16 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La justicia inglesa podrá juzgar al exmonarca por su supuesto acoso a su examante pero para los hechos ocurridos después de abdicación

El último cartucho del Rey Juan Carlos: La corte británica le retira la inmunidad pero le permite recurrir

Juan Carlos I.
Juan Carlos I.
La justicia británica da una de cal y otra de arena a Juan Carlos I. Según el Tribunal de Apelaciones de Londres el exmonarca español puede ser juzgado por el presunto acoso a su examante Corinna Larsen pero sólo para los hechos que tuvieran lugar a partir de su abdicación en junio de 2014 y le permite recurrir la decisión del Tribunal Superior de Londres.

Una de cal y otra de arena para Juan Carlos I. El Tribunal de Apelaciones de Londres ha dictado este lunes que no mantendrá la inmunidad de Juan Carlos I durante el período posterior a su abdicación en 2014 aunque sí le permitirá recurrir la sentencia del Tribunal Superior de Londres. De esta forma, sí que podrá ser juzgado por el supuesto acoso a su examante Corinna Larsen pero sólo por los hechos que sucedieran a partir de junio de 2014, fecha en la que dejó de ser Jefe del Estado español. 

Los abogados que representan al Rey Emérito argumentaron que tiene "derecho a la inmunidad de la jurisdicción de los tribunales ingleses en su calidad de miembro de alto rango de la familia real española". Sin embargo, un Tribunal Superior falló en contra del padre de Felipe VI, y el juez Nicklin dijo que el reclamo puede continuar en Inglaterra.

Los abogados de Juan Carlos pidieron el lunes a dos jueces de la Corte de Apelaciones que le den permiso para presentar una apelación contra el fallo. Lord  Underhill y Lord Peter Jackson otorgaron el permiso y dijeron que una audiencia de apelación completa debería celebrarse "pronto", asegurando que explicarían sus razones más tarde.

El juez Nicklin se había negado a conceder permiso a Juan Carlos para impugnar su decisión en el Tribunal de Apelación. En Reino Unido, los litigantes normalmente tienen que establecer un motivo convincente antes de recibir permiso para presentar apelaciones. El permiso puede ser otorgado por el juez que dictó la sentencia o por los jueces del Tribunal de Apelación, como ha sido el caso. 

Los argumentos de los abogados

Los abogados que representan a Corinna Larsen argumentaron que la oferta de apelación del Rey Emérito debería ser desestimada, pero los dos jueces de apelación le han dado permiso para apelar por tres únicos motivos: uno, que el juez Nicklin aplicó la "prueba legal incorrecta" en un "reclamo de inmunidad funcional", segundo, una crítica a una dirección que hizo el juez Nicklin diciéndole a Corinna que enmendara sus "detalles de la demanda" y, por último, una sugerencia de que el juez Nicklin había llegado a la conclusión de que una “resolución de inmunidad” podría aplazarse y revisarse en una etapa posterior". 

Sin embargo, estos jueces se han negado a permitir que el exmonarca apele por un cuarto motivo: una queja sobre la prueba legal que el juez Nicklin había solicitado por "inmunidad familiar". Los abogados que representan a la exprincesa Corinna  habían argumentado que este motivo era "desesperado".

El juez Nicklin había escuchado cómo gobernó Juan Carlos desde 1975 hasta su abdicación en junio de 2014 y la sucesión de su hijo, el rey Felipe VI. El juez había rechazado el argumento de que, a pesar de su abdicación, Juan Carlos seguía siendo un “soberano” y que tenía derecho a inmunidad personal en virtud de la Constitución Española de 1978.

También había dicho que Juan Carlos no era miembro de la Casa Real actualmente. El juez Nicklin dijo que la posición del exmonarca bajo la Constitución española era "totalmente honoraria" y no le proporcionaba "un papel figurativo". 

COMPARTIR: