25 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

OK DIario denuncia que el presentador catalán contrató a una empresa de Valencia para espiar al periodista y la conocida cara de Mediaset lo niega

Estalla la guerra de los detectives en la televisión, Risto Mejide y Eduardo Inda se acusan mutuamente de espionaje

Eduardo Inda y Risto Mejide en un montaje gráfico.
Eduardo Inda y Risto Mejide en un montaje gráfico.
Los detectives han llegado a las rencillas particulares entre comunicadores. El martes por la mañana el periódico de Eduardo Inda, OK Diario, publicaba la presunta contratación por parte de Risto Mejide, comunicador y presentador de TEM en Cuatro, para espiar a Inda. Mejide y el detective lo negaron. No es el primer caso en el que los detectives han protagonizado un papel importante en casos de actualidad.

La guerra de los detectives ya ha empezado. Los enfrentamientos entre el presentador Risto Mejide y el periodista Eduardo Inda no pasaban de lanzarse pullas desde sus respectivos púlpitos, pero ahora parece haber traspasado algunas líneas rojas, que rozarían incluso el delito.

Inda publicó ayer en OK Diario, medio que dirige, la supuesta contratación de un detective por parte del primero para averiguar "trapos sucios" de su vida. El diario puso en su web vídeos realizados por su redacción de las entrevistas entre uno de sus periodistas de investigación y un conocido detective valenciano, Juan de Dios Vargas, propietario de la agencia Distrito 46.

El detective Juan de Dios Vargas en Telecinco.

Según OK Diario, Risto Mejide habría contratado a este detective, siempre según la información del periódico digital, para "dar una hostia definitiva" a Eduardo Inda, con la supuesta intención de que el periodista dejase de colaborar en las tertulias de Mediaset (Cuatro y Telecinco).

Por la tarde, en su programa, Todo es Mentira (TEM) de Cuatro, Risto Mejide entrevistó al detective que aseguró no conocer al presentador de nada, ni haber sido contratado por él y Mejide anunció, a su vez, su intención de querellarse contra Inda y cualquiera que le acusase de contratar detectives para espiar a nadie.

Un reportero de OK Diario, Alejandro Entrambasaguas, habría logrado contactar con el detective ofreciéndose como supuesto despedido de Inda y ofreciendo información que sería de su interés. Según publicaron en OK Diario, el investigador habría reconocido, supuestamente, haber sido contratado, "para darle a Inda una hostia definitiva".

Juan de Dios Vargas es propietario del despacho de Detectives Privados Distrito 46, de Valencia. Vargas Ramos es licenciado en Criminología por la Universitat Literaria de Valencia, Diplomado Superior en Criminología por la Universidad Complutense de Madrid, Máster en Seguridad Pública y Privada por al Universitat de Valencia. Es un detective mediático que ha colaborado en numerosos programas de televisión e incluso es conocido por ser el detective que habría contratado el cantante Julio Iglesias para conocer las pretensiones reales de Javier Santos, con motivo de la demanda de paternidad que interpuso contra el cantante.

La guerra ha llegado a tal grado de absurdez que ambos, Inda y Mejide, se mandan reporteros con micrófonos para hacerse preguntas por los pasillos de Mediaset o por la calle, preguntas que ambos eluden y ninguno contesta. Todo es Mentira es un programa coproducido por La Fábrica de la Tele y Minoría Absoluta, ésta segunda creada por el productor Toni Soler, que realiza programas como Polònia y Crackòvia en la TV3 catalana.

El productor Toni Soler.

No es la primera vez que un detective privado es contratado para seguir a periodistas, políticos o famosos. Un conocido detective balear, que prefiere mantener el anonimato exigido por su profesión, explica que: "Quien encarga investigar a otro tiene que tener algún tipo de relación contractual, un contrato mercantil, matrimonial o algún tipo de relación que justifique el interés de quien contrata y en este caso no existe esa relación. A mi me ofrecieron hace muchos años investigar a Eduardo Inda y a Esteban Urreiztieta y no eran tan conocidos como ahora, pero no acepté porque quien contrataba no demostraba una relación legítima. Depende la ética de cada uno elegir los trabajos".

Tampoco existía relación entre el detective que ofreció supuestamente a Luis Bárcenas y Álvaro Lapuerta documentación que afectaba a Ignacio González y que desató la operación Lezo. Entre los datos vendidos había un número de cuenta en Suiza de Ignacio González y la prueba del supuesto cobro de una comisión de la constructora OHL en concepto de comisión por la construcción del tren a Navalcarnero. Aquello acabó en manos de la Fiscalía y dicen quienes conocen el caso que el detective cobró 35.000 euros por aquella información, aunque al judicializarse el tema dejó de cobrar otros 75.000 euros prometidos.

Otro caso mediático: En noviembre del pasado año, Francisco Marco, de la extinta agencia de detectives Método 3 tuvo que negar públicamente haber sido contratado por la exsecretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, para espiar al exministro de Interior y rival político, Alfredo Pérez Rubalcaba. Método 3 salió en las conversaciones divulgadas entre el excomisario José Manuel Villarejo y Cospedal en 2009, de las que se desprende que el marido de la exdirigente popular encargó al policía un dossier sobre el hermano de Rubalcaba, por su supuesta relación con la propietaria de Método 3.

 

COMPARTIR: