas millonarias. Vocento ha despedido a decenas de trabajadores a la par que ha sufrido pérdidas de 14,1 millones de euros. Por su parte, el Grupo Prisa ha declarado pérdidas de 209 millones. Además, su presidente Javier Monzón, ha sido destituido por la junta de accionistas a propuesta del fondo de inversión Amber Capital.

La severa crisis económica que está dejando la pandemia está poniendo a los medios aún más contra las cuerdas. Si ya de por sí el panorama de la información estaba muy tocado antes de la llegada del Covid-19, ahora la situación es crítica y los recortes en los grandes grupos de comunicación son una tónica constante. Las pérdidas se cuentan por millones de euros y las ganancias son muy inferiores a las del año pasado.

Un ejemplo de ello lo vemos en el grupo Vocento, al que pertenece el diario nacional ABC y cabeceras regionales destacadas como Las Provincias, El Correo, El Diario Vasco o La Voz de Cádiz. Este grupo mediático ha realizado este mes 39 despidos, reajustando una plantilla que todavía corre el riesgo de continuar siendo reducida. No han escapado de los ceses los medios de comunicación provinciales, ya que en ocho de los 12 que edita Vocento ha habido un mínimo de dos despidos.

Lo cierto es que Vocento registró entre los tres primeros trimestres del año pérdidas que ascienden hasta los 14,1 millones de euros. La situación ha afectado también a sus ingresos al dejar de facturar 42,8 millones. En total, ha ingresado en este período 241 millones de euros. La disminución de los beneficios se debe especialmente a la drástica reducción de los ingresos por publicidad.

Pero las cuentas no salen en el grupo únicamente realizando reajustes de plantillas. Los problemas económicos son tales que Vocento ha optado por cerrar algunos medios. Son la revista de prensa rosa Hoy Corazón y el regional Nervión. Asimismo, ha quedado muy tocado Código Único, diario de temática lifestyle que se ha llevado una cantidad significativa de despidos. Este último no cerrará en su totalidad, pues mientras que la web finalizará su actividad seguirá publicándose su formato en papel.

La situación es tan dura que las secciones sindicales de UGT y Comisiones Obreras han denunciado las decisiones de Vocento. Los sindicatos rechazan los despidos y lamentan que la directiva del grupo mediático no haya valorado en absoluto el esfuerzo del personal durante la pandemia. De hecho, tanto UGT como CCOO denuncian que los trabajadores ni siquiera hayan tenido la oportunidad de renegociar los ceses en una plantilla que, además, ha experimentado ya dos ERTE.

El primer ERTE se produjo durante el confinamiento domiciliario, durante los meses de abril y mayo. Se recortó un 40% del sueldo y la jornada laboral de los trabajadores en una decisión que afectó a todo el personal salvo el de áreas clave, como la de redacción. Por su parte, el segundo ERTE se aplicó en junio y julio con un recorte del 25%. En esta ocasión, toda la plantilla resultó afectada.

209 millones de euros en pérdidas para Prisa

Pero Vocento no es el único grupo mediático al que le está pasando factura la crisis económica. El Grupo Prisa, que edita El País, el periódico deportivo As o la Cadena Ser, también está sufriendo las consecuencias de la pandemia y, entre los tres primeros trimestres de 2020, ha registrado pérdidas de 209 millones de euros, una cantidad significativa que la empresa acusa a la pandemia y a hechos como la venta de su participación en Media Capital, grupo audiovisual portugués.

Esta operación se concretó por un valor de 36,8 millones de euros, deshaciéndose de una participación del 64,47%. Las pérdidas a causa de esta venta oscilan sobre los 77 millones de euros. Asimismo, Prisa también habla de deterioros en créditos fiscales en España, que significan 64,5 millones y en activos relacionados con la radio en Latinoamérica. Esto último ocasiona pérdidas de 21,9 millones de euros.

Respecto a las ganancias, la crisis ha provocado que Prisa ingrese 166 millones de euros menos que el año pasado. El efecto negativo también se cifra en 119,4 millones en el ebitda (utilidad antes de la depreciación y amortización de impuestos sobre intereses). De hecho, en los nueve meses analizados los ingresos de explotación decayeron un 22,7 %, quedándose en 616 millones de euros.

Además, la plantilla del Grupo Prisa tampoco ha escapado a los ERTE. En mayo, el grupo alcanzó un preacuerdo con representantes sindicales de El País para practicar un ERTE sin realizar despidos. Esto implicó una reducción de jornada y sueldo del 11% que estaría en vigor hasta el 31 diciembre. La negociación resultó considerable, pues el grupo mediático había planteado al principio que el expediente de regulación temporal de empleo fuera del 15%.

Además, han sido meses de auténticas turbulencias dentro del grupo. Hace menos de dos semanas fue destituido de forma fulminante Javier Monzón, dejando la presidencia de Prisa. Lo cierto es que Monzón llevaba ya dos años de tensión con Amber Capital, el principal accionista. El cese se produjo en una junta general extraordinaria de accionistas.

Javier Monzón, en el centro. / Grupo Prisa

Fue el propio fondo de inversión Amber Capital el que propuso el cese, que sería finalmente aprobado con el 52,2% de los votos de la junta. Monzón defendió su gestión como presidente, indicando que su estrategia siempre se basó en buscar el consenso entre los consejeros y los accionistas. También negó que ejerciera oposición a la decisión estratégica de dividir Prisa en un área de educación y otra de medios.

COMPARTIR: