30 de noviembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Esta sustancia, compuesta por anfetamina y teofilina, se utilizó como antidepresivo en los años 60 y ahora es la base de una industria millonaria

Así es el captagon, la 'cocaína de los pobres' que arrasa en Oriente Medio

Captagon.
Captagon.
El captagon, una antigua droga, que en un principio fue usada como medicamento, está de vuelta en el mundo árabe. Durante años esta sustancia fue utilizada como un antidepresivo de prescripción médica en Occidente, aunque terminó prohibiéndose al demostrarse su gran potencial adictivo. Ahora se ha convertido en una droga en la que se cimenta una industria. millonaria.

El captagon, una droga psicoestimulante producida por la combinación de anfetamina y teofilina y conocida también como fenetilina, fue elaborado por primera vez en Alemania la década de los 60 y se usó por todo el mundo como un antidepresivo que se recetaba para acabar con el déficit de atención y la narcolepsia. Ahora, este medicamento, que se comporta como un profármaco, se ha convertido en la droga que cimenta toda una industria millonaria en Oriente Medio, según explican algunas investigaciones, debido en parte a la situación precaria de la economía siria después de más de diez años de guerra y de sufrir sanciones internacionales, que la han dejado sin capacidad de recuperación.

Caroline Rose, investigadora del Newlines Institute for Policy and Strategy, que recientemente publicó una exhaustiva investigación sobre la producción de esta droga en Siria, explicó a la BBC que "de ser una sustancia que se vendía por prescripción, pasó a estar prohibida y luego a ser una sustancia ilícita ampliamente difundida en Oriente Medio. Ahora se ha convertido en uno de los comercios ilícitos más definitorios y dominantes en esa región, particularmente en el Levante y el Golfo Pérsico".

Según cuenta Rose, la popularidad de esta droga en la zona se debe a que sus efectos son más leves que los de otras drogas y, principalmente, a las características de esta sociedad.

"En el mundo árabe, los tabúes que existen sobre las drogas son mayores que en Occidente. Como el captagon fue un medicamento lícito y conocido por mucho tiempo, su popularidad no haya mermado", cuenta la investigadora.

"También hay que tener en cuenta que en muchos de los países donde se consume, las condiciones económicas y políticas han hecho que sea muy difícil vivir y el captagon es muy atractivo para aquellos que necesitan trabajar todo el día, escapar de los traumas o del hambre, por sus efectos y porque es muy barato", añade.

Estas circunstancias la han convertido en la conocida ‘cocaína de los pobres’, una sustancia que provoca en su consumidor una sensación de productividad, quita el hambre, el sueño y aporta vitalidad. Por ello, también es utilizada por muchos jóvenes como droga recreativa.

La policía griega confisca 5 toneladas de la droga Captagon

Captagón, "cocaína de los pobres".

Asimismo, "hay que tener en cuenta que la fórmula inicial del captagon también ha evolucionado. Ahora contiene dosis mayores de anfetamina y, en muchas ocasiones, de otros agentes dañinos como cobre, zinc, quinina, pseudoefedrina y otras sustancias", explica la investigadora.

Los estudios que dieron lugar a su prohibición mostraron, además, que podía convertirse en una sustancia adictiva y algunas investigaciones indicaron que podría provocar comportamientos violentos,  hipertensión y problemas cardiovasculares.

"El captagon tiene múltiples usos, por lo que se ha convertido en una sustancia muy interesante que tiene múltiples perfiles de consumidores", narra Rose.

Auge del captagon

A pesar de que esta sustancia se consumía en el mundo árabe muchos años atrás, con la llegada de la guerra en Siria y del Estado Islámico su producción ha alcanzado los puntos más altos en los últimos años.

Una investigación reciente de The New York Times arrojaba como resultado que en 2021 se habían incautado en el mundo más de 250 millones de píldoras de captagon, 18 veces más que la cifra de hace cuatro años. Según indica Rose, las estadísticas, en lo que va de 2022, sugieren que el tráfico de esta droga será incluso mayor.

Debido a que el captagon se ha vuelto una sustancia muy rentable y popular, tanto en el Levante como en el Golfo Pérsico, y que tiene aún tiene margen para alcanzar nuevos mercados, Rose señala que es probable que el fin de la guerra en Siria no logre poner fin a su producción a gran escala ya que, según las investigaciones, el captagon estaría formando parte de una industria millonaria en un país arruinado por el conflicto.

"Proyectamos que este comercio continuará expandiéndose con el tiempo. Por supuesto, esto presenta no solo un desafío para la aplicación de la ley a nivel regional, sino también un desafío para la seguridad humana, ya que muchas personas seguirán consumiendo esta droga sin regulación ni supervisión y más cuando hemos visto que su fórmula está siendo alterada", concluye Rose.

La producción del captagon

La investigadora también puso el foco en las personas que podrían estar detrás del negocio "que se ha convertido en el principal producto de exportación de Siria". Estas personas serían, presuntamente, cercanas al presidente sirio, entre las que se encontraría su propio hermano, según indicaba un informe de The New Lines. Sin embargo, estos rumores han sido negados por el gobierno del país, que asegura que la información es falsa.

En el propio Facebook del Ministerio del Interior sirio se publicó una entrada en la que expresaban su apoyo a la lucha contra el narcotráfico, no solo a nivel nacional sino también fuera de sus fronteras.

Pese a que el gobierno lo desmiente, son varios los informes que apuntan a que el origen del negocio se encuentra en la capital de Siria: desde diarios como The Guardian y The New York Times hasta informaciones de guardias costeras de países como Italia y Jordania.

Caroline Rose también explica que "la producción en el Líbano no es de ningún modo comparable al nivel y la escala de la producción dentro de Siria, donde se tiene la participación y el apoyo del estado en la producción".

En un artículo publicado por Middle East Eye se afirmaba que Siria es el mayor productor de esta droga mientras que Arabia Saudí es el mayor consumidor.

COMPARTIR: