19 de junio de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Desde ACAIP denuncian graves incidentes en las prisiones de Sevilla II, Teixeiro, A Lama, Badajoz y Melilla

La escalada de conflictividad en las cárceles deja una veintena de funcionarios heridos en diez días

Cárcel de Morón
Cárcel de Morón
El pasado lunes, en el Centro Penitenciario de Sevilla II de Morón, se produjo un intento de motín. En este altercado resultaron heridos seis funcionarios de la cárcel. El sindicato mayoritario en prisiones ACAIP-UGT ha notificado esta agresión a través de una nota de prensa. Ha recalcado además que con estos trabajadores de prisiones lesionados ya suman 17 en los últimos diez días.

Dos días después del último incidente grave, el centro penitenciario Sevilla II continúa la escalada de conflictividad. Tras un conato de motín el pasado lunes, ayer una nueva agresión se saldaba con cuatro funcionarios lesionados. Así lo denuncian desde el sindicato de prisiones ACAIP-UGT, que ha querido explicar de forma detallada cómo sucedieron ambos episodios.

El último de los incidentes registrados tuvo lugar en la mañana de ayer, cuando uno de los internos se negó a posicionarse para ir al comedor y entrar de forma ordenada al desayuno. En un comunicado difundido por el sindicato, se explica que el reo "no acata las órdenes para proceder vociferando: '¡estoy cansado de tantas normas en este patio!' y dirigiéndose al resto de internos del patio: “¡vamos a por ellos que de esta no salen!”. Al acercarse los funcionarios, relatan, el preso "sacó dos cuchillas de la boca y con ellas en la mano se lanza hacia los funcionarios y grita: 'os rajo a los dos, ni os acerquéis que os mato, lo que no os pasó el otro día os va a pasar hoy', 'que suerte tenéis de que los demás sean unos maricones, que si no, lo del otro día iba a parecer una broma!'. Tuvo que ser necesaria la asistencia de compañeros de los módulos cercanos para conseguir reducir al interno, dada la resistencia y violencia que ejercía propinando puñetazos, codazos y patadas a los funcionarios intervinientes". 

Un conato de motín dos días antes 

La trifulca comenzó la mañana del lunes cuando uno de los presos recibió la noticia, por parte de su familia durante una llamada telefónica, de la imposibilidad de celebrar los dos vis a vis previstos.

Esta circunstancia provocó una actitud violenta del interno. En ese momento, se fue directo a agredir al funcionario de servicio golpeando todas las cosas que encontraba. Con el objetivo de enfrentarse a los trabajadores de la prisión se armó con distintos elementos del inmobiliario como las patas de las mesas invitando al resto de presos a sumarse a su protesta. En un primer momento, un número importante de los reclusos secundaron el motín.

El jefe de servicio, junto con los compañeros disponibles, se presentaron en el módulo con el objetivo de acabar con la revuelta. Desde megafonía ordenaron que dejaran la actitud violenta. Sin embargo, el prisionero que inició el motín y dos más, seguían solicitando el apoyo del resto.

Uno de los módulos del Centro Penitenciario Sevilla II

Las continuas amenazas con clavarles los palos de escoba astillados con que se habían armado obligaron a los funcionarios a intervenir. A su llegada, fueron recibidos por una lluvia de objetos. Este lanzamiento de mobiliario provocó que cinco trabajadores quedaran lesionados.

Posteriormente, uno de los internos fue trasladado a un módulo de aislamiento. Durante el trayecto mantuvo la actitud violenta lanzando puñetazos y patadas que provocaron la lesión del sexto trabajador del centro penitenciario.

Contexto penitenciario español

El sindicato ACAIP-UGT ha querido manifestar que este motín no es un hecho aislado. Lo mismo sucedió hace menos de un mes en otro centro penitenciario en el que una funcionaria recibió fuertes golpes, codazos y patadas. En los últimas semanas las prisiones españoles están siendo enormemente conflictivas. En los últimos diez días, 17 funcionarios de prisiones han terminado con lesiones. Los centros donde se han producido estos sucesos son A Lama, Teixerio, Badajoz, Melilla y Sevilla II en Morón.

En un comunicado difundido por el sindicato, se recoge que las estadísticas oficiales de agresiones sufridas se mantienen a pesar del descenso en el número de reclusos durante los últimos años y se puntualiza que las cifras nunca reflejan la totalidad de las agresiones porque no se registran las de dimensión menor.

Patio del Centro Penitenciario Sevilla II de Morón

Los datos, para ACAIP-UGT deben servir para tomar conciencia de la importancia de aplicar medidas con el objetivo de disminuir la conflictividad en los centros penitenciarios. El sindicato ha propuesto algunas modificaciones como la separación interior de los internos y la reducción del número de presos por módulo. Además, han notificado que en la actualidad varias prisiones no están en pleno funcionamiento por escasez de personal. Solicitan que se completen las plazas vacantes para poder adaptarse a las necesidades de la realidad penitenciaria en muchos lugares de España.

En el comunicado muestran su incomprensión de la lentitud en la negociación de la Ley de Función Pública Penitenciaria. Con esta norma se pretende modernizar la institución y mejorar las condiciones laborales de los funcionarios de prisiones, incluyendo la consideración de agente de la autoridad. Con esta figura se mejoraría la defensa jurídica de los trabajadores frente a sus posibles atacantes pero, añaden, deberá ir acompañada de una educación adecuada y de mejores medios de trabajo.

COMPARTIR: